Del atletismo a los Juegos, los dosieres de la justicia en el 'caso Diack'

Anuncios

París (AFP)

Al comienzo, los jueces de instrucción franceses tenían que centrarse en un sistema de corrupción en la Federación Internacional de Atletismo (IAAF, actualmente World Athletics), pero se encontraron una cadena de pagos sospechosos que plantean dudas sobre la atribución de Rio-2016 y Tokio-2020, además del Mundial de atletismo Doha-2019.

El punto común en todos los dosieres, Papa Massata Diack, conocido como 'PMD', antiguo poderoso consultor de marketing de la IAAF, que siempre ha escapado a la justicia francesa, a pesar de varias órdenes de arresto internacional y una convocatoria al juicio que se abre el lunes en París por corrupción en el marco del dopaje en Rusia.

Es sospechoso de haber utilizado su influencia y la de su padre, Lamine, antiguo presidente de la IAAF (1999-2015) y miembro del Comité Olímpico Internacional (COI), para ganar más de 10 millones de dólares (9 millones de euros) en sobornos.

Lamine Diack fue imputado por corrupción en las tres partes (Rio-2016, Doha-2019 y Tokio-2020) de este nuevo dosier, todavía en curso. Tanto el padre como el hijo rechazan las acusaciones.

- Tokio-2020 -

En la investigación a la IAAF, los jueces franceses, competentes porque los fondos se habrían blanqueado en Francia, descubrieron dos transferencias, del 30 de julio y del 28 de octubre de 2013, procedentes de una cuenta japonesa bajo la etiqueta "Tokyo 2020 Olympic Games Bid".

Las fechas intrigan porque la capital japonesa obtuvo los Juegos en una votación del COI, del que Lamine Diack era un miembro influyente, el 7 de septiembre del mismo año, en Buenos Aires.

Pero sobre todo el dinero, 2,8 millones de dólares de Singapur (2,01 millones de dólares, 1,8 millones de euros) en total, llegó a la cuenta de la sociedad Black Tidings, en Singapur, ligada a Papa Massata Diack.

En el marco de una nueva información judicial, los jueces convocaron e imputaron a finales de 2018 por corrupción activa al antiguo presidente del comité de la candidatura de Tokio-2020, Tsunekazu Takeda.

Antes los jueces, Takeda se desmarcó de sus colaboradores, pero tuvo que retirarse de la presidencia del Comité Olímpico Japonés.

- Rio-2016 -

En el punto de mira de la justicia francesa y brasileña, dos transferencias, por dos millones de dólares (1,8 millones de euros), que llegaron a las cuentas de 'PMD' el 29 de septiembre de 2009, tres días antes de la votación del COI que atribuyó por primera vez la organización de la cita olímpica a una ciudad de Sudamérica.

El dinero procedía de la sociedad Matlock Capital, tras la que se encontraba un empresario brasileño, Arthur Soares, cercano al antiguo gobernador de Rio, Sergio Cabral, actualmente en prisión en su país por corrupción.

Los investigadores piensan que estos ingresos fueron efectuados a la demanda del presidente del comité de la candidatura olímpica, Carlos Nuzman, que fue arrestado en Rio en septiembre de 2017 y puesto en libertad condicional.

El antiguo referente de la velocidad namibia Frankie Fredericks también está implicado, por haber recibido el 2 de octubre de 2009, el día de la victoria de Rio, un ingreso de 299.300 dólares de una sociedad de Papa Massata Diack.

Fredericks era escrutador del COI. Se defendió de haber cedido a la corrupción pero fue imputado en París por este motivo y suspendido en el COI.

- Doha-2019 -

Esta vez las sospechas señalan pagos por un total de 3,5 millones de dólares, realizados en octubre y noviembre de 2011 por la sociedad Oryx Qatar Sports Investment (Oryx QSI), fundada por Khalid Al-Khelaifi, que gestiona los asuntos de su hermano Nasser, presidente del París Saint-Germain y de la cadena beIN Sports, en beneficio de una sociedad de marketing deportivo dirigida por Papa Massata Diack.

¿Para obtener de la IAAF la organización del Mundial de atletismo en un país con un calor veraniego abrasador? En 2011 ganó Londres pero Doha se impuso tres años más tarde para celebrar la cita de 2019.

Nasser Al-Khelaifi siempre ha asegurado ante los jueces franceses no tener poder de firma en Oryx QSI. Está imputado por corrupción desde mayo de 2019.