Saltar al contenido principal

La voz contra el racismo retumbó en la jornada mundial de protesta por la muerte de George Floyd

Manifestantes sostienen pancartas mientras se reúnen bajo el grito de “Black Lives Matter”, cerca de la Casa Blanca, durante una protesta contra la desigualdad racial después de la muerte bajo custodia policial de George Floyd en Minneapolis. En Washington, Estados Unidos, el 6 de junio de 2020.
Manifestantes sostienen pancartas mientras se reúnen bajo el grito de “Black Lives Matter”, cerca de la Casa Blanca, durante una protesta contra la desigualdad racial después de la muerte bajo custodia policial de George Floyd en Minneapolis. En Washington, Estados Unidos, el 6 de junio de 2020. © Reuters / Jim Bourg

Desde Estados Unidos, Francia, Alemania, Reino Unido, Japón, Corea del Sur y Sudáfrica, miles de ciudadanos expresaron su repudio contra cualquier tipo de abuso o discriminación con tinte racial y rechazaron la muerte del afroamericano a manos de la policía en Minnesota. 

Anuncios

Distintas naciones hicieron eco contra el racismo. En multitudinarias marchas, la protesta se convirtió en una sola voz herida por la muerte de George Floyd a manos de un agente de policía el 25 de mayo en Minnesota, Estados Unidos. 

Aunque el país presidido por Donald Trump fue el precursor de las movilizaciones, la indignación sacó a las calles, en medio de la pandemia, a miles de personas en decenas de ciudades de América, Europa, África, Asia y Oceanía.

En el transcurso de las manifestaciones, los participantes corearon arengas de manera mayoritariamente pacífica ante las embajadas de Estados Unidos en varios territorios. 

Washington, Nueva York y San Francisco, epicentros de las protestas en EE. UU. 

El grito de "Black Lives Matter" (las vidas negras importan) de miles de personas retumbó este 6 de junio en la capital de Estados Unidos en la mayor protesta en contra de la injusticia racial desde que se produjo el pasado 25 de mayo la muerte del afroamericano George Floyd a manos de la policía de Minneapolis. 

Las manifestaciones iniciaron a las 12.00 en distintos lugares de la ciudad. Unas 2.000 personas se concentraron alrededor del Congreso y otras mil lo hicieron en el Monumento a Lincoln, luego desde estos puntos marcharon poco a poco para reunirse delante de la Casa Blanca, donde entonaron cánticos para pedir cambios estructurales que acaben con la violencia contra los afroamericanos.

Los manifestantes se reúnen frente a la Casa Blanca durante una protesta contra la desigualdad racial después de la muerte en custodia policial de George Floyd en Minneapolis. Washington, DC, EE. UU., el 6 de junio de 2020.
Los manifestantes se reúnen frente a la Casa Blanca durante una protesta contra la desigualdad racial después de la muerte en custodia policial de George Floyd en Minneapolis. Washington, DC, EE. UU., el 6 de junio de 2020. © Jim Bour / Reuters

"Un día leerán esto como si fuera historia, pero es importante que tengan la experiencia de estar aquí. (...) Quiero que aprendan que es importante que aprendan a defenderse, por su raza y por otra gente que tiene menos suerte", explicó Lamar Hacelton, quien acudió con sus dos hijas menores a la manifestación. 

En Nueva York las protestas se concentraron en Washington Square, donde se reunieron unas 5.000 personas para escuchar discursos de activistas en contra de la brutalidad policial. Antes del toque de queda, la policía cerró la plaza e instó a los manifestantes a irse y se produjeron varias detenciones.

Sin embargo la mayor parte de las protestas se produjeron pacíficamente, por lo que el alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, anunció este 7 de junio que la ciudad levantará el toque de queda impuesto en la ciudad por las manifestaciones esta misma jornada. 

Y mientras miles se congregaban en las calles de Washington y Nueva York, las protestas llegaron también al océano Pacífico. En San Francisco, California, los manifestantes se reunieron para pasar el puente Golden Gate, icono del el pensamiento progresista, por lo que cruzarlo simboliza la idea de ir siempre hacia adelante. 

Las voces de rechazo en Francia

Este país, que también ha presentado sus propios casos de racismo, como el de Adama Traoré, un francés de ascendencia africana que murió en una operación policial en 2016, caso que han recordado en los últimos días, volvió a manifestarse. Las movilizaciones se hicieron sentir en ciudades como París y Marsella.

Miles de personas se toman las calles para protestar contra el racismo, En Marsella, Francia, el 6 de junio de 2020.
Miles de personas se toman las calles para protestar contra el racismo, En Marsella, Francia, el 6 de junio de 2020. © AFP/Christophe Simon

En la capital francesa, cerca de 2.000 participantes se congregaron en la Plaza la Concordia, a unos metros de la Embajada de EE.UU. Pese a que un fuerte cordón policial bloqueó el paso de los manifestantes, eso no fue impedimento para que se escucharan los gritos de “Black lives matter” o “Las vidas de los negros importan”, que se ha convertido en casi un himno. 

La oposición al racismo en Alemania

Las protestas se registraron en lugares como Berlín y Hamburgo, en esta última ciudad las fuerzas de seguridad lanzaron gas pimienta a los manifestantes y señalaron que estaban listos los cañones de agua para dispersas las aglomeraciones, luego de que un oficial resultara herido.

Manifestantes contra el racismo se reúnen en la plaza  Alexanderplatz, en Berlín, Alemania, el 6 de junio de 2020.
Manifestantes contra el racismo se reúnen en la plaza Alexanderplatz, en Berlín, Alemania, el 6 de junio de 2020. © Reuters/Fabrizio Bensch

La Policía indicó que cientos de "personas encapuchadas y agresivas" habían puesto a los agentes bajo presión en el centro de la ciudad, "¡Los ataques contra los agentes son inaceptables!", escribió la institución en su cuenta de Twitter.

En Berlín, los ciudadanos llenaron la Plaza Central de Alexanderplatz, mientras las autoridades informaban de una norma inédita. La municipalidad de la urbe aprobó la primera Ley Estatal Contra la Discriminación, que prohíbe a policías, escuelas y otros discriminar a una persona por su raza, ascendencia o color de piel.

La ira en el Reino Unido

Después de una protesta en gran parte pacífica en Londres, algunos manifestantes arrojaron botellas a la Policía, cerca de la residencia del primer ministro británico, Boris Johnson.

Los oficiales de policía son vistos mientras manifestantes arrojan bengalas en la calle Whitehall, durante una protesta contra el racismo, en Londres, Reino Unido, el 6 de junio de 2020.
Los oficiales de policía son vistos mientras manifestantes arrojan bengalas en la calle Whitehall, durante una protesta contra el racismo, en Londres, Reino Unido, el 6 de junio de 2020. © Reuters/John Sibley

Horas antes, más de mil ciudadanos protestaron frente a la Embajada de EE. UU., mientras bloqueaban el tráfico y sostenían carteles.

Otros se congregaron a las afueras del Parlamento, ignorando el consejo del Gobierno de evitar grandes reuniones debido al riesgo de contagio con el nuevo coronavirus.

"He venido en apoyo de las personas negras que han sido maltratadas durante muchos, muchos, muchos, muchos años. Es hora de un cambio", dijo Aisha Pemberton, maestra de primaria de 39 años.

Tokio y Seúl contra sus propios casos de abuso policíal

“El racismo existe en Tokio”, señalaban algunos de los carteles con los que se manifestaba la población en la capital japonesa, donde decenas de personas levantaron su voz. 

Manifestantes con una pancarta que dice "el racismo existe en Tokio", en Tokio, Japón, el 6 de junio de 2020
Manifestantes con una pancarta que dice "el racismo existe en Tokio", en Tokio, Japón, el 6 de junio de 2020 © Reuters/Issei Kato

En Tokio, los manifestantes protestaron contra lo que señalaron como maltrato policial contra un hombre kurdo, quien asegura que lo detuvieron mientras conducía y lo arrojaron al suelo.

"Quiero mostrar que ahora hay racismo en Japón", dijo Wakaba, una estudiante de secundaria de 17 años.

En el continente asiático las protestas también se extendieron por otras ciudades como Seúl, en Corea del Sur. Allí, decenas de activistas surcoreanos y residentes extranjeros, algunos con máscaras negras, gritaron "No puedo respirar" en coreano, haciendo eco de las últimas palabras de Floyd mientras yacía en el suelo.

Sudáfrica se manifiesta, una nación con historia contra el racismo

"¿Estás seguro de tu silencio?", era el interrogante que se podía leer en un afiche fuera de la oficina del presidente en Pretoria, Sudáfrica, como un signo de que este país no termina su lucha contra las acciones racistas. Y es que allí aún se registran escándalos como el de una maestra, que, en 2019, separó a los niños blancos de los negros, lo que levantó un indignante recuerdo.

Manifestantes con mensajes como "No permanezcas en silencio en asuntos de injusticia social", frente a la embajada de EE. UU., en Pretoria, Sudáfrica, el 6 de junio de 2020.
Manifestantes con mensajes como "No permanezcas en silencio en asuntos de injusticia social", frente a la embajada de EE. UU., en Pretoria, Sudáfrica, el 6 de junio de 2020. © Reuters/Siphiwe Sibeko

“No al racismo, no a la brutalidad policial”, fueron otras de las consignas, en solidaridad con Floyd, en un país donde el apartheid hizo parte de la historia. Un sistema político que otorgaba privilegios a la minoría blanca y discriminaba a la comunidad africana, con menos derechos.

Australia contra el maltrato hacia sus indígenas

En Brisbane, Sydney y otras ciudades se solidarizaron con la comunidad afrodescendiente de Estados Unidos, pero también muchos se envolvieron en banderas aborígenes para pedir el fin del maltrato policial contra australianos indígenas.

Cientos de personas marchan en solidaridad con la comunidad afrodescendiente en el mundo y por el fin del maltrato hacia los australianos indígenas, en Brisbane, Australia, el  de junio de 2020.
Cientos de personas marchan en solidaridad con la comunidad afrodescendiente en el mundo y por el fin del maltrato hacia los australianos indígenas, en Brisbane, Australia, el de junio de 2020. © AFP/Con Chronis

En Sydney, una decisión judicial de último momento anuló una prohibición impuesta para hacerle frente a la pandemia y permitió que miles de personas marcharan. Fueron alrededor de 10.000 australianos los que se unieron en las manifestaciones pacíficas, con carteles contra el maltrato a las minorías en general, inspiradas por la muerte de Floyd.

Con AFP, Reuters y EFE

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.