Un tribunal surcoreano dictamina si encarcela al heredero de Samsung

Anuncios

Seúl (AFP)

El heredero del gigante surcoreano Samsung, Lee Jae-yong, compareció este lunes ante un tribunal de Seúl que dictaminará si va a la cárcel por una polémica fusión de dos filiales del grupo considerada clave para su sucesión.

Lee, vicepresidente de Samsung Electronics, también está siendo juzgado de nuevo por corrupción en el escándalo que provocó la destitución y condena de la expresidenta surcoreana Park Geun-hye.

Vestido con traje oscuro y una mascarilla en la cara debido al coronavirus, el heredero del conglomerado más grande de Corea del Sur no respondió a las preguntas de los periodistas a su llegada al tribunal de Seúl.

La fiscalía de Seúl anunció el jueves que ha solicitado una orden de arresto contra Lee Jae-yong, sospechoso de manipulación de precios durante la polémica fusión de dos unidades de Samsung: Cheil Industries y C&T, en 2015.

Algunos accionistas denunciaron esta operación, capital para la sucesión al frente del grupo, porque consideran que C&T fue infravalorada intencionadamente. El Fondo Nacional de Pensiones, gran accionista de Samsung bajo la tutela del ministerio de Asuntos Sociales, la había apoyado.

Lee Jae-Yong, nieto del fundador de Samsung, se convirtió en el jefe de facto del grupo después del infarto sufrido por su padre en 2014.

Lee era el accionista mayoritario de Cheil Industries. Los más críticos con la fusión afirman que Samsung trató de bajar artificialmente el precio de C&T con el fin de darle una participación más grande en la nueva entidad nacida de la fusión de ambas. Esto le habría permitido consolidar su control sobre el conglomerado.

En un comunicado, el grupo consideró "sin fundamento" las sospechas de manipulación de precios y añadió que Lee no participó en "ninguna actividad ilegal".

A principios de mayo, Lee Jae-yong se disculpó por los escándalos y casos que han afectado al mayor fabricante mundial de teléfonos inteligentes.

El grupo fue fundado en 1938 por el abuelo de Lee Jae-yong, quien prometió que sería el último en la línea de sucesión familiar.

En 2017 fue condenado a cinco años de prisión por el escándalo de corrupción en el que estuvo implicada Park Geun-hye. El dirigente de 51 años fue liberado un año después, pero el caso está siendo juzgado de nuevo.

El volumen de negocio del grupo Samsung representa un quinto del PIB de Corea del Sur, la 12ª economía mundial.