El confinamiento, la medida que evitó la muerte de 3,1 millones de personas en Europa

Los trabajadores y residentes de hogares de ancianos miran globos después de su liberación en el aire como un tributo a los residentes que fallecieron y celebran que haber permanecido libres de la enfermedad por coronavirus durante más de dos semanas en el Centro Casaverde en Navalcarnero, fuera de Madrid, España, 13 de mayo de 2020.
Los trabajadores y residentes de hogares de ancianos miran globos después de su liberación en el aire como un tributo a los residentes que fallecieron y celebran que haber permanecido libres de la enfermedad por coronavirus durante más de dos semanas en el Centro Casaverde en Navalcarnero, fuera de Madrid, España, 13 de mayo de 2020. © Susana Vera / Reuters

Un estudio realizado por el Imperial College London y publicado por la revista 'Nature' reveló, tras hacer comparaciones entre las medidas sanitarias y los datos de contagio con Covid-19 en 11 naciones europeas, que el confinamiento de los habitantes evitó el registro de al menos 3,1 millones de muertes a causa de la propagación del brote. 

Anuncios

El confinamiento salvó la vida de muchos y esta vez fue demostrado con números. Tras el desarrollo de una investigación comparativa, el Imperial College London evidenció que la medida surtió efecto y evitó al menos 3,1 millones de muertes en toda Europa. 

Los datos del estudio realizado por el citado instituto británico y divulgados por la revista 'Nature' demuestran que el aislamiento en casa a gran escala en 11 naciones europeas redujo considerablemente la velocidad de la cadena de propagación del Covid-19. 

Con estimaciones claras, los investigadores encargados del contrataste de datos sobre contagios y muertes registradas en los países más afectados por el brote en el llamado Viejo Continente, evidenciaron el impacto de esta medida no farmacéutica, al calcular que en el caso de España, por ejemplo, el cierre de las escuelas y la orden de aislamiento salvaron 450.000 vidas entre marzo y mayo. 

La orden sanitaria que salvó millones de vidas

Lo referenciado cronológicamente por los autores del estudio da cuenta que las órdenes de confinamiento en los países europeos analizados fueron dadas por los respectivos gobiernos entre el 2 y el 29 de marzo y que fueron declaradas bajo la categoría de intervenciones sanitarias no farmacéuticas. 

Tras la implementación de la orden, los investigadores estimaron que el número de casos confirmados hasta el 4 de mayo entre las 11 naciones estudiadas fue de entre 12 y 15 millones, lo que equivale a un promedio de entre el 3,2 y el 4% de la población. 

A la luz de las estadísticas analizadas por Seth Flaxman, Swapnil Mishra, Axel Gandy y Samir Bhatt, Bélgica es reconocida por el equipo del Imperial College London como el país con la tasa más alta de propagación, dado que allí al menos el 8% de los pobladores resultaron infectados. 

Pero a los belgas los siguen los españoles, entre los cuales la tasa de contagio en el periodo estudiado fue del 5,5%, en comparación con Alemania, que registró el promedio más bajo de propagación en Europa, con una tasa del 0,85%. 

Austria, Noruega y Dinamarca se sitúan en la misma clasificación de Alemania, con tasas entre el 0,85 y el 1%. Sin embargo, el Reino Unido, Italia y Francia están en la misma línea de España, al presentar tasas entre 3,4 y 5,1% las cuales, según el informe, podrían haber sido mucho mayores de no ordenar el confinamiento.

La comparación entre las proyecciones y los registros

Lo que observaron los investigadores para sustentar sus conclusiones fue el comportamiento entre las cifras de fallecimiento proyectadas por los cálculos de propagación y las confirmadas ante la vigencia de las medidas de aislamiento, balances entre los cuales figura una diferencia de 3,1 millones de muertes. 

Justamente sobre esta diferencia, Samir Bhatt, coautor del estudio y miembro del Centro de Análisis Global de Enfermedades Infecciosas del Imperial College, detalló que dichos datos lo que sugieren es que, sin confinamiento o cierre de instituciones educativas, la tasa de muertes por el nuevo coronavirus habría sido sustancialmente más alta. 

"La tasa de transmisión ha caído en todos los países analizados desde niveles altos hasta niveles bajo control (...) Ahora se debe considerar cuidadosamente el mantenimiento de las medidas necesarias para mantener bajo control la transmisión del SARS-CoV-2", explicó Bhatt a través de un comunicado. 

El rastreador de la Universidad Johns Hopkins indica que, al 9 de junio, el brote suma 7.164.393 contagios y 407.818 muertes entre los 188 países afectados por la pandemia. Cifras que, a juicio de Bhatt y sus compañeros, podrían haber sido todavía más altas de no haber sido implementado el confinamiento, una medida que, lejos de los fármacos tradicionales, logró salvar a millones de la muerte.

Con el inicio de la desescalada en la mayoría de los territorios para intentar salvar la economía, el temor que sale a flote es a que la falta de medidas de prevención pueda revertir lo conseguido durante la cuarentena. 

Con EFE y Reuters

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24