La pandemia de Covid-19 no pudo detener la solidaridad internacional

Celeste Fierro, dirigente nacional del Movimiento Socialista de los Trabajadores (MST) en Argentina, durante la manifestación en Buenos Aires en solidaridad con la comunidad afro de Estados Unidos. 31 de mayo de 2020.
Celeste Fierro, dirigente nacional del Movimiento Socialista de los Trabajadores (MST) en Argentina, durante la manifestación en Buenos Aires en solidaridad con la comunidad afro de Estados Unidos. 31 de mayo de 2020. © Celeste Fierro

Personas de diferentes nacionalidades le contaron a France 24 por qué decidieron participar en las manifestaciones organizadas en sus países, en apoyo a la comunidad afroamericana, tras la muerte de George Floyd en Estados Unidos, y cómo esto ha servido para visibilizar también otros casos de violencia policial.

Anuncios

Las imágenes compartidas en Internet de George Floyd pidiendo al policía Derek Chauvin que lo dejara respirar le dieron la vuelta al mundo en pocas horas a través de las redes sociales. El caso atravesó fronteras y dejó la pandemia del nuevo coronavirus en un segundo plano.

Rápidamente, millones de personas en todo el mundo se solidarizaron con la comunidad afroamericana y también con las víctimas de violencia policial en sus propios países. La mayoría de las manifestaciones organizadas en grupos en Internet no habían sido autorizadas por las autoridades, en un intento de evitar la propagación del Covid-19.

Así, los que manifestaron dejaron de ser espectadores para salir a las calles.

Miles de franceses piden Justicia por la muerte de Adama Traoré

Una muerte como la de George Floyd en Estados Unidos, fue la de Adama Traoré en Francia. El joven francés de ascendencia africana murió el 19 de julio de 2016, el mismo día que cumplió 24 años. Tres policías pidieron sus identificaciones mientras caminaba por la calle con su hermano. Adama sintió miedo, pues no traía su tarjeta con él, así que salió corriendo, pero fue alcanzado por los agentes, quienes lo habrían asfixiado con el peso de sus cuerpos, al punto de quitarle la vida horas más tarde.

En los últimos cuatro años, Assa Traoré ha sido la vocera en el caso de su hermano para pedir que haya Justicia, pues, después de realizarle dos autopsias, se concluyó que murió por una falta de aire inducida por un placaje ventral, técnica de intervención que los policías afirman no haber utilizado.

Olga Ferreira (der.) junto a una amiga durante la manifestación organizada en París por el colectivo Vérité pour Adama, Francia. 2 de junio de 2020.
Olga Ferreira (der.) junto a una amiga durante la manifestación organizada en París por el colectivo Vérité pour Adama, Francia. 2 de junio de 2020. © Olga Ferreira

Olga Ferreira es una francesa de 24 años, miembro de la comunidad afro y una de las asistentes a la gran manifestación en París el pasado 2 de junio, organizada por el colectivo Vérité pour Adama (Verdad para Adama), a las afueras de la sede del Tribunal de Justicia. Ella, como todos los que salieron a las calles de la capital francesa y de otras ciudades, quiere que el mundo sepa que en su país también hay violencia policial y perfilamiento racial.

Según Olga, el perfilamiento también se siente en la vida diaria, “cuando vas a buscar trabajo o alquilar un apartamento”, por ejemplo. “Los jóvenes franceses gritamos en las calles, en las redes sociales, pero parece que no nos escuchan. Tuvo que pasar lo de Floyd en Estados Unidos para que nos escucharan en Francia”, dice.

El caso de George Floyd y de Adama Traoré son muy similares, dice Olga: “Se trata de dos hombres negros detenidos por varios agentes y lastimados con técnicas policiales que son mortales”.

Según Ferreira, el punto en común de los casos franceses con los estadounidenses es que terminan en lo que llaman el ‘non-lieu’ en un proceso penal: “Las quejas de las víctimas de violencia policial no son escuchadas y en consecuencia, no siguen un proceso o simplemente se incrimina a la víctima”.

Olga Ferreira: “En varias ocasiones me han dicho: ‘¡vete a tu país!’, pero, ¿de qué están hablando si yo nací en Francia?”

La muerte de Floyd nunca habría cruzado fronteras y seguramente no habría impulsado a más de 20.000 personas en París a salir a las calles el pasado 2 de junio si no hubiera sido grabada y compartida en las redes sociales por las personas que fueron testigos del hecho.

View this post on Instagram

https://youtu.be/wGS1-5n48A8

A post shared by La vérité pour Adama (@laveritepouradama) on

Sin embargo, el pasado 26 de mayo, Eric Ciotti, miembro del partido de centroderecha Los Republicanos, presentó un proyecto de ley ante la Asamblea Nacional de Francia para prohibir “la difusión de imágenes de funcionarios de la policía nacional, militares, policías municipales y agentes de aduanas”, como informó el diario 'Le Monde' el pasado 29 de mayo. “¿Por qué el Estado francés quiere ahora esconder la realidad?”, se pregunta Olga y muchos defensores de la libertad a informar.

Canadá pide Justicia por la muerte de un hondureño a manos de la Policía

El 9 de agosto de 2008, Fredy Villanueva, un hondureño de 18 años que vivía en un barrio al norte de Montreal, murió luego de que el agente Jean-Loup Lapointe le disparara. El policía creyó que el joven estaba cometiendo una infracción por estar jugando con dados y apostando dinero en un parque con sus amigos.

Al año siguiente, miembros del barrio donde Fredy fue asesinado crearon la asociación Hoodstock, un espacio de diálogo que tiene como objetivo eliminar la desigualdad sistémica y la rabia provocada en varios sectores, a raíz de la muerte del joven latino.

Según un artículo publicado en la versión en español de 'Radio Canadá Internacional' (RCI) el 2 junio de 2020, “no se presentaron cargos penales contra Lapointe”.

Marie-Livia Beaugé (segunda persona de izquierda a derecha) durante la manifestación en Montreal, Canadá. 31 de mayo de 2020.
Marie-Livia Beaugé (segunda persona de izquierda a derecha) durante la manifestación en Montreal, Canadá. 31 de mayo de 2020. © Marie-Livia Beaugé

Marie-Livia Beaugé, de 27 años, es afrocanadiense y abogada en derecho criminal. Además, es miembro de Hoodstock, “en un país bien conocido por ser multicultural, pero donde también existe la violencia policial”.

La muerte de Fredy es un caso de varios que han ocurrido en el país norteamericano, relacionados con inmigrantes o incluso miembros de comunidades autóctonas. Marie-Livia asegura que “si no fuera porque varios ataques han sido filmados, entonces, se trataría de nuestra palabra contra la palabra de la Policía”.

Actualmente, el debate ya está abierto sobre el hecho de prohibir o no la filmación de agresiones de oficiales.

El pasado 31 de mayo, los integrantes de Hoodstock realizaron una manifestación en Montreal en la que participaron personas de todos los orígenes. Muchos de ellos tomaron la palabra para pedir Justicia en los casos de violencia policial que han quedado en la impunidad y también para hablar sobre el racismo sistémico del que son víctimas y que el primer ministro de la provincia de Quebec, François Legault, se resiste a reconocer a pesar de todas las pruebas existentes, como informó el portal de Le Journal de Québec el pasado 2 de junio.

Marie-Livia Beaugé: “Siempre nos consideran como extranjeros o inmigrantes, cuando nosotros también somos canadienses”

En el mismo artículo de 'RCI', aseguran que “la Comisión de Derechos Humanos de Quebec reconoce la discriminación sistémica, calificándola de ‘producto social de la desigualdad basada en la raza, que se manifiesta en las decisiones que toman las personas y el trato que reciben’”.

La comunidad afro en Canadá representa apenas el tres por ciento de la población, pero según Marie-Livia, a pesar de ser pocos, son personas que constantemente sufren de perfilamiento racial por parte de las autoridades.

Publiée par Hoodstock sur Dimanche 31 mai 2020

“En Quebec, si un negro comete un crimen, la policía va a decir: ‘un negro robó un chocolate en la tienda’, pero si es un blanco es el que comete el crimen, entonces dirán: ‘un individuo agredió a una mujer en el metro’”, dice ella.

La muerte de Anderson Arboleda desató manifestaciones en Colombia

La muerte de George Floyd ha tenido tal impacto en el mundo que ha hecho que casos con un contexto similar sean denunciados públicamente en países como Colombia.

Anderson Arboleda, de 19 años, falleció en Puerto Tejada el pasado 19 de mayo por muerte cerebral, luego de ser golpeado brutalmente por un agente de la Policía. Cuando llegaba a la casa de su tía, el joven fue amenazado con un comparendo por no respetar la cuarentena obligatoria por la pandemia del coronavirus.

La tía alcanzó a salir de la casa y detener al policía que le estaba pegando a su sobrino en la cabeza y, además, le había lanzado gas lacrimógeno. 

Personas de la comunidad afrocolombiana manifestando al frente de la Embajada de Estados Unidos en Bogotá, Colombia. 6 de junio de 2020.
Personas de la comunidad afrocolombiana manifestando al frente de la Embajada de Estados Unidos en Bogotá, Colombia. 6 de junio de 2020. © Yeison Venté Castro

Colombia tiene un récord elevado de asesinatos, no solo de personas de la comunidad afro, sino también de líderes y lideresas sociales o de comunidades indígenas. 

La ola de manifestaciones desatadas en el mundo por la muerte de George Floyd convulsionó a la comunidad afrocolombiana, tocada por el reciente asesinato de Anderson, así que muchos salieron a manifestar en Puerto Tejada, donde murió el joven, y otro pequeño grupo en Bogotá se reunió a las afueras de la Embajada de Estados Unidos.

Para Hernando Viveros, miembro del Consejo de Coordinación de la Red Latinoamericana y del Caribe para la Democracia (REDLAD), el asesinato de Anderson es “un acto reprochable por parte de la Policía”, y agrega que “el racismo es una gran pandemia mundial”.

View this post on Instagram

Nos envían desde las manifestaciones en EE.UU @justiciaracial #afroestilo⁣ ⁣ *El Colectivo de Abogados Justicia Racial solicitará al Fiscal General de la Nación y al Procurador General de la Nación que traslade a su oficina el proceso de Anderson Arboleda pues de no hacerse, estaría en grave riesgo la investigación penal y disciplinaria.*⁣ ⁣ ¿Quién era Anderson Arboleda?⁣ ⁣ Anderson estaba en la puerta de su humilde casa en Puerto Tejada (Cuaca) cuando una patrulla de la policía se acercó mientras le abrían, varios agentes se le abalanzaron y con sus bolillos le propinaron mortales golpes en la cabeza; al observar la cruel escena, su tía corrió inútilmente para impedir esta brutal agresión, aunque fue demasiado tarde. Fue trasladado al hospital en donde se le diagnosticó muerte cerebral y posteriormente falleció.⁣ ⁣ Anderson Arboleda, un joven afro que se rebuscaba la vida para llevar el sustento a su mamá y sus hermanos durante la cuarentena, no había cometido delito alguno, por el contrario, todos los que tuvieron la oportunidad de conocerlo reconocen sus virtudes.⁣ ⁣ *_El racismo y la brutalidad policial asesinaron a Anderson Arboleda, contribuye con tu firma para que su caso no quede en la impunidad._* ⁣ ⁣ Por favor, ayúdanos a conseguir justicia para Anderson Arboleda. ⁣ ⁣ #JusticiaParaAnderson #andersonarboleda ⁣ ⁣ http://chng.it/jXXr7PmcqR

A post shared by AfroEstilo ® (@afroestilo) on

Los manifestantes en Colombia piden Justicia por Anderson, pues el policía acusado de causarle la muerte aún no ha sido judicializado. Además, se solidarizaron con las personas en Estados Unidos, siendo este un país progresista y potencia mundial, pero que, según Viveros, “vive una conmoción nacional porque las problemáticas raciales habían estado como un león dormido”. Ahora, “no es solo la comunidad afro la que protesta, sino la sociedad americana; hay una nueva generación de líderes que no están dispuestos a tolerar esta clase de situaciones”.

Argentina también se solidariza con la comunidad afroamericana

Pequeña pero significativa fue la manifestación en Buenos Aires del fin de semana del 31 de mayo, organizada por diferentes agrupaciones de izquierda de Argentina. Entre los participantes y voceros estuvo Celeste Fierro, dirigente nacional del Movimiento Socialista de los Trabajadores (MST).

La manifestación fue, como asegura Fierro, “en solidaridad internacional con todas las acciones que se están dando en Estados Unidos y que empezaron por la muerte de George Floyd”.

Celeste Fierro (der.) durante la manifestación en Buenos Aires, Argentina, en solidaridad con la comunidad afro de Estados Unidos. 31 de mayo de 2020.
Celeste Fierro (der.) durante la manifestación en Buenos Aires, Argentina, en solidaridad con la comunidad afro de Estados Unidos. 31 de mayo de 2020. © Celeste Fierro

Previo al inicio de la pandemia, en Argentina ya se venían organizando acciones multitudinarias, como la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito, que tiene como símbolo un pañuelo verde. El Covid-19 hizo pensar que las acciones de los movimientos sociales se iban a congelar, pero la manifestación de la izquierda argentina en solidaridad con la comunidad afroamericana demostró que muchos están dispuestos a salir a la calle con o sin pandemia.

Entre los participantes de la marcha estuvo también el excandidato a la presidencia de Argentina Nicolás del Caño, quien tomó la palabra en varias ocasiones. En un testimonio recogido por el diario 'La Nación', el diputado aseguró que “todos los pueblos del mundo tenemos que solidarizarnos con esta lucha del pueblo norteamericano por Justicia, contra la represión y por acabar con la policía racista y asesina”.

#Ahora | Cobertura en vivo Marcha y acto del FIT Unidad contra el racismo policial de EEUU. Habla por el MST Cele Fierro

Publiée par MST Movimiento Socialista de los Trabajadores sur Mardi 2 juin 2020

Fierro insiste en que la marcha fue también un llamado para que haya Justicia en los casos de violencia policial en su país. Uno de ellos es la muerte de Luis Armando Espinoza, un trabajador rural asesinado a mediados de mayo y por el que culpan a un grupo de policías en la localidad de Simoca, al norte de Argentina. Su cuerpo fue encontrado una semana más tarde en un barranco.

“Las personas vulnerables y de los pueblos originarios son los más afectados por el hostigamiento policial”, dice Fierro y agrega que “con el argumento de la pandemia han militarizado los barrios”, como una forma de controlar la emergencia sanitaria, pero que encendió las alarmas entre los organismos en defensa de los Derechos Humanos.

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24