Los más vulnerables

El pueblo del Amazonas que mira perplejo el drama de Manaos por el coronavirus

Las personas llegan para hacerse la prueba de la enfermedad del coronavirus (COVID-19) en Bela Vista do Jaraqui, en la Unidad de Conservación Puranga Conquista a lo largo de las orillas del río Negro, donde viven Ribeirinhos (habitantes del bosque), en medio de la enfermedad del coronavirus (COVID-19) brote, en Manaos, Brasil, 29 de mayo de 2020. REUTERS / Bruno Kelly
Las personas llegan para hacerse la prueba de la enfermedad del coronavirus (COVID-19) en Bela Vista do Jaraqui, en la Unidad de Conservación Puranga Conquista a lo largo de las orillas del río Negro, donde viven Ribeirinhos (habitantes del bosque), en medio de la enfermedad del coronavirus (COVID-19) brote, en Manaos, Brasil, 29 de mayo de 2020. REUTERS / Bruno Kelly © France 24

Sobre el río Negro, un poderoso afluente del Amazonas, yace una comunidad brasileña que observa atónita la dureza de la pandemia del nuevo coronavirus en Manaos, Brasil. Los habitantes de Bela Vista do Jaraqui son vecinos próximos de la capital del Estado de Amazonas, en donde la pandemia colapsó el sistema sanitario y el funerario. Son tantos los muertos que ha sido necesario talar árboles para crear nuevos ataúdes, a la par con la excavación de vastas fosas comunes. Temerosos de que les pase lo mismo, esta comunidad vive aislada entre la espesa selva y el caudaloso río.