Los cambios generados por las protestas tras la muerte de George Floyd

Este retrato pintado de George Floyd acompaña una de las protestas en contra del racismo en Nueva York, Estados Unidos, el 8 de junio de 2020.
Este retrato pintado de George Floyd acompaña una de las protestas en contra del racismo en Nueva York, Estados Unidos, el 8 de junio de 2020. © Shannon Stapleton / Reuters

Desde la prohibición del uso de la técnica de estrangulamiento hasta el recorte del presupuesto de la Policía, los cambios provocados por el impacto de las movilizaciones tras la muerte del afroamericano en lugares como Minneapolis, Nueva York y Los Ángeles empiezan a notarse. 

Anuncios

Primero, fueron los casi nueve minutos de presión de la rodilla del policía Derek Chauvin sobre el cuello del afroamericano George Floyd. Luego, su frase de “no puedo respirar” se convirtió en la consigna de las marchas en todo el país, que ya completan 14 días. Y, después, el llamado contra del racismo y los excesos policiales se expandió por todo el mundo.

Pero, más que protestas multitudinarias, tras la muerte de Floyd se han registrado algunos cambios en Estados Unidos. Una de las transformaciones a corto plazo es la prohibición en diferentes estados del estrangulamiento como técnica para detener a un ciudadano. 

También hay llamados para reformar la estructura de la Policía como institución, presión que aumentó tanto que llevó al gobierno local de Minneapolis a acabar dicho departamento; mientras que varios congresistas preparan un paquete legislativo denominado ‘Ley de justicia en la Policía’, que contempla desde la prohibición en todo el país de la técnica de ahogamiento, hasta la eliminación de la conocida inmunidad calificada que protege a los uniformados en pleitos legales.

Uno de los factores comunes entre los legisladores y gobernantes que promueven dichas ideas es que pertenecen al Partido Demócrata. El candidato presidencial de esta colectividad, Joe Biden, ya dijo que no apoya las iniciativas para eliminar los departamentos de Policía, pero que sí cree en la “urgente necesidad” de reformar la institución y su presupuesto, según expresó Andrew Bates, vocero de la campaña.

Por su parte, el actual presidente y también candidato Donald Trump está estudiando varias de las propuestas que han surgido tras la muerte de Floyd, aunque “está horrorizado” con la idea de desmantelar la Policía”, como sostuvo Kayleigh McEnany, portavoz de la Casa Blanca.

Más allá de las grandes esferas de la política, los cambios se han vivido en diferentes ciudades y estados. Estos son algunos de ellos:

El desmantelamiento de la Policía y la prohibición de algunas de sus técnicas

El cambio más radical ha ocurrido en Minneapolis, la ciudad donde Floyd murió tras ser arrestado y asfixiado por un agente. El Concejo de la ciudad decidió el pasado 7 de junio dejar de financiar al actual Departamento de Policía y encontrar una nueva manera para vigilar las calles.

“Décadas de esfuerzos por reformar la Policía han probado que el Departamento de Policía de Minneapolis no puede ser transformado, y nunca será responsable por sus acciones. Estamos hoy aquí para comenzar el proceso para finalizar el Departamento de Policía y crear un nuevo modelo que cultive seguridad en nuestra ciudad”, aseguraron los legisladores al aprobar con 9 de 13 votos el fin de la Policía local.

Los miembros del Concejo reconocieron que no saben concretamente cómo será un futuro sin la Policía y por cuál modelo la reemplazarán, pero aseguraron que lo indagarán con la comunidad durante el próximo año, y agregaron que el cuerpo policial se acabará con las decisiones presupuestales.

El mismo Concejo, dos días atrás, le prohibió a la Policía de la Minneapolis usar técnicas de inmovilización en cuello con rodilla o con brazo, que fueron precisamente las que utilizaron contra Floyd. Además, la orden obliga a los agentes a reportar si otro colega está usando las técnicas y a intervenir para frenarlas.

Como las protestas también han sido contra los excesos de los policías durante las manifestaciones, el Concejo de Minneapolis ordenó que para que los uniformados puedan usar gases lacrimógenos o balas de goma, entre otros, deberán contar con la autorización previa del jefe de policía. Las decisiones de los legisladores necesitan la aprobación de un juez para entrar en vigencia y, mientras esto ocurre, la técnica está suspendida.

Pero este no es el único lugar en el que las técnicas se están transformado. El gobernador de California, Gavin Newsom, ordenó que las escuelas de policía dejaran de enseñar las tácticas de estrangulamiento y ya hay un proyecto de ley para eliminar totalmente esa práctica dentro del estado.

En la ciudad de Denver, un juez le prohibió temporalmente a la Policía utilizar gases y balas de plástico en contra de los manifestantes. Portland y Seattle aplicaron las mismas restricciones. En Colorado, Maryland y Michigan los legisladores también discuten la posibilidad de haya reformas a las normas policiales; mientras que el gobernador de Wisconsin, Tony Evers, apoyó un nuevo proyecto de ley para limitar las capacidades de la fuerza pública y el de Nueva Jersey, Phil Murphy, afirmó que renovará las políticas policiales para usar la fuerza.

También hay recortes presupuestales e intentos para aumentar la transparencia

El otro tema que está en discusión luego de la muerte de Floyd es el dinero para la Policía. El alcalde de la ciudad de Nueva York, Bill de Blasio, se comprometió a recortar los fondos del Departamento de Policía para transferirlos “a servicios juveniles y sociales de comunidades de color”. El mandatario sostuvo que el monto será fijado por el Concejo de la ciudad durante el debate de presupuesto; mientras que esta institución está pensando en reducir entre un 5 y 7% los dineros oficiales, incluido el de la Policía.

De Blasio apoya una reforma legal para que la información personal de los oficiales no sea confidencial, como lo es hasta ahora. El gobernador neoyorquino, Andrew Cuomo, también defiende la misma idea y aseguró que impulsará una nueva norma para que el historial disciplinario de los policías sea público.

Entre tanto, el alcalde de Los Ángeles, Eric Garcetti, propuso recortar 150 millones de dólares del presupuesto de la Policía para destinarlos a “centros de paz” que contribuyan a reparar a quienes han sufrido discriminación. El departamento policial de la ciudad tiene cerca de 3.000 millones de dólares de presupuesto.

Los cambios que Floyd puede dejar en el deporte

Aunque pueden no tener el mismo impacto que las nuevas normas provocadas por las protestas, hay otra transformaciones que también se han gestado en el marco de las manifestaciones por la muerte de Floyd.

La NFL reconoció que se había equivocado al no promover que sus jugadores protestaran en contra del racismo arrodillándose durante el himno nacional. La liga de fútbol americano entró en una controversia con varios deportistas profesionales por no permitir que replicaran dicho gesto, que hizo el mariscal Colin Kaepernick en 2016 para protestar por la discriminación.

Cuando el comisionado de la NFL, Roger Goodell, aceptó el error; el presidente Trump se preguntó en su cuenta de Twitter si esto era una insinuación de que estaba bien que los jugadores se arodillaran durante el himno, lo que consideró como "una falta de respeto a nuestro país y a nuestra bandera".

Aun así, la Federación de Fútbol de Estados Unidos comenzó a hablar en el mismo tono que la NFL y también está considerando permitir que sus jugadores se arrodillen durante el himno, tal como lo anunció ESPN este lunes.

Aunque los manifestantes exigen cambios estructurales, estas son algunas de las reformas que se han visto durante las dos semanas después de la muerte de Floyd. 

Con Reuters

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24