Chile impone una cuarentena general en Valparaíso

Anuncios

Santiago (AFP)

Chile anunció este miércoles la imposición de una cuarentena general en Valparaíso y el vecino balneario de Viña del Mar, ante un incremento de los casos de coronavirus, que ha dejado más de 2.400 muertos en el país.

Tras varias peticiones para aumentar las restricciones a la circulación de personas en Valparaíso ante el sostenido incremento de los casos, las autoridades resolvieron imponer el confinamiento a partir de la noche del viernes.

"Se ha hecho necesaria la medida para determinar cuarentena no solo en San Antonio (otra ciudad del Pacífico), sino que también para Valparaíso y Viña de Mar como hemos anunciado", afirmó el ministro de Salud, Jaime Máñalich.

Ubicado a unos 150 km al oeste de Santiago, el puerto de Valparaíso, famoso por las pequeñas casas de colores que cuelgan de los más de 40 cerros que rodean la bahía, es el hogar de unas 300.000 personas.

La ciudad tiene altos indicadores de pobreza, que hasta ahora han impedido a la gran mayoría de sus habitantes mantenerse confinados en sus casas.

Además de la cuarentena de Valparaíso y de Viña del Mar, Mañalich amplío el confinamiento a otras zonas rurales de la capital chilena y la localidad de Pozo Almonte (norte). Mantuvo la medida en las ciudades de Iquique, Alto Hospicio, y Calama, todas en el norte del país, además de en la totalidad de la ciudad de Santiago, con lo que continúan confinados cerca de nueve de los 18 millones de habitantes de Chile.

En el reporte de este miércoles, la autoridad de Salud informó de 5.737 nuevos contagiados, con lo que se da un total de 148.496 infectados desde el primer caso reportado el 3 de marzo.

En el caso de los fallecidos, tras un nuevo cambio en la metodología, se informaron de 192 muertos, con la cual se ha registrado un total de 2.475 fallecidos asociados a la enfermedad.

De acuerdo con Mañalich, después de optar por seguir las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud, que pidió considerar toda muerte por causas respiratorias como un fallecimiento por coronavirus, independientemente de contar con un examen de PCR (hisopado) o no, Chile eligió ahora una metodología distinta, que consiste en cruzar la información del registro civil con un examen de PCR.

"Creemos sinceramente y es reconocido internacionalmente, que esta forma de registro es de total transparencia y nos permite tomar decisiones sanitarias", afirmó el ministro.