Suecia resuelve el asesinato del primer ministro Olof Palme en 1986

El político sueco Olof Palme hace la señal de la victoria después del triunfo electoral de los socialdemócratas, el 19 de septiembre de 1982.
El político sueco Olof Palme hace la señal de la victoria después del triunfo electoral de los socialdemócratas, el 19 de septiembre de 1982. © Bertil Ericson / Reuters

En plena Guerra Fría, múltiples teorías de la conspiración rodearon la muerte del que fuera el arquitecto del Estado de bienestar sueco. Desde la CIA, pasando por los separatistas kurdos o los servicios secretos sudafricanos. Sin embargo, el asesino habría sido Stig Engström, un publicista, aficionado al tiro, que se suicidó en extrañas circunstancias en el 2000. 

Anuncios

Caso cerrado. La Fiscalía sueca señaló a Stig Engström como el asesino del primer ministro Olof Palme, en 1986. Se trata de un publicista conocido como "el hombre de Skandia", quien falleció en el año 2000, en lo que los medios definieron como "un sospechoso suicidio". 

Después de años sin poder esclarecer las causas, la investigación por la muerte de Palme se retomó en 2017, mientra que en 2018, el periodista Thomas Petersson, llevó a cabo una investigación, que culminó con un libro, en el que arrojó nuevas pistas para la Policía, que pasaron inadvertidas tras el asesinato. 

El primer ministro sueco, Stefan Lofven, dijo en rueda de prensa que el cierre del caso es una oportunidad para que los suecos puedan recuperarse del trauma que dejó aquella muerte: "Espero sinceramente que ahora se pueda curar esta herida".

Para esclarecer los hechos, el fiscal Krister Petersson, compareció de forma digital, junto con el jefe de la investigación policial, Hans Melander. 

"Creo que hemos llegado tan lejos como se podía pedir a la investigación", afirmó Petersson. Por su parte, Melander dio pistas sobre las conclusiones policiales: "Encontramos a una persona que no cuadraba en el resto de la fotografía del crimen. Sus informaciones no se correspondían con las del resto de testigos".

Krister Petersson, fiscal sueco, y Hans Melander, jefe de la investigación por el asesinato de Olof Palme, comparecieron de forma digital para esclarecer los hechos.
Krister Petersson, fiscal sueco, y Hans Melander, jefe de la investigación por el asesinato de Olof Palme, comparecieron de forma digital para esclarecer los hechos. © Stina Stjernkvis / Reuters

¿Qué sucedió el día del asesinato de Olof Palme?

Era el 28 de febrero de 1986. Olof Palme, primer ministro sueco, salía de un céntrico cine de Estocolmo, acompañado por su esposa y su hijo, cuando Stig Engström le asesinó a tiros. 

Engström, publicista, trabajaba en una empresa de seguros, cerca de la escena del crimen. Fue interrogado repetidamente en las primeras investigaciones, aunque terminó siendo descartado como sospechoso.

Para concluir que Engström fue el asesino, la investigación desvela que las informaciones no coincidían con las del resto de testigos; había salido de la oficina antes de lo declarado a la policía; la vestimenta en la noche del crimen coincidía con las descripciones del resto de testigos sobre la persona que escapó corriendo; pertenecía a un club de tiro; y se movía en círculos críticos con Palme. 

"El hombre de Skandia", Stig Engström, frente a las oficinas donde trabajaba, cerca del lugar del crímen, en el que fue asesinado el primer ministro sueco, Olof Palme.
"El hombre de Skandia", Stig Engström, frente a las oficinas donde trabajaba, cerca del lugar del crímen, en el que fue asesinado el primer ministro sueco, Olof Palme. © Goran Arnback / Reuters

Sin embargo, el fiscal Petersson lamentó no poder tener pruebas técnicas: "Debido a que la persona está muerta, no puedo presentar cargos en su contra y he decidido cerrar la investigación". 

Marten Palme, hijo del exprimer ministro, dijo a la radio pública que también creía que Engstrom era el asesino, "pero desafortunadamente no hay evidencia concluyente real". Mientras que la familia de Engström ha rechazado siempre su vinculación con el asesinato. 

La muerte del gran arquitecto del Estado de bienestar sueco, rodeada de teorías de la conspiración

Palme, líder socialdemócrata, era conocido por su anticolonialismo y por ser un gran crítico de Estados Unidos y la Unión Soviética. Fue primer ministro de Suecia de 1969-1976 y nuevamente de 1982-1986. En esos mandatos fue el gran arquitecto del admirado modelo de Estado de bienestar sueco. 

Su muerte, en plena Guerra Fría, despertó múltiples teorías de la conspiración. Se llegó a hablar de la CIA, del partido de los trabajadores kurdo, de los servicios secretos sudafricanos, o de una conspiración de círculos policiales vinculados a la extrema derecha.. 

Tras su muerte, solo hubo un condenado, el delincuente común, Christer Petterson, para el que se dictó cadena perpetua en julio de 1989, siendo absuelto después de unos meses por falta de pruebas.

France 24 con EFE y Reuters

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24