Donald Trump se opone a renombrar las bases militares que honran a líderes confederados

Empleados públicos retiran una estatua de Cristóbal Colon derribada en St Paul (Minnesota), Estados Unidos, el 10 de junio de 2020.
Empleados públicos retiran una estatua de Cristóbal Colon derribada en St Paul (Minnesota), Estados Unidos, el 10 de junio de 2020. © Nicholas Pfosi / Reuters

Después de la muerte de George Floyd, miles de estadounidenses están pidiendo que se acabe con los símbolos confederados y coloniales. Es el caso de la líder de la Cámara de Representantes, la demócrata Nancy Pelosi, que solicitó que se retiren 11 estatuas de líderes confederados. Un movimiento que no comparte Donald Trump, quien se opone a cambiar el nombre a 10 bases militares, alegando que han servido para entrenar a héroes.

Anuncios

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, aseguró el miércoles 10 de junio que rechaza cambiar el nombre a las bases militares que hacen honor a los generales confederados y defensores de la esclavitud que lucharon en la Guerra Civil sucedida entre 1861 y 1865.

Unas declaraciones que contradicen al Pentágono, después de que el lunes 8 de junio, el secretario de Defensa de EE.UU., Mark Esper, y el secretario del Ejército del país, Ryan McCarthy, se mostrasen "abiertos a una conversación bipartidista sobre el tema". 

Trump aprovechó, una vez más, la red social Twitter para esgrimir sus argumentos y oponerse al cambio de nomenclatura de las 10 bases militares situadas en los estado sureños de Fort Bragg (Carolina del Norte); Fort Benning y Fort Gordon (Georgia); Fort Pickett, Fort A.P. Hill y Fort Lee (Virginia); Fort Polk y Camp Beauregard (Louisiana), y Fort Rucker (Alabama):

"Estas bases monumentales y muy poderosas se han convertido en parte de una Gran Herencia americana y una historia de victoria, triunfos y libertad. Los Estados Unidos de América entrenaron y desplegaron a nuestros HÉROES en estos terrenos sagrados, y ganaron dos guerras mundiales. Por lo tanto, mi Administración ni siquiera considerará el cambio de nombre de estas Magníficas y legendarias instalaciones militares"

Unas declaraciones que conectan con las que hizo su portavoz en la Casa Blanca, Kayleigh McEnany, quien aseguró que el presidente vetaría un proyecto de ley que tratase de cambiar los nombres confederados: 

"El presidente no firmará ninguna ley que cambie el nombre a los fuertes de Estados Unidos", porque lo considera "inaceptable" y una falta de respeto a los militares que pasaron por esas bases y perdieron la vida en el extranjero, subrayó McEnany en una rueda de prensa.

Nancy Pelosi pidió que se retiren 11 estatuas confederadas del Capitolio

La decisión de Donald Trump choca con la propuesta de la líder demócrata de la mayoría de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, quien instó al Congreso a retirar 11 estatuas que honran la memoria de líderes confederados. 

La líder de la mayoría demócrata de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, realiza un homenaje al gesto de reivindicación contra la discriminación racial.
La líder de la mayoría demócrata de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, realiza un homenaje al gesto de reivindicación contra la discriminación racial. © Jonathan Ernst / Reuters

"Estas estatuas rinden homenaje al odio, no a la herencia. Deben ser eliminadas", dijo Pelosi, en una carta dirigida a los líderes del comité del Congreso que está a cargo de administrar las estatuas que se exhiben en el Capitolio.

Este comité tiene miembros de ambos partidos políticos y no está claro cómo resolverán esta petición. Las estatuas del Capitolio siguen una larga tradición en la que cada estado envía dos esculturas para que sean mostradas. Entre los líderes exhibidos se encuentran el general, Robert E. Lee o Jefferson Davis, presidente de la Confederación. 

Nascar, estados del sur y el Ejército buscan resignificar sus símbolos

En 1861, los estados del sur formaron los Estados Confederados de América para evitar la derogación de la esclavitud. Una iniciativa que terminó siendo derrotada por los estados del norte, consiguiendo restablecer la unión del país.

Desde la muerte de George Floyd el 25 de mayo, manifestantes de todo el país se han levantado en protestas contra el racismo o la opresión. Unas discriminaciones que conectan con los símbolos de la Confederación, así como con sus líderes. Sin embargo, personas como el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, consideran estos iconos como parte del orgullo y la herencia del sur.

Pero las cosas están cambiando. Por ejemplo, Nascar, la competición automovilística donde los aficionados acostumbran a ondear la bandera confederada, aseguró que va a prohibir su exhibición en sus carreras.

También, el discurso de Trump se está encontrando con oposición en estados sureños, que fueron importantes para su elección en 2016. Por ejemplo, Alabama o Virginia están retirando símbolos confederados de sus territorios. Mientras en Mississipi, único estado que mantiene el emblema confederado en su bandera, el Congreso estatal está redactando un proyecto de ley para poder retirar el símbolo.

Un movimiento que llega a la Armada y la infantería de Marina de Estados Unidos. Las instituciones militares confirmaron que van a prohibir en sus instalaciones cualquier despliegue público en el que se vea la bandera confederada. 

La caída de Cristóbal Colón, continúa

En este contexto, continúan siendo derribadas estatuas. La última, en Saint Paul, Minnesota, ciudad hermana de Minneapolis, donde murió George Floyd. La escultura hacía honor al explorador italiano Cristóbal Coón y fue derrumbada por un numeroso grupo de personas.

Activistas nativos americanos lideraron el derribo de la estatua de Colón en St. Paul (Minnesota), Estados Unidos.
Activistas nativos americanos lideraron el derribo de la estatua de Colón en St. Paul (Minnesota), Estados Unidos. © Nicholas Pfosi / Reuters

Los manifestantes estaban liderados por Mike Forcia, un activista nativo americano, que aseguró que hicieron "lo correcto, en el momento adecuado". Los activistas nativos americanos se han opuesto durante mucho tiempo a los homenajes a Cristóbal Colón, ya que aseguran que sus expediciones desembocaron en colonización y genocidio. 

Estos actos se suman a los que tuvieron lugar el martes en Richmond, Virginia, donde una estatua de Colón terminó en un lago, o en Boston, Massachusets, donde se decapitó la cabeza del explorador italiano. 

France 24 con EFE y Reuters

 

 

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24