Cubanos temen el fin de las remesas por las nuevas sanciones de EE.UU.

Varias personas esperan fuera de una oficina de Western Union, el jueves 4 de junio en La Habana, Cuba.
Varias personas esperan fuera de una oficina de Western Union, el jueves 4 de junio en La Habana, Cuba. © Ernesto Mastrascusa / EFE

Este viernes 12 de junio entra en vigor la última sanción de Estados Unidos contra el Gobierno cubano. La penalidad va dirigida a la empresa Fincimex, que gestiona las transferencias de dinero, en particular a través de Western Union. Desde este anuncio la semana pasada, los cubanos se precipitaron a las agencias para recibir lo que será quizás su última remesa.

Anuncios

¿Cerrará o no cerrará? Esta pregunta ha estado en boca de todos en las filas ante las agencias de Western Union esta última semana en Cuba.

Cuando el Gobierno de Estados Unidos anunció que añadiría a Fincimex a la lista de empresas sancionadas, los cubanos acudieron para recuperar sus remesas. A partir de este viernes 12 de junio, la empresa estadounidense tiene prohibido hacer transacciones con esta entidad del ejército cubano, que gestiona las transferencias de dinero.

"La remesa es mi medio de vida"

"Todos estamos esperando a ver qué pasa. ¡Vine por si acaso! Pase lo que pase, preferí venir hoy", cuenta Carlos, joven profesor de deportes, el último de una fila de unas 20 personas.  

Su salario pagado por el Estado es de 44 dólares y recibía de su padre en Miami entre 100 y 200 dólares al mes. Teme tener que arreglárselas de otra manera a partir de ahora. "La remesa es mi medio de vida, mi fuente de ingresos más importante. Me permite ir de compras, comprar comida. En cualquier caso, la uso para comprar lo esencial", lamenta.

¿Qué hará Western Union?

Lo que decidirá Western Union es la gran incógnita. Con esta medida, el presidente estadounidense Donald Trump quiere retirar dinero a las autoridades cubanas, que a través de giros postales recuperan dólares. Pero los cubanos serán los primeros castigados.

En los últimos meses, Western Union y su filial cubana ya han sido blanco de ataques de parte de la Administración Trump.

A finales de febrero de 2020, Western Union suspendió sus servicios hacia Cuba desde fuera de Estados Unidos. Y en octubre de 2019, la Administración estadounidense ya había limitado el envío de giros postales a 1.000 dólares por trimestre y por persona.

Western Union había abierto estas transferencias a Cuba desde todo el mundo durante el histórico deshielo entre La Habana y Washington en el Gobierno del expresidente Barack Obama.

 

Con la corresponsal de RFI en La Habana, Domitille Piron.

Este artículo fue originalmente publicado por RFI 

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24