Paraguay flexibilizará cuarentena con apertura de centros comerciales, restaurantes y clubes

Anuncios

Asunción (AFP)

Las autoridades sanitarias de Paraguay anunciaron el jueves el inicio el lunes de una tercera fase de la llamada "cuarentena inteligente" hacia el retorno a la normalidad, en el país que registra la cifra más baja de fallecimientos por covid-19 en Sudamérica.

Esta nueva fase consiste en la apertura de centros comerciales, restaurantes y complejos deportivos, entre otras actividades, pero las fronteras con los países vecinos de Brasil y Argentina permanecerán cerradas.

"Los números son favorables para avanzar", dijo a periodistas el presidente Mario Abdo Benítez.

El registro del jueves reportó 28 nuevos casos de coronavirus totalizando 1.230 personas contagiadas desde que se reveló el primer caso el 7 de marzo y que dejó como saldo hasta ahora 11 muertos.

"Los resultados han sido muy auspiciosos para pasar a la fase 3" desde el lunes, agregó de su lado el ministro de Salud Julio Mazzoleni.

El país de 7.200.000 habitantes presenta las cifras de contagio y decesos más baja de Sudamérica.

La fase 3 contempla la apertura de tiendas comerciales con más de 800 metros cuadrados, de restaurantes, de clubes y complejos deportivos, todos ellos bajo estrictos protocolos para evitar aglomeraciones de público.

A partir del lunes, los templos religiosos también podrán albergar hasta un máximo de 20 personas.

El paso a la fase 3 no regirá para algunas regiones sanitarias donde se revelaron focos de propagación de contagiados "sin nexo".

El impacto del Covid-19 en Paraguay "ha sido bajo", remarcó el presidente Abdo quien destacó la disciplina ciudadana para acatar los protocolos de seguridad.

El gobernante pidió comprensión a los comerciantes de la frontera con Argentina y Brasil "pero no vamos a poder abrir las fronteras hasta que la propagación del virus esté controlada en nuestros países vecinos y hermanos que están todavía con dificultades".

"Todo el esfuerzo que se vino haciendo podemos perder si es que permitimos la apertura de la frontera", precisó.

Brasil es el país más golpeado de la región por la pandemia con más de 40.000 fallecidos, mientras que Argentina registra 741 muertes por el virus.

El cierre de frontera permitió el recrudecimiento del contrabando y el tráfico clandestino de personas que dejó un saldo de 4 muertos, ahogados en el Paraná, hace poco más de una semana.

Paraguay registró hasta el viernes unos 6.000 repatriados y las autoridades prevén la llegada de unos 25.000 entre junio y julio. Los contingentes ingresan bajo la condición de someterse a una cuarentena de 14 días.