"Sin policía, sin paz": uniformados franceses protestan por prohibición de estrangulamientos

Oficiales de policía asisten a una manifestación contra las reformas del ministro del Interior francés, Christophe Castaner, que incluye abandonar un controvertido método de arresto por estrangulamiento, luego de la muerte en custodia policial de George Floyd en Minneapolis, en París, Francia, el 12 de junio de 2020.
Oficiales de policía asisten a una manifestación contra las reformas del ministro del Interior francés, Christophe Castaner, que incluye abandonar un controvertido método de arresto por estrangulamiento, luego de la muerte en custodia policial de George Floyd en Minneapolis, en París, Francia, el 12 de junio de 2020. © Gonzalo Fuentes, Reuters

Los agentes protestaron contra la prohibición de estrangulamientos y los límites sobre su proceder durante los arrestos. Acusaron al Gobierno de usar como 'chivo expiatorio' a las agencias policiales en medio de los cambios que ha emprendido para frenar la brutalidad policial a raíz de las protestas en todo el mundo.

Anuncios

Los policías no protestan por las manifestaciones antirracistas. Su descontento proviene, según ellos, de las nuevas medidas adoptadas por el ministro del Interior, Christophe Castaner, para frenar la marea de malestar social por los abusos policiales tras la muerte del afroamericano George Floyd el pasado 25 de marzo en EE. UU., luego de sufrir un violento arresto policial.

Un caso que cruzó las fronteras y reavivó el debate sobre racismo y violencia policial en varias ciudades del mundo.

Las manifestaciones de los policías en París, que comenzaron el 11 de junio por la noche, se desencadenaron luego de que Castaner anunciara a principios de esta semana que se modificarían algunas tácticas policiales como las de estrangulamiento, que terminó por prohibirse. 

Si bien no se llegó a vetar técnicas en las que también se puede presionar el pecho de un sospechoso, maniobras controvertidas para muchos, que pueden provocar asfixia y la posible muerte de la persona, los sindicatos de la Policía acusaron al presidente Emmanuel Macron y a su Gobierno de mostrar falta de respeto a los agentes y limitarlos en sus labores. 

"Los colegas no pueden soportarlo más", dijo Fabien Vanhemelryck, de la Alianza de la Policía Nacional después de que los manifestantes se desplazaran desde la Avenida de Los Campos Elíseos hasta plantarse frente al Ministerio del Interior. 

"¿Quién está masacrando a quién?"

Con carteles que llevaban escritas frases como "¿quién está masacrando a quién? y "sin policía, sin paz", los agentes abogaron por mayor protección en el cumplimiento de sus labores. "Necesitamos ser protegidos, respetados, apoyados. La policía nunca está por encima de la ley, pero nunca debe quedar por debajo de ella", aseguró Vanhemelryck.

Vanhemelryck dijo que los agentes estaban siendo tratados injustamente solo para que el Gobierno pudiera calmar a los manifestantes. Dijo que los sindicatos le dijeron a Castaner "que dejen de comprar la paz social ... donde apaciguamos a cierta parte de la población a expensas de la Policía".

Miles de personas se toman las calles para protestar contra el racismo, En Marsella, Francia, el 6 de junio de 2020.
Miles de personas se toman las calles para protestar contra el racismo, En Marsella, Francia, el 6 de junio de 2020. © AFP/Christophe Simon

Francia ha sido uno de los países que se ha solidarizado con los manifestantes del movimiento Black Lives Matter tras la muerte de Floyd, después de que un oficial de policía blanco de Minneapolis presionara su rodilla contra su cuello durante casi nueve minutos mientras lo detenía. 

Desde entonces miles de manifestantes se han volcado a las calles, en particular en los suburbios privados de la ciudad, donde las acusaciones de abuso policial y racista sobre los residentes de origen inmigrante por parte de la policía francesa, siguen sin ser abordadas, según advierten los grupos de derechos humanos.

Ahora se planea una protesta del movimiento Black Lives Matter en París el 13 de junio. La policía instó a los restaurantes, tiendas y negocios entre las áreas exclusivas de Place de la Republique y Opera a cerrar y tapar sus ventanas debido al riesgo de desorden civil. Pero de momento, el debate sigue abierto en Francia. 

Con Reuters y AP

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24