Cincuenta años después de ganar en Le Mans, los recuerdos de Richard Attwood

Anuncios

París (AFP)

"Hace 50 años corrías costara lo que costara", recuerda el expiloto inglés Richard Attwood, vencedor en 1970 al volante del legendario Porsche 917 en las 24 Horas de Le Mans, que se tenían que haber disputado este fin de semana pero que fueron aplazadas por la pandemia del nuevo coronavirus.

Bajo una fuerte lluvia, Attwood consiguió en su día junto a Hans Herrmann la primera victoria del constructor alemán en esta mítica prueba.

"Para nosotros era la única manera de ganar dinero", recuerda Atwood (80 años) en una entrevista con la AFP. Entonces los pilotos del automovilismo corrían casi cada fin de semana en categorías diferentes ya que esa era su vía de ingresos, sin lucrativos contratos como ocurre en la actualidad.

Justo medio siglo después, las 24 Horas de Le Mans, que debían correrse entre el sábado y el domingo, se ven sustituidas simbólicamente por una edición "virtual". La competición real se desplazó de fechas, al fin de semana del 19 y 20 de septiembre.

Porsche estará representada en ambas pruebas, pero la firma de Zuffenhausen ya no aspira a la victoria en la clasificación general, ya que está inscrita únicamente en categoría GT y no en la de prototipos.

En 1970, el coche que sigue siendo el más célebre de los diseñados por Porsche para competición, fue el gran triunfador.

Aquel Porsche 917 era un auténtico emblema de potencia e hizo historia con sus victorias en 1970 y 1971. También al haber sido inmortalizado en una película con Steve McQueen.

Richard Attwood participó tanto en la carrera de junio como en la versión hollywoodiense, rodada en septiembre en la pista francesa, con los coches auténticos que habían disputado la prueba ese año.

El año 1970 fue también el último con la célebre "salida Le Mans", con los coches alineados de lado en el circuito. Los pilotos ya no corrían hacia los vehículos, después del accidente mortal de John Woolfe el año anterior, pero la disposición de coches en la salida se mantuvo ese año, con cada uno al volante a la espera de la bajada de la bandera.

A partir de 1971, la prueba adoptó la salida lanzada, con los coches unos detrás de otros en función de su orden de las clasificaciones, que sigue en vigor actualmente.

"La salida fue absolutamente loca", recuerda Richard 'Dickie' Attwood. "Los pilotos salieron a tope, como para un Gran Premio de Fórmula 1", apunta.

- Insectos aplastados -

Fue Hans Herrmann el que tomó la salida y después de doce horas dantescas, su 917 rojo y blanco se puso en cabeza, para no abandonarla hasta el final, ganando con cinco vueltas de ventaja sobre otro 917.

Aquel Porsche era el coche a batir en 1970 y 1971, antes de ser borrado de las pistas por un cambio de reglamentación.

El vehículo había sido concebido por el célebre ingeniero Hans Mezger, fallecido este último miércoles con 90 años, y fue construido con los medios de la época, es decir, sin un auténtico estudio aerodinámico.

Sus primeras versiones eran notoriamente inestables a alta velocidad.

Tras haber estudiado los restos de los insectos aplastados en el coche, un ingeniero británico identificó un problema ligado a una falta de apoyo trasero y rediseñó la carrocería.

"En 1969 era una pesadilla conducirlo. Nunca querría volver a ponerme al volante de un coche así", recuerda Attwood. La versión revisada de 1970 (y de 1971) era por contra "fácil de pilotar", pese a la potencia de su doce cilindros y los 380 km/h alcanzados en la línea recta.

El piloto británico guardó durante mucho tiempo un Porsche 917 en su colección personal, pero no el que le sirvió para ganar en Le Mans. "Era el chasis 22 y nosotros ganamos con el 23, que llevaba también el número de carrera 23", señala.

Ese coche con el chasis 22 fue vendido hace veinte años, cuando los Porsche 917 alcanzaban ya precios muy importante en el mercado de los coleccionistas. Los precios actuales son estratosféricos.

"Pero conduzco uno todavía una vez por año" de media, en carreras de coches de época. "Los conozco bien, son coches extraordinarios", sentencia.