Corea del Norte amenaza con emprender "acciones" contra Seúl por "traiciones"

El líder norcoreano, Kim Jong Un, y su hermana, Kim Yo Jong, asisten a una reunión con el presidente surcoreano, Moon Jae-in, en la Casa de la Paz, en Corea del Sur, el 27 de abril de 2018.
El líder norcoreano, Kim Jong Un, y su hermana, Kim Yo Jong, asisten a una reunión con el presidente surcoreano, Moon Jae-in, en la Casa de la Paz, en Corea del Sur, el 27 de abril de 2018. © Reuters

Un mensaje amenazante fue enviado por parte de Corea del Norte a Corea del Sur, con una advertencia sobre las acciones que pondría en marcha por las supuestas “traiciones” del país vecino, según un comunicado firmado por la hermana de Kim Jong Un.

Anuncios

Kim Yo Jong, la hermana del líder norcoreano, Kim Jong Un,  recién nombrada vicedirectora del Departamento del Frente Unido, el órgano del partido único de ese país que gestiona las relaciones con el Sur, emitió un comunicado con tono amenazante en el que advierte a Seúl de las medidas de represalia, incluyendo acciones militares, por la última escalada de tensiones entre ambos países.

"Creo que ya es hora de romper con las autoridades surcoreanas. Pronto llevaremos a cabo nuestra siguiente acción", reza el comunicado difundido por la agencia estatal KCNA. Kim afirmó que, haciendo uso de la autoridad recibida por el líder, ha dado “instrucciones a los sectores del departamento encargados de las relaciones con los enemigos, para que lleven a cabo con decisión la próxima acción”, sobre la que no entregó más detalles.

El comunicado de la hermana del líder fue emitido cinco días después de que el régimen norcoreano anunciara su decisión de interrumpir sus líneas de comunicación con Corea del Sur, como aparente respuesta por el envío de planfletos y alimentos al Norte por parte de desertores, acciones que han afectado todavía más sus ya complicadas relaciones.

Según sus declaraciones, desertores norcoreanos habrían estado enviando material como arroz y panfletos contra el Gobierno norcoreano en globos sobre la fuertemente fortificada frontera y en botellas a través del mar, lo que provocó el enfado del líder norcoreano, que la semana pasada cortó las líneas telefónicas de emergencia intercoreanas y amenazó con cerrar la oficina de enlace entre los dos gobiernos.

"Los panfletos son una excusa o justificación para subir la apuesta, fabricar una crisis y acosar a Seúl para conseguir lo que quiere", dijo Duyeon Kim, asesor principal de International Crisis Group, una organización independiente sin ánimo de lucro con sede en Bélgica.

Preocupación por las tensiones con el país vecino

Por su parte, en un esfuerzo por mejorar las relaciones con el país fronterizo, la administración del presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in, ha tratado de desalentar las campañas de panfletos y arroz de los activistas, quienes se quejaron de las presión para evitar las críticas de Corea del Norte.

El jueves 11 de junio, el Ministerio de Unificación del Sur dijo que había pedido a la Policía de Seúl que investigara a los grupos. El Gobierno surcoreano comenzará a controlar estrictamente actividades como el envío de folletos y bienes a Corea del Norte, para prevenir lo que llamó "conflictos militares incidentales". 

Además, el ministerio dijo que estaba considerando una ley para prohibir los folletos y la ayuda, diciendo que aumentan las tensiones con Corea del Norte, y que plantean riesgos a los surcoreanos que viven cerca de la frontera, además de causar daños ambientales.

Park Sang-Hak, un desertor norcoreano que vive en el Sur y líder de un grupo cívico anti-Corea del Norte, sostiene un globo con panfletos que denuncian al líder norcoreano Kim Jong Un, cerca de la zona desmilitarizada que separa las dos Coreas en Paju, Corea del Sur, 26 de marzo de 2016.
Park Sang-Hak, un desertor norcoreano que vive en el Sur y líder de un grupo cívico anti-Corea del Norte, sostiene un globo con panfletos que denuncian al líder norcoreano Kim Jong Un, cerca de la zona desmilitarizada que separa las dos Coreas en Paju, Corea del Sur, 26 de marzo de 2016. © Reuters

La semana pasada, los medios estatales norcoreanos publicaron informes y declaraciones de altos funcionarios que expresan su indignación por los desertores, denunciándolos como "perros mestizos" y "escoria humana".  

Entre tanto, dos grupos de desertores norcoreanos, que son blanco de acciones legales por parte de las autoridades surcoreanas, dicen que tienen la intención de seguir enviando folletos de propaganda y ayuda humanitaria a Corea del Norte, a pesar de las críticas de los gobiernos de ambos países.

La organización Human Rights Watch también se pronunció sobre el tema, diciendo que era “vergonzoso cómo el presidente Moon y su gobierno no están dispuestos a defender los derechos de los norcoreanos”.

En el comunicado emitido este sábado, las autoridades norcoreanas aseguraron que no pueden seguir confiando en Seúl: “si las autoridades surcoreanas tienen ahora la capacidad y el coraje para llevar a cabo inmediatamente aquello que no han podido hacer en los últimos dos años, ¿por qué las relaciones Norte-Sur siguen estancadas como ahora?", se preguntó Kim Yo Jong.

Kim Jong Un no quiere la mediación de Seúl en sus negociaciones nucleares con Washington

Las continúas tensiones ente los dos países se agravan un día después de que Pionyang dijera que reforzará su programa nuclear con ánimo disuasorio en respuesta a lo que considera promesas incumplidas por parte de Estados Unidos, tras dos años de negociaciones infructuosas para lograr, precisamente, la desnuclearización norcoreana.

01:39

El Gobierno de Moon Jae-in ha presionado fuertemente para establecer cumbres nucleares entre el líder norcoreano y el presidente estadounidense, Donald Trump, quienes se han reunido tres veces desde 2018. Al mismo tiempo, el líder también trabaja para mejorar las relaciones intercoreanas.

Pionyang se siente traicionado y engañado por la predicción de Seúl de que Estados Unidos levantaría algunas sanciones a cambio de que Corea del Norte cerrara el sitio de su reactor nuclear, y está molesto porque continúan los panfletos y los simulacros militares entre Estados Unidos y Corea del Sur.

Kwon Jong Gun, director general del departamento de asuntos de Estados Unidos del Ministerio de Relaciones Exteriores, dijo que era "absurdo escuchar la tontería de las autoridades (de Corea del Sur), que no tienen ninguna calificación para discutir, o la posición de meter las narices en" los asuntos entre Corea del Norte y Estados Unidos, incluyendo las cuestiones nucleares, descartando el papel de Corea del Sur como mediador entre Washington y Pionyang. 

"Quiero dejar claro que seguiremos aumentando nuestra fuerza para vencer las persistentes amenazas de Estados Unidos y tales esfuerzos continúan, de hecho, en este momento", dijo Kwon en una declaración de la Agencia Central de Noticias de Corea del Norte.

Las relaciones intercoreanas están estancadas desde el fracaso de la segunda cumbre Estados Unidos-Corea del Norte en Hanoi, en febrero de 2019, cuando se entró en un callejón sin salida en las concesiones que Washington estaba dispuesto a ofrecer a cambio de las medidas de desnuclearización de Pionyang. 

Con Reuters, EFE y medios locales

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24