Corte Suprema de EE. UU. falla a favor de los "soñadores" y deja en firme el programa DACA

Manifestantes celebran luego de que la Corte Suprema de Estados Unidos fallara contra un intento de la Administración Trump de poner fin a un programa que protege de la deportación a cientos de miles de inmigrantes, llamados "Dreamers", en Washington, EE. UU., el 18 de junio de 2020.
Manifestantes celebran luego de que la Corte Suprema de Estados Unidos fallara contra un intento de la Administración Trump de poner fin a un programa que protege de la deportación a cientos de miles de inmigrantes, llamados "Dreamers", en Washington, EE. UU., el 18 de junio de 2020. © Jonathan Ernst, Reuters

La decisión del alto tribunal, que protege de la deportación a cerca de 649.000 jóvenes inmigrantes, representa un revés para la política de línea dura del presidente Donald Trump en materia de migración, que entre otros objetivos quería sepultar el programa.

Anuncios

Los "soñadores" por ahora se quedan. Con un voto de 5-4 los jueces de la Corte Suprema de Justicia confirmaron las decisiones de los tribunales inferiores que determinaron que la medida del presidente Donald Trump para rescindir el programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA por sus siglas en inglés), era ilegal.

El Presidente del alto tribunal, John Roberts, se unió a los cuatro jueces liberales de la Corte al encontrar que las acciones de la Administración del mandatario republicano eran "arbitrarias y caprichosas" en virtud de una ley federal llamada Ley de Procedimiento Administrativo.

El fallo no impide, sin embargo, que Trump vuelva a intentar poner fin al programa, una obsesión suya desde que llegó a la Casa Blanca. Pero es poco probable que su Administración pueda cesar al DACA por lo menos antes de las elecciones del 3 de noviembre en las que Trump busca un segundo mandato de cuatro años.

Esta decisión implica que los aproximadamente 649.000 inmigrantes, en su mayoría jóvenes adultos hispanos nacidos en México y otros países latinoamericanos, actualmente inscritos en DACA, permanecerán a salvo de la deportación y serán elegibles para obtener permisos de trabajo renovables de dos años.

"No decidimos si DACA o su rescisión son políticas acertadas. Solo abordamos si la agencia cumplió con el requisito de procedimiento de proporcionar una explicación razonada de su acción", escribió Roberts.

Trump, reaccionó de inmediato a la decisión con un comentario que despertó burlas y críticas de sus seguidores. "¿No tienen la impresión de que no le agrado a la Corte Suprema?", dijo el mandatario, que con el nombramiento de dos jueces conservadores (Neil Gorsuch y Brett Kavanaugh) esperaba inclinar la balanza a su favor.

Sin embargo, las dos últimas decisiones del tribunal (la de proteger en materia laboral los derechos de la comunidad LGBTI y la de mantener DACA), van en contravía de las posturas del mandatario.

01:55

¿Por qué Trump quiere poner fin al DACA?

Su primera maniobra para cesarlo fue en 2017, cuando a través del fiscal general de Estados Unidos, Jeff Sessions, anunció que su Gobierno pondría fin al programa para "terminar el irrespeto al proceso legislativo del gobierno pasado" y por considerar el decreto "un ejercicio inconstitucional de autoridad por parte del Poder Ejecutivo".

Trump y los opositores al DACA señalan que este programa supone una amnistía para los inmigrantes indocumentados, que debido al programa obtienen empleos y un estatus legal que podrían obtener los estadounidenses o inmigrantes con estatus legal. El presidente, sin embargo, ha dado mensajes contradictorios sobre los "soñadores": en 2017 dijo que tiene "un gran amor" por ellos, mientras buscaba terminar con él y en 2019 los llamó "criminales endurecidos".

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, se está recuperando de las principales acusaciones y malas encuestas de un exayudante.
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, se está recuperando de las principales acusaciones y malas encuestas de un exayudante. SAUL LOEB AFP/File

Desde su llegada, Trump instauró una línea dura contra la migración ilegal, que se extendió no solo a programas como el DACA, sino a elementos más tangibles de segregación como la construcción del muro en la frontera con México, con la política de separación de familias inmigrantes y la que obliga a permanecer en México a los solicitantes de asilo, que el 28 de febrero de este año fue suspendida temporalmente por el Tribunal Noveno de Apelaciones de San Francisco.

Además, hace un año, el juez Roberts también emitió un voto decisivo en contra del presidente republicano cuando la Corte Suprema impidió que su Administración agregara una pregunta de ciudadanía al censo de 2020 que los críticos dijeron que era un esfuerzo para disuadir a los inmigrantes de participar en el recuento de la población. 

DACA, la esperanza de miles de jóvenes inmigrantes en Estados Unidos

Este programa fue creado a través de una acción ejecutiva en 2012 por la administración de Barack Obama, que ofreció protecciones para los inmigrantes conocidos como "Dreamers", después de que el Congreso no lograra aprobar una legislación bipartidista en esta materia. 

El programa ofrece un estatus legal a los inmigrantes que llegaron a Estados Unidos de forma ilegal antes de los 16 años y una autorización de trabajo si buscaban educación o servicio en las Fuerzas Armadas o la Guardia Costera, donde pasaban una verificación de antecedentes.

Activistas por los derechos de inmigración se reúnen frente a la Corte Suprema de EE. UU. En Washington el 12 de noviembre de 2019, mientras la Corte escucha los argumentos sobre el fin del programa DACA (Acción Diferida para los Llegados en la Infancia) de la era Obama.
Activistas por los derechos de inmigración se reúnen frente a la Corte Suprema de EE. UU. En Washington el 12 de noviembre de 2019, mientras la Corte escucha los argumentos sobre el fin del programa DACA (Acción Diferida para los Llegados en la Infancia) de la era Obama. © Saul Loeb, AFP

Las cifras del Gobierno muestran que más del 95% de los afiliados actuales nacieron en América Latina: el 80% proviene de México, seguido de El Salvador, Guatemala y Honduras. Casi la mitad de ellos vive en California y Texas. La edad promedio de los inscritos en DACA es de 26 años, con un poco más de mujeres que hombres entre la población actual, según las últimas estadísticas.

Los jóvenes inmigrantes para quienes se diseñó el programa, dijo Obama, fueron criados y educados en Estados Unidos, crecieron como estadounidenses y a menudo saben poco sobre sus países de origen. Además, sus defensores argumentan que son jóvenes que junto a sus padres han huido de países violentos y con pocas oportunidades. 

Con EFE y Reuters

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24