La policía británica declara al ataque en Reading como “incidente terrorista”

La policía cerró la escena de un 'incidente grave' en la ciudad de Reading, en el sur de Inglaterra.
La policía cerró la escena de un 'incidente grave' en la ciudad de Reading, en el sur de Inglaterra. Adrian DENNIS AFP

El sábado 20 de junio tres personas murieron y varias resultaron heridas de gravedad tras ser apuñaladas en un parque en el centro de Reading, ciudad ubicada a unos 60 km de la capital inglesa. Un hombre de 25 años fue detenido y es el principal sospechoso.

Anuncios

"Puedo confirmar que lo sucedido anoche en Reading ha sido declarado un incidente terrorista", así confirmaba, a través de un documento oficial, el inspector en jefe del cuerpo policial de Thames Valley, John Campbell, que el ataque en el parque Forbury Gardens, en la ciudad inglesa de Reading, comenzaría a ser investigado como un acto de “terrorismo”. Lo mismo confirmaron desde la policía de la región de Thames Valley.

El sospechoso apuñaló, presuntamente al azar, a personas que se encontraban en grupos sentadas en el céntrico parque de esta ciudad de poco más de 200.000 habitantes, situada entre Londres y Oxford, según testigos.

El ataque se produjo poco después de una protesta pacífica anti-racismo del movimiento Black Lives Matter, aunque la policía descartó cualquier vínculo entre lo sucedido y ese evento. “Tenemos claro que no se asoció en absoluto con la protesta de Black Lives Matter, que tuvo lugar pacíficamente más temprano y que concluyó algunas horas antes de que ocurriera este ataque”, afirma el comunicado de la policía de Thames Valley.

Inicialmente, tanto la policía como el gobierno británico advirtieron que el ataque no parecía estar vinculado a una acción terrorista. Pero tras las primeras investigaciones, el jefe de la policía antiterrorista, Neil Basu, dio un giro en la investigación que alertó aún más a esta comunidad británica.

La gente deja flores junto al cordón policial en la escena de múltiples apuñalamientos en Reading , Gran Bretaña, 21 de junio de 2020.
La gente deja flores junto al cordón policial en la escena de múltiples apuñalamientos en Reading , Gran Bretaña, 21 de junio de 2020. © Reuters / Peter Nicholls

Ante esa alarma, Neil Basu envió un mensaje para atenuar los miedos entre la población y la invita a continuar sus vidas con normalidad, aunque con cierto sentido de vigilancia: "Le pediría al público que continúe con su vida diaria, pero que esté alerta, no se alarmen cuando esté en público. Si ves algo sospechoso, cualquier cosa, por favor repórtalo. Por favor, mantente alerta", advirtió el agente policía.

Un hombre de 25 años fue detenido y es el único sospechoso

De acuerdo con la agencia de noticias británica Reuters, un hombre libio de 25 años llamado Khairi Saadallah habría sido arrestado por la policía. No obstante, hasta el momento, las fuerzas de seguridad no mencionaron la identidad del hombre, aunque sí anunciaron el arresto de un joven de esa edad que permanece bajo custodia policial.

El anonimato del sospechoso es fundamental para avanzar en la investigación, especialmente por el carácter terrorista atribuido a los hechos a partir de este sábado. Si bien las autoridades se mantienen cautelosas, de momento, pudieron afirmar que no se encontró ninguna evidencia que sugiera que otras personas hayan estado involucradas en el ataque, y por eso no estarían buscando a nadie más en relación con los hechos.

Repercusiones políticas: oficialismo y oposición se unen en la condenan a los hechos

El primer ministro británico, Boris Johnson,mantuvo una reunión este mismo domingo 21 de junio con funcionarios de seguridad, altos ministros y policías para recibir información actualizada sobre la investigación. El premier dijo estar "horrorizado y asqueado" por el ataque y advirtió que, de ser necesario, su país cambiaría las leyes para evitar futuros incidentes. "Si hay lecciones que necesitamos aprender, aprenderemos esas lecciones y no dudaremos en tomar medidas si es necesario", advirtió Johnson, quien desde su cuenta de Twitter envió sus condolencias a los familiares de las víctimas.

Desde el otro lado del arco político, el líder del opositor Partido Laborista, Keir Starmer, declaró que el ataque se encuentra por encima de la política partidaria y que hablaría con el primer ministro sobre cómo el gobierno puede mejorar la respuesta a este tipo de episodios.

El ataque parece atravesar a todo el espectro político y en particular la ideología partidaria. En esta línea, Starmer anunció que buscará trabajar con el gobierno en respuesta a esto para ver dónde hay lecciones que aprender, dónde debe haber cambios en la ley . “Tendré que hablar con el primer ministro para discutir cómo juntos podemos mejorar la respuesta, aprender de esto. La investigación debe completarse, pero, por supuesto, este no es un momento para la política de partidos", así proponía el opositor Starmer un trabajo conjunto que deje de lado las diferencias partidarias.

El ataque revive el recuerdo de incidentes terroristas del pasado

La naturaleza del ataque no es un hecho único y aislado, por el contrario, continúa una serie de incidentes recientes que las autoridades de Reino Unido consideraron terrorismo.

En febrero, la policía mató a tiros a un hombre, previamente encarcelado por promover material islamista violento, que había apuñalado a dos personas en una calle concurrida en el sur de Londres. En noviembre pasado, otro hombre que había sido encarcelado por delitos de terrorismo apuñaló a muerte a dos personas en el Puente de Londres antes de que la policía también lo matara a tiros.

Gran Bretaña también sufrió cuatro ataques en 2017, el más mortal de los cuales, un atentado suicida al final de un concierto de la cantante estadounidense Ariana Grande en Manchester, en el norte de Inglaterra, fue llevado a cabo por un británico de padres libios.

La pandemia de coronavirus podría exacerbar los ánimos extremistas

En abril, el oficial a cargo del programa de lucha contra la radicalización de la policía dijo que el aislamiento social durante el bloqueo del coronavirus podría crear un ambiente más propicio para los ataques extremistas.

"El aislamiento puede exacerbar las quejas que hacen que las personas sean más propensas a la radicalización, como la inseguridad financiera o la alienación social", dijo el superintendente jefe Nik Adams.

Con EFE y Reuters.

 

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24