Los brasileños vuelven a las calles para rechazar y apoyar a Bolsonaro

Un manifestante levanta el puño durante una protesta contra el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, y el racismo, en Brasilia, Brasil, el 21 de junio de 2020.
Un manifestante levanta el puño durante una protesta contra el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, y el racismo, en Brasilia, Brasil, el 21 de junio de 2020. © Adriano Machado / Reuters

La grieta social y política se refleja en las calles de Brasil por cuarto fin de semana consecutivo. Miles de brasileños salieron por cuarto domingo seguido a las calles en manifestaciones a favor y en contra del Gobierno de Jair Bolsonaro, en medio del avance de la pandemia del coronavirus, que ya deja 50.000 muertos y más de un millón de casos en el país más afectado del mundo tras Estados Unidos, tanto a nivel de contagios como de muertes.

Anuncios

Ambas manifestaciones se realizaron en la Explanada de los Ministerios de Brasilia, la capital del país. Y se mantuvieron separadas mediante un importante despliegue de seguridad para evitar enfrentamientos.

La manifestación contraria a Bolsonaro fue organizada por el movimiento “Somos Democracia”, formado por las hinchadas de clubes de fútbol de 14 estados brasileños. "Ha quedado muy claro, fue ampliamente divulgado, que la mayoría de los brasileños no apoya esa política asesina del Gobierno", declaró a la agencia española de noticias EFE, Danilo Passaro, director de la hinchada organizada del Corinthians y líder del movimiento.

Por su parte, Edson Cardona, director de la Confederación de Funcionarios Públicos, destacó que la manifestación "es un acto en defensa de la vida, contra el racismo, en defensa del servicio público. ¡Fuera Bolsonaro!".

Además de quienes forman parte del universo futbolístico, el grueso de los manifestantes contrarios a Bolsonaro, estaban reunidos organizaciones sociales progresistas, antifascistas y antirracistas.

Las críticas a la gestión de la crisis sanitaria en el foco de las demandas

Los detractores del polémico líder sostenían pancartas que lo tildaban de "fascista" y pedían su destitución por lo que consideran una política y una gestión “genocida" de la pandemia de coronavirus.

En una bandera gigante cargada entre varios manifestantes se podía leer una frase que resume la base de la crítica a la gestión de la crisis sanitaria en el país más golpeado por el virus de toda América Latina: "Fuera Bolsonaro, tu gripecita ya mató 50 mil", en alusión a las afirmaciones del mandatario minimizando la gravedad de la pandemia de Covid-19, que ya contagió a más de un millón de brasileños y que este domingo superó a la cifra de 50.000 muertos.

Los seguidores de Bolsonaro piden el cierre del Congreso y de la Corte Suprema

Del otro lado del arco político, los partidarios de Bolsonaro, muchos de ellos sin mascarillas, llevaban banderas de Brasil, camisetas con los colores nacionales amarillo y verde, y fotos de referente político. Algunos llevaban símbolos religiosos, como la Biblia o cruces gigantes.

Manifestantes protestan contra el presidente brasileño Jair Bolsonaro este domingo, en Brasilia (Brasil).
Manifestantes protestan contra el presidente brasileño Jair Bolsonaro este domingo, en Brasilia (Brasil). © Myke Sena / EFE

Uno de los blancos de las criticas de los “bolsonaristas” fue la Corte Suprema del país, que autorizó investigaciones sobre la participación de aliados y simpatizantes del presidente en la organización de actos antidemocráticos y ataques contra la propia corte.

Los defensores del presidente desplegaron una bandera en la que se podía leer "Comprometido con Bolsonaro", uno de los lemas adoptados por sus seguidores desde que empezaron a salir a la luz investigaciones judiciales que salpican a familiares y aliados del presidente.

Las manifestaciones se dan en medio de varios golpes judiciales para el mandatario

Las manifestaciones suceden, precisamente, cuando la familia Bolsonaro está en la mira de la Justicia debido al reciente encarcelamiento preventivo de un antiguo colaborador del hoy senador Flávio Bolsonaro, hijo del presidente.

La mediática detención puso en aprietos al propio presidente, dado que el antiguo policía fue arrestado en una casa del interior de Sao Paulo, propiedad de Frederick Wassef, un abogado que trabaja con el mandatario.

También esta semana, el que era ministro de Educación, Abraham Weintraub, presentó su renuncia en medio de las presiones por los enfrentamientos de Bolsonaro con el Congreso y el Tribunal Supremo.

La salida de Weintraub, quien se marchó precipitadamente a Estados Unidos para ocupar la plaza de Brasil en el Banco Mundial, supuso la décimo segunda baja entre los ministros de Bolsonaro en un año y medio de Gobierno y el cuarto cambio en menos de dos meses.

Los partidarios del mandatario continúan exigiendo una intervención militar y el cierre del Congreso y de la Corte Suprema. "El Supremo está tomando las riendas y está ejerciendo de Ejecutivo, Legislativo y Judicial. Es la hora de cohibir esos abusos, porque lo que está pasando es un abuso", expresó a EFE el abogado Geraldino Santos Nunes.

Los seguidores del mandatario incluyeron en sus reclamos demandas que desbordan las fronteras de su país. Uno de los manifestantes llevaba un cartel apoyando la reelección del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump En lo que podría interpretarse como una clara muestra de la sintonía entre los mandatarios, su manejo de la crisis sanitaria y hasta de sus votantes.

Un hombre sostiene un cartel durante una manifestación para apoyar al presidente de Brasil , Jair Bolsonaro, en Brasilia, Brasil , el 21 de junio de 2020.
Un hombre sostiene un cartel durante una manifestación para apoyar al presidente de Brasil , Jair Bolsonaro, en Brasilia, Brasil , el 21 de junio de 2020. © Adriano Machado / Reuters

Sao Paulo homenajeó al adolescente presuntamente asesinado por la policía

Con una silenciosa marcha en un barrio de Sao Paulo se rindió tributo este domingo al adolescente afrodescendiente de 15 años muerto hace una semana, supuestamente a manos de un policía que se encuentra bajo arresto.

La marcha, que reunió a unas 250 personas en la zona de Vila Clara -donde residía el joven-, contó con numerosos carteles de denuncia al racismo y contra la violencia policial. Los amigos del adolescente, identificado como Guilherme Silva Guedes, caminaron en silencio portando velas en señal de luto.

Las personas asisten a la misa y protestan contra la muerte del adolescente Guilherme Silva Guedes, de 15 años, que desapareció en Vila Clara, en Sao Paulo, Brasil, el 21 de junio de 2020.
Las personas asisten a la misa y protestan contra la muerte del adolescente Guilherme Silva Guedes, de 15 años, que desapareció en Vila Clara, en Sao Paulo, Brasil, el 21 de junio de 2020. © Amanda Perobelli / Reuters

Tras permanecer desaparecido durante un día, Guilherme fue hallado muerto con dos disparos en la cabeza y signos de violencia sobre su cuerpo. El hecho despertó protestas de decenas de personas en las calles de la barriada de Americanópolis, que alberga la zona de Vila Clara.

Según datos oficiales, el número de personas muertas a manos de policías militarizados, encargados de patrullar las calles, creció en la región de Sao Paulo un 31 % entre enero y abril pasados con respecto al mismo periodo de 2019.

Con EFE y AFP

 

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24