Cumbre Unión Europea-China, marcada por tensiones sobre Hong Kong y reformas comerciales

El presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, y la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, asisten a una conferencia de prensa luego de una cumbre virtual con el presidente chino, Xi Jinping, en Bruselas, Bélgica, el 22 de junio de 2020.
El presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, y la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, asisten a una conferencia de prensa luego de una cumbre virtual con el presidente chino, Xi Jinping, en Bruselas, Bélgica, el 22 de junio de 2020. © REUTERS / Yves Herman

En el encuentro virtual, los líderes europeos expresaron a Beijing sus “graves preocupaciones” sobre la polémica ley de seguridad nacional en Hong Kong, y llamaron la atención sobre asuntos como: la falta de avances en políticas medioambientales, la competencia desleal de algunas empresas chinas en suelo europeo y la desconfianza en materia de seguridad digital.

Anuncios

Con un sin sabor terminó la cumbre número 22 entre la Unión Europea (UE)  y China, celebrada digitalmente este lunes 28 de junio, que no ha dado pie para relajar las tensiones entre Bruselas y Beijing. 

Ambos socios tenían en la agenda, discutir sobre la reforma de la Organización Mundial del Comercio (OMC), las relaciones comerciales de ambos bloques, la situación en Hong Kong y el cambio climático. Sin embargo, el claro mensaje en materia comercial por parte de los presidentes del Consejo Europeo, Charles Michel y de la Comisión, Ursula Von der Leyen, indispuso el ambiente de entrada. 

El bloque comunitario exigió a China que dé acceso a las empresas europeas a sus mercados y pidió solventar el problema de competencia que supone las subvenciones del gobierno chino a sus empresas. El presidente del Consejo Europeo también insistió en que el gigante asiático debe abrir sus sistemas de contratación pública para garantizar un terreno de juego nivelado y dotar de transparencia a la transferencia tecnológica entre ambos países.

“Si China quiere seguir teniendo vínculos con los socios europeos, las relaciones deben cambiar y deben estar basadas en reglas recíprocas”, señaló Von de Leyen. "Seguimos teniendo una relación comercial poco equilibrada, no ha habido prácticamente progreso desde la última vez, y necesitamos que la promesas se cumplan", recalcó. 

La creciente brecha política y económica entre los dos bloques se profundizó aún más, cuando los líderes de la UE condenaron la disposición de Beijing para aplicar la Ley de Seguridad nacional sobre Hong Kong, que de acuerdo con los detalles de la ley, revelados este sábado, contempla la creación de una oficina de seguridad en Hong Kong para recopilar información y manejar presuntos crímenes, además anulará todas las leyes locales que entren en conflicto con ella. 

La ley no solo ha generado violentas manifestaciones en la Región Administrativa Especial, sino que marca el cambio más profundo en la política interna de la isla, desde que esta regresó al dominio chino en 1997.

“La Unión Europea ha reiterado su grave preocupación por las medidas adoptadas por China para imponer la legislación de seguridad nacional en Hong Kong”, dijo Charles Michel después del encuentro. A su lado, Von der Leyen se sumó diciendo que “para la UE, los derechos humanos y las libertades fundamentales no son negociables”.

El mensaje, que no cayó nada bien entre el primer ministro chino, Li Keqiang, y el presidente Xi Jinping, desató un tono agresivo entre las partes que concluyeron el encuentro sin gestos de acercamiento. Ni siquiera un comunicado conjunto o una rueda de prensa compartida tuvo lugar al finalizar la cumbre. 

Hace un año el encuentro se celebró igualmente en un ambiente de tensión después de que la UE calificara al gigante asiático como un “rival estratégico”. 

Con Reuters y AFP.

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24