Todas las vidas del mito del deporte italiano Alessandro Zanardi

Anuncios

Roma (AFP)

Hospitalizado desde el viernes en Siena en un estado muy grave tras un accidente en la carretera, Alessandro Zanardi vuelve a estar cerca de la muerte, como en 2001. Icono en Italia, ha tenido dos vidas de campeón, primero como piloto de automovilismo y después como deportista paralímpico.

El italiano, que sufrió la amputación de las dos piernas en 2001, perdió el viernes el control de su bicicleta de mano cuando circulaba por una carretera de Toscana y chocó contra un camión que iba en sentido contrario, sufriendo varias fracturas en la cara.

A continuación fue puesto en coma artificial. Los médicos han señalado que su estado es "estable pero grave" y esperan poder esta semana despertarlo para comenzar a evaluar su situación neurológica.

Estas horas inciertas entre la vida y la muerte ya las vivió Zanardi en septiembre de 2001, cuando sufrió un terrible accidente en el circuito alemán de Lausitzring.

Entre dos experiencias agridulces en la Fórmula 1, de 1991 a 1994 y después en 1999, el italiano brilló en el campeonato estadounidense de monoplazas, con dos títulos (1997 y 1998).

Aquel día de hace casi dos décadas, su coche se paró en medio de la pista tras realizar un trompo y fue golpeado por un bólido que rodaba a 300 km/h. La colisión fue aterradora, Zanardi perdió mucha sangre y los médicos se vieron obligados a la amputación.

Su corazón dejó de latir varias veces. Incluso un capellán le dio la extremaunción. En el Hospital de Berlín el italiano fue operado 15 veces.

- 'La mitad de mí' -

"Cuando me desperté, solo pensé en mis piernas. Pensé que quedaba la mitad de mí", relató.

Tres meses después del accidente, hizo su primera aparición pública en Bolonia, su ciudad natal, en una entrega de premios automovilísticos. "¡Qué emoción! Me tiemblan las piernas", dijo entonces.

Esta forma de mirar el pasado para concentrarse en el futuro acompañó la segunda vida de Zanardi, uno de los deportistas más queridos y respetados de Italia.

Tras varios años en los que continuó pilotando coches adaptados, Zanardi se convirtió en uno de los mayores campeones paralímpicos, en la especialidad de bicicleta de mano.

En 2008, en su primera participación, finalizó cuarto en el maratón de Nueva York. El año siguiente abandonó su carrera automovilística para dedicarse plenamente a preparar los Juegos Paralímpicos de Londres-2012.

Ganó dos medallas de oro (contrarreloj individual y carrera en línea) y otros dos títulos en Rio-2016 (carrera en línea y relevos por equipos). En 2010 ganó el maratón de Roma y en 2011 el de Nueva York.

En Italia Zanardi ya es un ídolo, "alguien que corre un maratón sin piernas", según él mismo. Para el mundo paralímpico, un embajador planetario.

- Carisma y coraje -

"Por sus resultados y su carisma, cambió nuestra percepción del deporte paralímpico", escribió el sábado la Gazzetta dello Sport, uno de los tres diarios deportivos italianos que, al día siguiente de su accidente en Siena, dedicaron la portada a Zanardi, una excepción en el país del calcio.

Por su carisma, su sonrisa y su coraje Zanardi se convirtió en un impulsor del deporte discapacitado. Ha escrito cuatro libros, presentado programas de televisión y ha participado en el doblaje italiano de la serie de películas de dibujos animados Cars.

El deportista explica su éxito en la regla de los "cinco segundos". "Cuando ya lo has dado todo, sigue cinco segundos, es a lo que los otros no llegan", explica.

Hace solo unas semanas, Zanardi participó con otros deportistas en un programa de televisión llamado 'No renunciar nunca' para animar a Italia en pleno confinamiento.

Hoy es todo el país el que pide a su ídolo que elija "la vida", como había prometido en 2014.

"Es siempre posible caer una segunda vez. Pero quedarse en casa para evitarlo, sería dejar de vivir. Yo elijo la vida", dijo entonces.