Anthony Fauci contradice a Trump: "haremos más test, no menos"

El doctor Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergia y Enfermedades Infecciosas de los Institutos Nacionales de Salud, testifica durante una audiencia del Comité de Energía y Comercio de la Cámara de Representantes sobre la Respuesta de la Administración Trump a la Pandemia de COVID-19, en el Capitolio de Washington, DC, EE.UU. el 23 de junio de 2020.
El doctor Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergia y Enfermedades Infecciosas de los Institutos Nacionales de Salud, testifica durante una audiencia del Comité de Energía y Comercio de la Cámara de Representantes sobre la Respuesta de la Administración Trump a la Pandemia de COVID-19, en el Capitolio de Washington, DC, EE.UU. el 23 de junio de 2020. © Kevin Dietsch / Reuters

El epidemiólogo de la Casa Blanca, Anthony Fauci, junto a los otros tres expertos médicos de la Administración de Donald Trump, respondieron ante el Congreso a las declaraciones del mandatario estadounidense aclarando que no reducirán el número de pruebas para detectar el Covid-19. Mientras que la nación registra un repunte de contagios en más de la mitad del país. 

Anuncios

Estados Unidos no reducirá el número de pruebas de Covid-19, sino lo contrario. Es la respuesta del epidemiólogo de la Casa Blanca, Anthony Fauci, a las polémicas declaraciones del presidente estadounidense, Donald Trump. “Al contrario, vamos a hacer más test, no menos”, alegó Fauci para despejar las dudas.

Testificando ante el Comité de Energía y Comercio de la Cámara de Representantes, el director del Instituto Nacional de Alergia y Enfermedades Infecciosas, Anthony Fauci, el comisionado de la FDA, Stephen Hahn, el director de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDR), Robert Redfield, y el secretario adjunto del Departamento de Salud y Servicios Humanos, Brett Giroir, todos dijeron que el presidente no les había pedido que disminuyeran las pruebas. Los cuatro expertos de salud pública más importantes del país contradijeron así al mandatario, quien el pasado sábado 20 de junio anunció -durante un mitin en Tulsa, Oklahoma- que había solicitado que se redujeran los test.

Un trabajador médico administra una prueba para la enfermedad coronavirus (COVID-19) en el United Memorial Medical Center en medio del brote global de la enfermedad coronavirus (COVID-19), en Houston, Texas, EE.UU., el 23 de junio de 2020.
Un trabajador médico administra una prueba para la enfermedad coronavirus (COVID-19) en el United Memorial Medical Center en medio del brote global de la enfermedad coronavirus (COVID-19), en Houston, Texas, EE.UU., el 23 de junio de 2020. © Callaghan O'Hare / Reuters

Robert Redfield, dijo que su objetivo es "incrementar el acceso inmediato y temprano a los test"; mientras que el subsecretario del Departamento de Salud, Brett Giroir, apuntó que la "única forma de entender la enfermedad" es hacer pruebas a tanta gente como sea posible. Tanto Fauci como los otros tres funcionarios, miembros del equipo de trabajo de la Administración sobre el coronavirus, negaron haber recibido presiones de la Casa Blanca para disminuir las pruebas. 

La Casa Blanca rebajó el tono de las declaraciones de Trump alegando que "bromeaba"

En un primer momento, la Casa Blanca rebajó la polémica diciendo que Trump estaba bromeando y dejó claro que no se había hecho tal petición. Sin embargo, preguntado por la prensa, el republicano defendió que “no bromea” e insistió en la idea de que Estados Unidos lidera el número de casos en todo el mundo porque es el país que más pruebas ha hecho. "Esto es lo que digo: las pruebas son un arma de doble filo. De una manera, te dice que tienes casos. De otro modo, descubres dónde están los casos y haces un buen trabajo. Estamos haciendo un gran trabajo. Nunca nos han dado crédito por ello", reclamó Trump.

En realidad, otras naciones como Alemania y Corea del Sur han hecho más pruebas per cápita que Estados Unidos, donde viven unos 327 millones de personas y 27 millones han sido sometidas a test para detectar la enfermedad, de las que el 10 % han dado positivo, según datos de los CDC.

Estados Unidos, en camino de sufrir una nueva oleada de contagios 

Mientras tanto, los casos positivos siguen al alza en más de la mitad del país, que ya supera los 120.000 fallecidos y cuenta con más de 2 millones 300.000 contagios. Un “aumento inquietante” según expertos médicos, a medida que se levantan las restricciones de confinamiento en un intento por incentivar la economía del país. “Ahora mismo, en las próximas dos semanas, será crítica nuestra capacidad para abordar estos repuntes que estamos viendo en Florida, Texas, Arizona y en otros estados”, dijo Fauci, alertando sobre la nueva ola de contagios.

Si bien los científicos han expresado su preocupación sobre la reapertura de la economía que podría conducir aún fuerte incremento de los casos, varios estados –incluidos Texas y Arizona, han relajado las normas de distanciamiento social. Mientras que las autoridades de Florida, que registró de nuevo más de 3.000 contagios, están planeando retroceder en la apertura y ciudades como Miami se impuso el uso obligatorio de mascarillas en los espacios públicos.

La nueva ola de contagios, seguida de la relajación de las medidas de confinamiento, afecta a más de 10 estados, que reportaron un aumento de más del 25% de nuevos positivos durante la semana pasada. Unas cifras que se producen, en parte, debido al incremento de pruebas, pero que según la Organización Mundial de la Salud (OMS) si más del 5% de las pruebas dan positivo, es una cifra especialmente alarmante.

Con Reuters y EFE

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24