Saltar al contenido principal
La soledad de los mayores

Adultos mayores superan la brecha digital durante la pandemia en Ecuador (3/5)

Jorge Chicaiza, de 81 años, durante un curso virtual. Con la ayuda de su nieto, trata cada día de superar la brecha digital con unas sesiones que le ayudan a "despejar la mente".
Jorge Chicaiza, de 81 años, durante un curso virtual. Con la ayuda de su nieto, trata cada día de superar la brecha digital con unas sesiones que le ayudan a "despejar la mente". © Gustavo Ortega / France 24
Texto por: Gustavo Ortega
2 min

Solo un 5 % de los adultos mayores usa un computador o un teléfono inteligente en Ecuador, una cifra destinada a cambiar en plena pandemia ya que esta población en riesgo encontró en esos aparatos su única forma de romper el aislamiento social. 

Anuncios

La Unidad Patronato de San José es el organismo del municipio de Quito encargado en ejecutar programas sociales capaces de atender a la población vulnerable como adultos mayores, personas de la tercera edad en situación de abandono, pobreza, discapacidad o con problemas de salud y violencia. A través del programa '60 y piquito' se atienden a 17.000 adultos mayores en la provincia de Pichincha y sus cantones, según cifras aportadas por Gabriel Mosquera, jefe de la Unidad de Proyectos y Servicios de Adultos Mayores, de la Unidad Patronato de San José, que responde a la Alcaldía de Quito.

El 5% por ciento de los adultos mayores utiliza un computador y un teléfono inteligente, según el Instituto Nacional de Estadística de Ecuador, una cifra que refleja el poco conocimiento y acceso que tiene este grupo vulnerable a las tecnologías. Es por ello que la unidad municipal, en medio de la emergencia sanitaria por el Covid-19, desarrolló una plataforma digital de contenidos, cursos virtuales, foros y actividades en Internet, utilizando a su red de acompañantes concentrados en las principales ciudades de la capital ecuatoriana.

Durante la emergencia sanitaria, el estado de pasividad a la que se ven expuestos los adultos mayores obligó a la entidad municipal a desarrollar más de 50 talleres para atender la necesidad de quienes deben cumplir con una medida de prohibición de movilidad por ser considerados un grupo en riesgo, aseguró Mosquera. 

Uno de los ejemplos de capacitación para el retorno progresivo del adulto mayor es el caso de Jorge Chicaiza, de 81 años, quien asegura que los cursos virtuales le ayudan a “despejar la mente”. Chicaiza se prepara junto a su nieto, que le ayuda a superar el miedo a las computadoras y lo apoya a enfrentar la barrera digital. Su nieto se encarga de conectarlo a las sesiones  de Zoom, que organiza La Unidad Patronato de San José. 

Todo un alboroto se arma en su casa, ubicada al sur de la capital ecuatoriana. Sus hijas y nietos se encargan de conectarle el computador, activar la conexión y seguir las clases en las que José participa. Con ánimo responde a las preguntas de su capacitadora cuando le pregunta por su estado de salud, de ánimo y trabajos asignados. Ella sabe que José perdió a su esposa hace cuatro semanas a causa del Covid-19. Poco a poco, José Chicaiza asegura sentirse mejor.

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.