Saltar al contenido principal

Regreso a Qom, el 'Wuhan' iraní

Archivo: una pareja con máscaras protectoras, durante el brote de la enfermedad por coronavirus Covid-19, camina por una calle de Qom, Irán, el 24 de marzo de 2020.
Archivo: una pareja con máscaras protectoras, durante el brote de la enfermedad por coronavirus Covid-19, camina por una calle de Qom, Irán, el 24 de marzo de 2020. © WANA vía Reuters

Qom fue considerado a finales de febrero como el segundo foco de la pandemia de Covid-19 después de Wuhan, en China. El temor de que el brote estuviera extendido en la ciudad animó el desencuentro entre las autoridades que pedían cerrar el gran mausoleo y un sector del clero que no lo veía conveniente. Hoy el recinto ha vuelto abrirse bajo unos estrictos protocolos.

Anuncios

El anuncio de las dos primeras muertes por Covid-19 en la ciudad de Qom, el 19 de febrero, prendieron las alarmas en Irán y dirigieron todas las miradas hacia esa urbe en medio del desierto que es considerada el centro del islam chiita en Irán.

Allí viven los grandes ayatolás –las máximas autoridades de esta secta del islam mayoritaria en Irán- y también miles de estudiantes que llegan desde todas partes del mundo a educarse en las escuelas coránicas. Algunos de ellos son chinos, a quienes se dirigió la atención en aquel momento cuando nadie entendía cómo el coronavirus había llegado a la ciudad.

La realidad es que miles de personas visitan Qom desde muchas partes del mundo para apreciar el mausoleo de Fatima Masumeh, uno de principales monumentos religiosos de Irán.

"Aquella noche fue la peor que hemos vivido en nuestra vida", relata Mohammad Vali Maarefat, jefe de enfermeros del hospital Iman Reza, el más grande de Qom. Decenas de personas que se encontraban enfermas decidieron acudir a los hospitales pues temían tener el coronavirus, como realmente sucedió.

"No sabíamos qué hacer porque no había protocolos para seguir. Todo el equipo tenía miedo y además no entendíamos porqué esto sucedía en Qom", dice este hombre que estuvo al frente del equipo de enfermeros la mayoría de los 45 días que duró la crisis en el hospital. Él, como muchos otros integrantes del cuerpo de salud, dio positivo, aunque sus síntomas fueron leves.

La confusión hizo más complejo el panorama para los residentes de Qom

Los días posteriores en Qom estuvieron marcados por la confusión. Los médicos buscaban la manera para contener la crisis que aumentaba con las horas. Cuatro de los hospitales de la ciudad más otros centros de campaña fueron habilitados para atender a los pacientes.

La información que llegaba del Gobierno fue puesta en duda por uno de los parlamentarios por la ciudad que denunciaba que los casos eran mayores de los que se reconocían. Y el Gobierno no lograba esconder de los medios la división de opiniones que tenía contra un sector del clero, que no veía correcto cerrar el mausoleo. Esto solo sucedió un mes después.

En Qom, la ciudad considerada el centro del islam chiita en Irán, se confirmaron las dos primeras muertes por el nuevo coronavirus en la República Islámica.
En Qom, la ciudad considerada el centro del islam chiita en Irán, se confirmaron las dos primeras muertes por el nuevo coronavirus en la República Islámica. © France 24

Mehdi Gholani, que diseña los anillos de plata y piedras semipreciosas que llevan los hombres religiosos, cuenta que la situación que se vivía en la ciudad estaba lejos del debate político sobre qué hacer con el mausoleo. Las calles quedaron vacías rápidamente, la mayoría de la población decidió quedarse en las casas, los bazares cerraron y los peregrinos se fueron.

"La gente fue muy juiciosa desde el comienzo, los que salían usaban máscaras, guantes, alcohol", cuenta Mehdi que no está seguro de si él tuvo el virus. Nadie le hizo la prueba, pero sí reconoce que perdió el olfato y el gusto por varias semanas.

Después de dos meses de estar en casa, Mehdi ha vuelto a abrir su local, pero la situación en la ciudad está lejos de ser estable.

Sus habitantes hacen fuerza para que el Covid-19 no vuelva a extenderse ahora que 10 provincias del país han sido declaradas en alerta roja y el número de muertos diario ha vuelto a subir. En la última semana, el promedio estuvo entre 115 fallecidos diariamente aunque es imposible saber cuántos murieron en Qom. El Gobierno prohíbe a las provincias publicar sus cifras y la información que se da es general: hasta este 25 de junio, en total se confirman 215.096 contagios y 10.130 muertes desde que inició el contagio según el conteo de la Universidad Johns Hopkins. 

"No sabemos si resistiremos hasta el próximo verano"

"Fueron dos meses muy duros pero la gente se ayudó mucho, todos se preocupaban por el otro para salir adelante", dice Mehdi. Los problemas económicos, sin embargo, se extenderán por meses. El mausoleo se ha reabierto pero los turistas no han regresado y posiblemente tardarán en hacerlo. 

"La situación de los empresarios es muy difícil, no sabemos si resistiremos hasta el próximo verano… En el caso de este hotel los gastos son muy altos. Si no tenemos ingresos tendremos que despedirlos, así sea de forma temporal", dice Hussein Kamaledin, administrador del Hotel Jamil. Este es uno de los pocos hoteles que ha reabierto, pero creen que no es productivo.

Aunque Kamaledin tiene esperanzas de que los más religiosos regresen: "La gente viene por fe, por eso creo que volverán", dice.

En el mausoleo, el panorama es diferente. Las alfombras que se despliegan en el patio para cerrar están separadas y se prohíbe el acceso al interior del recinto donde descansa el cuerpo de Fatima Masumeh. El objetivo de los visitantes, antes de la pandemia, era tocar y besar los barrotes que protegen su tumba, como era la costumbre.

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.