Nadia Calviño, la experta europea del gobierno español

Anuncios

Madrid (AFP)

La candidata española a la presidencia del Eurogrupo, la ministra de Asuntos Económicos, Nadia Calviño, es una ex alta funcionaria europea con un perfil tecnocrático y reputación de moderada en el gobierno de coalición de izquierdas.

"Sería un honor para el Gobierno de España y para mí como presidente que Nadia Calviño asumiera la Presidencia del Eurogrupo", dijo este jueves el presidente del gobierno, Pedro Sánchez.

"Por primera vez España y una mujer liderarían esta institución", observó.

Afable y siempre serena en sus intervenciones, Nadia Calviño es una cara muy conocida en Bruselas, donde dijo que quiere "seguir trabajando por una zona euro fuerte y próspera en beneficio de todos los ciudadanos europeos", si es elegida.

Desde 2006 se forjó en la dirección general de Competencia, y luego en la de Mercado Interior, en la Comisión Europea. En ambos casos bajo la presidencia de un conservador, primero José Manuel Durao Barroso y luego Jean-Claude Juncker.

Calviño llevaba 12 años trabajando en Bruselas cuando en junio de 2018, siendo directora de Presupuesto en la Comisión Europea, Sánchez la nombró ministra de Economía.

La elección de un perfil tecnocrático y liberal como el suyo buscaba entonces seducir a la Unión Europea y los mercados financieros. Una apuesta que dio resultado.

Calviño, que habla inglés, francés y alemán, es "una garantía de que España seguirá aumentando su peso en las instituciones europeas", dijo de su nombramiento la presidenta del Banco Santander, Ana Patricia Botín.

El diario El Mundo calificó la entrada en el gobierno de Calviño, de 51 años, como "uno de los fichajes más aplaudidos" del dirigente socialista.

- "Social-liberal" -

Calificada de "social-liberal" y de "políticamente neutral" por el diario El País, Calviño trabajó previamente en cargos técnicos en el ministerio español de Economía, para los gobiernos del conservador José María Aznar y el socialista José Luis Rodríguez Zapatero.

Nacida en La Coruña y madre de cuatro hijos, creció en Madrid y es licenciada en Economía y Derecho. Con ella, Sánchez quiso enviar un mensaje de estabilidad, después de que su primer gobierno saliera adelante en 2018 con una mayoría frágil y heteróclita.

Al formarse el nuevo gobierno en enero de 2020, de nuevo minoritario y esta vez en coalición con la izquierda radical de Podemos, el líder socialista promovió a Calviño como vicepresidenta tercera, encargada de Asuntos Económicos.

En este ejecutivo le tocó ejercer de elemento moderador y garante de la ortodoxia presupuestaria ante los ministros de la izquierda radical.

En ese sentido, Calviño se mostró reticentes a los planes de Podemos de derogar integralmente la reforma laboral de 2012, elaborada por los conservadores y que según sus detractores ha favorecido la precariedad.

"Sus críticos dicen de ella que cede poco en las negociaciones", afirmaba El Mundo en 2018, describiéndola como "una mujer inteligente, muy trabajadora, perfeccionista, una técnica de altísimo nivel, de carácter cordial pero firme y siempre sonriente".

Su perfil técnico europeo y poco político recuerda el de sus predecesores, el efímero Román Escolano -apenas tres meses en el cargo- y Luis de Guindos (diciembre de 2011-marzo de 2018), artífice de la política de austeridad implementada por el gobierno conservador de Mariano Rajoy.

Hija del abogado José María Calviño Iglesias, director de la radiotelevisión pública española a comienzos de los años 1980, trabajó a finales de los años 1990 para Luis de Guindos, ahora vicepresidente del Banco Central Europeo (BCE), antes de que éste entrara en política.