Rusia inicia una votación que podría aprobar la permanencia de Putin en el poder hasta 2036

Una mujer vota en una mesa electoral durante una consulta ciudadana destinada a introducir reformas constitucionales. Vladivostok, Rusia, el 25 de junio de 2020.
Una mujer vota en una mesa electoral durante una consulta ciudadana destinada a introducir reformas constitucionales. Vladivostok, Rusia, el 25 de junio de 2020. © Yuri Maltsev / Reuters

Del 25 de junio al 1 de julio los ciudadanos rusos votan una serie de cambios a la Constitución que, de ser aprobados, podrían allanar el terreno para que Vladímir Putin sea reelegido por dos períodos más. Los críticos alegan inconstitucionalidad y señalan a Putin de querer instaurarse en el poder.

Anuncios

Rusia comenzó una votación que durará siete días y en la que los ciudadanos deberán emitir su opinión sobre distintos aspectos de la Constitución rusa que podrían ser modificados, entre estos uno que abriría la puerta a Vladímir Putin a ser reelegido para dos mandatos más.

La votación ha despertado recelos por quienes consideran peligroso realizar una votación masiva en medio de la pandemia de coronavirus y entre quienes alegan que se está realizando un proceso inconstitucional para beneficiar los intereses del presidente. 

Las autoridades rusas han asegurado que la pandemia en el país está retrocediendo, aunque en la última jornada se produjeron más de 7.000 contagios y 92 muertes por la enfermedad, a nivel de contagios Rusia es el tercer país más afectado por el virus a escala internacional.

01:03

Una votación que podría asegurar la estancia de Putin en el poder hasta 2036

De llegar a probarse los cambios constitucionales, Putin podría postularse para otros dos mandatos consecutivos de seis años cada uno al finalizar el actual periodo en 2024, lo que lo podría mantener al dirigente en el poder hasta 2036.

Sus críticos aseguran que el antiguo integrante de la KGB lleva ya suficiente tiempo como cabeza del Estado. Putin ha permanecido al frente del país, bien como presidente o como primer ministro, desde 1991 y por el momento no ha descartado volver a presentarse como candidato.

El opositor Alexei Navalny ha pedido a sus partidarios que boicoteen la votación por considerarla ilegítima: "Votar sobre las enmiendas es ilegal, inútil y peligroso para su salud", escribió Navalny. "Puedes boicotear. Eso sería lo correcto y honesto", dijo. 

El presidente ruso, Vladímir Putin, durante el desfile del Día de la Victoria en la plaza Roja en Moscú, Rusia, el 24 de junio de 2020.
El presidente ruso, Vladímir Putin, durante el desfile del Día de la Victoria en la plaza Roja en Moscú, Rusia, el 24 de junio de 2020. © Sergey Guneev / Reuters

Incluso el Partido Comunista, que tradicionalmente apoya a Putin en los asuntos de Estado, se ha opuesto a los cambios constitucionales. Gennady Ziuganov, veterano del partido, asegura que Putin tiene "más poderes que un zar, un faraón y un secretario general del Partido Comunista combinados".

Algunos creen que Putin tiene la intención de aferrarse al poder como lo hizo Leonid Brezhnev en la época soviética, quien murió a cargo del Partido Comunista. Para otros está dejando la puerta abierta para poder retirarse dejando un sucesor y en caso no de no encontrarlo, continuar en el poder. 

Con el respaldo de los medios estatales y sin una oposición sólida, se espera que la votación se salde a favor de Putin a pesar de que el país vive un aumento del desempleo y que la economía ha sido fuertemente golpeada por el coronavirus sin ningún plan de rescate a la vista. 

Con Reuters

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24