Australia y Nueva Zelanda acaban con el sueño de Colombia y organizarán el Mundial Femenino de 2023

La Ópera de Sidney se ilumina con la imagen de las futbolistas de las Selecciones de Australia y Nueva Zelanda en apoyo a la candidatura para el Mundial Femenino de la FIFA de 2023. 25 de junio de 2020, Sidney, Australia.
La Ópera de Sidney se ilumina con la imagen de las futbolistas de las Selecciones de Australia y Nueva Zelanda en apoyo a la candidatura para el Mundial Femenino de la FIFA de 2023. 25 de junio de 2020, Sidney, Australia. © Bianca de Marchi /EFE / EPA

La candidatura conjunta recibió un apoyo mayoritario en medio de una votación marcada por una antesala en la que nada estaba escrito. Colombia contó con el respaldo total de los delegados europeos, algo que dejó “sorprendido” al presidente de la FIFA.

Anuncios

Australia y Nueva Zelanda escribirán en 2023 el nuevo capítulo del Mundial Femenino de Fútbol de la FIFA, después del exitoso episodio registrado en Francia el año pasado. Este jueves 25 de junio después de un Consejo de la FIFA realizado de manera virtual, la mayoría de los 35 delegados que podían votar se decidieron por esa candidatura conjunta.

Por 22 votos frente a 13, la FIFA prefirió a estos países oceánicos frente a Colombia, que buscaba organizar por primera vez este torneo en Sudamérica. Australia y Nueva Zelanda eran los favoritos después de haber obtenido una puntuación casi perfecta (4.1/5) en el informe técnico de evaluación. Colombia consiguió 2.8.

Para la primera ministra de Nueva Zelanda, Jacinda Ardern, será un certamen “que creará un legado profundo y duradero para el fútbol femenino en la región de Asia-Pacífico y más lejos”. Por su parte el primer ministro australiano, Scott Morrison, manifestó que “por primera vez en la historia, los australianos y los neozelandeses podrán experimentar un torneo de fútbol global, aquí en nuestra tierra”.

El del 2023 será así el primer Mundial de categorías mayores de la FIFA que es realizado por dos países de diferentes asociaciones, ya que Australia pertenece a la confederación asiática y Nueva Zelanda a la de Oceanía.

01:02

Entre la organización y el impulso del fútbol femenino en una región en desarrollo

Horas antes de la votación no estaba nada escrito sobre quién se quedaría con la sede pese al contundente informe de evaluación. La postura de la UEFA (la asociación de fútbol europeo) a favor de Colombia abrió la posibilidad para que los sudamericanos se metieran en la pelea.

El viejo continente se mostraba a favor de impulsar el fútbol femenino en una zona en la que este deporte está en desarrollo y en donde, de hecho, la mayoría de las ligas femeninas son amateurs. Se consolidaba así una vez más el bloque entre Sudamérica y Europa, las dos regiones dominantes en el balompié, que han conformado un contrapeso a algunas decisiones del presidente de la FIFA, Gianni Infantino.

Mientras Australia y Nueva Zelanda gozaban del apoyo de las asociaciones de Asia y Oceanía para un total de 10 votos (más el del presidente Infantino), en las cuentas de Colombia había 13 votos seguros. La palabra final la tendrían así los delegados de la CONCACAF (Norteamérica, Centroamérica y el Caribe) y la CAF (África).

Finalmente, estas dos confederaciones dieron sus 12 votos a Australia y Nueva Zelanda, dejando a Colombia solo con el soporte de la CONMEBOL (Sudamérica) y la UEFA.

Ganó así la posición de defender una candidatura exaltada por su organización, la calidad de sus estadios y los ingresos capaces de conseguir. Al respecto se pronunció el presidente Infantino quien dijo sentirse “sorprendido” por el apoyo europeo a los colombianos.

Desilusión en un país con muchos retos para el fútbol femenino

Colombia ha disputado tres ediciones de su liga femenina profesional con unos torneos breves que este año, en medio de las aspiraciones mundialistas, se encuentra en el limbo. Aunque el ministro del Deporte, Ernesto Lucena, ha expresado que el torneo volvería en septiembre, son pocos los detalles que se conocen de esa edición.

Fachada de la sede de la Federación Colombiana de Fútbol en Bogotá, este 25 de junio de 2020.
Fachada de la sede de la Federación Colombiana de Fútbol en Bogotá, este 25 de junio de 2020. © Luisa González / Reuters

En marzo, la Asociación Colombiana de Futbolistas Profesionales denunció que para el 2020 solo tres de los 18 clubes que compiten habían formalizado contratos con sus equipos femeninos.

Ya conjuntos como el Atlético Huila han manifestado que su equipo femenino podría acabarse dadas las complicaciones derivadas de la pandemia. Un duro golpe para una escuadra que en 2018 ganó la Copa Libertadores Femenina.

“El Mundial no será en casa pero no dejaremos de entrenar para llevar a la Selección a lo más alto y de luchar por tener una mejor situación en nuestra liga”, dijo en Twitter Isabella Echeverri, futbolista colombiana del Sevilla que hizo parte de la delegación que ganó el oro en los Juegos Panamericanos de 2019 en Lima.

Natalia Gaitán, otra jugadora de la Selección Colombia, pidió que ese esfuerzo invertido en conseguir la sede de la Copa Mundo se mantenga “para que haya unas bases sólidas, una estructura permanente y un interés genuino”.

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24