Francia, Alemania, Reino Unido… Europa teme la amenaza de una segunda ola de Covid-19

La Organización Mundial de la Salud constató la semana pasada un aumento en el número de casos de contaminación en varios países europeos.
La Organización Mundial de la Salud constató la semana pasada un aumento en el número de casos de contaminación en varios países europeos. © Organización Mundial de la Salud

Por primera vez en meses la Organización Mundial de la Salud ha constatado un aumento en el número de casos de Covid-19 durante la última semana en distintos países europeos. France 24 se acerca a esos países, entre los cuales algunos han optado por volver al confinamiento.

Anuncios

Europa preocupa a la Organización Mundial de la Salud (OMS). El continente enfrenta un aumento en el número de casos "por primera vez en meses", dijo el director de la OMS para Europa, Hans Kluge, en una conferencia transmitida en línea este 25 de junio desde Copenhague. Todos los días se registran cerca de 20.000 casos nuevos y más de 700 nuevas muertes. 

Sin nombrar países o precisar cifras por nación, Hans Kluge dijo que en 11 de estos países la aceleración de la transmisión ha resultado en "un aumento muy significativo que, si no se controla, llevará a los sistemas de salud al borde del abismo una vez más en Europa". 

France 24 hace un balance de estos países que son objeto de especial atención.

  • Alemania vuelve al confinamiento en zonas del oeste 

La situación es preocupante a los alrededores de Rin. Después de detectar un foco en un matadero con más de 1.500 personas infectadas, Renania del Norte-Westfalia (oeste) ha confinado dos de sus territorios hasta por lo menos el 30 de junio. En total, más de 360.000 personas de Gütersloh y 280.000 de Warendorf están afectadas. La medida implica la limitación estricta del contacto entre personas; el cierre de bares, cines y museos y la prohibición de actividades de ocio en espacios cerrados. Los restaurantes pueden permanecer abiertos pero solo pueden atender clientes que vivan bajo el mismo techo.

  • Portugal: Lisboa vuelve a un estado preocupante 

Malas noticias para la península Ibérica, elogiada hasta ahora por su gestión de la pandemia. A medida que Portugal se prepara para reabrir sus fronteras a los viajeros de la Unión Europea el próximo 1 de julio, se presenta también un reciente aumento del número de brotes de Covid-19, principalmente en el área de Lisboa. Según datos oficiales, entre el 21 de mayo y el 21 de junio, se registraron 9.221 nuevos casos en el país, el 85% de los cuales en la región de Lisboa y el Valle del Tajo. Desde el martes 23 de junio, el Gobierno prohibió cualquier reunión de más de diez personas en esta área y ha ordenado el cierre de cafeterías y tiendas desde las las 20:00.

  • Focos latentes en Francia con un rebote en Guayana

"La situación epidémica es estable en Francia continental", dijo la Dirección General de Salud (DGS) el miércoles 24 de junio, mientras recordaba que el virus continúa "circulando en el territorio". Actualmente, se están investigando 82 focos, principalmente en las regiones de Île-de-France, Occitanie, Normandie y Auvergne-Rhône-Alpes, donde la tasa de reproducción del virus es de 1 (una persona infecta a una persona).

Por el momento la situación en los colegios no es alarmante según las autoridades. Esta semana se cerraron dos centros educativos en París: uno en el distrito 12 (el tercero cerrado desde inicios de junio en ese sector) y otro en el distrito 4. Sin embargo, la Agencia Regional de Salud (ARS) indica que no se trata de focos de contagio.

En ultramar, Guayana experimenta una aceleración marcada de la epidemia con 2.827 casos confirmados (más de 234 casos en 24 horas), 103 hospitalizaciones, 15 pacientes en cuidados intensivos y nueve muertes. Por ahora, el Ministro de Ultramar, Annick Girardin, se ha mostrado reservado respecto a un posible endurecimiento de las medidas. 

  • En Reino Unido el calor hace temer una segunda ola

La ola de calor que se expande por Europa y que ha alcanzado en Reino Unido un récord de 35.9 grados centígrados en junio, provocó que los británicos acudieran en masa a las playas este 25 de junio. Como resultado, las autoridades locales tuvieron que llamar a la policía para hacer cumplir las reglas de distanciamiento social. La Alcaldía de la localidad costera de Bournemouth, en el sur, declaró un "incidente mayor", lo que desencadenó una respuesta coordinada de la policía y los servicios de rescate. El Gobierno local lamentó lo que catalogó como una actitud "irresponsable" e "impactante".

El día anterior, los profesionales de la salud británicos habían expresado su preocupación por un posible resurgimiento de los contagios en una carta abierta al British Medical Journal. Pidieron una comisión "constructiva" y "no partidista", que evalúe las áreas de debilidad "donde las medidas urgentes son necesarias". 

  • Italia: focos de contaminación en Bolonia y Roma

Los funcionarios de salud italianos han llamado a la "prudencia" después de "señales de alerta" que revelan una circulación aún elevada del virus. Según medios de comunicación locales, en un depósito en la ciudad de Bolonia (centro), utilizado por una empresa de transporte y entrega, se identificaron entre el personal 46 casos positivos, de los cuales 44 asintomáticos. El depósito fue cerrado. Hace dos semanas otros dos focos de contagio aparecieron también en Roma. 

  • España: discotecas cerradas en Cataluña

Los clubes nocturnos en Barcelona y sus alrededores se han visto obligados a cerrar durante el verano. Solo las personas que ya se conocen pueden bailar y solo en restaurantes u hoteles. El objetivo: reducir el riesgo de contagio cuando empiezan a llegar los turistas al territorio. 

"Queremos bailar", protestaron los clubes nocturnos de Barcelona. "Una discoteca sin baile es como una ópera sin música o un restaurante sin comida", dijo el secretario general del sindicato de discotecas de Barcelona, ​​Ramón Mas, durante una intervención en el Parlamento regional.

España ha reabierto sus fronteras y ha levantado todas las restricciones al movimiento de viajeros. En el país es obligatorio mantener una distancia de al menos 1,5 metros entre las personas y en caso de no ser posible, las autoridades han ordenado el uso de mascarillas.

  • El foco de los balcanes por el Adria Tour

Novak Djokovic ha protagonizado titulares desde el inicio de la semana por organizar el Adria Tour, un torneo de tenis en los Balcanes que sirvió como escenario para la propagación del virus. El tenista número uno del mundo, su esposa y otros tres jugadores (el búlgaro Grigor Dimitrov, el croata Borna Coric y el serbio Viktor Troicki) dieron positivo.

El Adria Tour comenzó en Belgrado (Serbia) en un estadio lleno de gente y continuó en Zadar (Croacia). Los partidos, con objetivos benéficos, se convirtieron rápidamente en un escenario desenfrenado, sin distanciamiento físico tanto en las pistas como en las gradas y fuera de los estadios. Fotos y videos revelaron noches de celebraciones de los jugadores en restaurantes y clubes nocturnos.

En los últimos días, los países balcánicos han registrado una tasa de contaminación más alta, con casi 200 nuevos casos diarios en el norte de Macedonia. Croacia, con un aumento de hasta 30 casos diarios durante la semana pasada, ha vuelto a imponer una cuarentena de 14 días a los viajeros de los países balcánicos, una medida que había levantado a finales de mayo. Eslovenia ha vuelto a imponer el uso de mascarillas en lugares públicos y en el transporte.

*Este artículo fue adaptado de su original en Francés

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24