Saltar al contenido principal

Rebrotes preocupan a España y Portugal cuando inicia la temporada de turismo

La gente disfruta de una tarde de playa en Barcelona, aprovechando la relajación de las restricciones sanitarias, En Barcelona, España, el 21 de junio de 2020.
La gente disfruta de una tarde de playa en Barcelona, aprovechando la relajación de las restricciones sanitarias, En Barcelona, España, el 21 de junio de 2020. © Nacho Doce / Reuters
6 min

El número de casos en ambos países ha ido en aumento durante las últimas jornadas, justo en un momento vital para las economías de estos dos países del sur de Europa con la llegada de la temporada turística veraniega.

Anuncios

España y Portugal temen que los rebrotes de Covid-19 se den justamente en la fase más crucial del desconfinamiento. Estos dos países europeos son vecinos, comparten frontera y un modelo económico basado en el turismo, en especial el de sol y playa. Portugal notifica un gran brote en su capital, Lisboa, y España cuenta con hasta 11 focos preocupantes de menor tamaño.

El trabajo de estos dos países para frenar la pandemia puede verse lastrado en las próximas semanas si los rebrotes detectados continúan expandiéndose. Portugal se caracterizó, desde el inicio de la pandemia, por su confinamiento modélico y su reacción temprana. El Gobierno del socialista António Costa frenó significativamente a la enfermedad.

España no reaccionó de forma temprana y pagó las consecuencias. El Gobierno de Pedro Sánchez tuvo que confinar al país el 14 de marzo y se vio obligado a decretar una de las cuarentenas más fuertes del mundo. En abril se llegó al pico de 950 decesos diarios, pero después de eso, los contagios y muertes bajaron y el desconfinamiento por fases se ha considerado de los más efectivos del continente.

España, pendiente del turismo y de los rebrotes

España finalizó su estado de alarma el pasado 21 de junio, tras lo cual inició la llamada fase de “nueva normalidad”, en la que los españoles pueden moverse libremente por todo el país. Anteriormente no podían salir de su provincia -un órgano territorial inferior al regional-, pero las restricciones sanitarias siguen presentes en muchos ámbitos, como las grandes concentraciones, distanciamiento físico o el porte de mascarillas.

España tenía como objetivo llegar al 1 de julio con las garantías de poder desarrollar su temporada turística lo más normal posible. Para ello, abrió fronteras el mismo 21 de junio con algunos países europeos de la zona Schengen y tiene previsto abrir con el resto a partir del 1 de julio.

La campaña promocional de España como destino seguro durante estas vacaciones ha sido muy fuerte al ser conscientes de lo que se juega el país.

El Congreso de los Diputados aprobó este jueves un paquete de medidas de contención ante posibles rebrotes y para mantener la seguridad de los turistas durante el verano. "El peligro sigue ahí" y hay que seguir manteniendo todas las precauciones para contener la epidemia, señaló el ministro de Sanidad, Salvador Illa, en su intervención en el Congreso para defender las nuevas medidas.

Efectivamente el virus no se ha ido del país y el turismo interno y, especialmente el externo, puede poner más en peligro todo lo logrado durante los más de tres meses de cuarentena y elevar los datos de casi 248.000 contagiados y 28.338 muertes registrados hasta el momento.

De hecho, a determinados ciudadanos de países claves en la llegada de turistas, como es Reino Unido, se les levantó la cuarentena a la llegada a España. Algo que ha causado controversia debido al riesgo, y que hasta en Reino Unido se han atrevido a cuestionar, dada la situación epidemiológica del país, que es peor que la española.

De momento, el país ya nota los efectos del turismo y la movilidad interna. Actualmente se presentan más de 44 brotes, de los cuales entre 11 y 13 son considerados como “peligrosos”. Se destaca que muchos de ellos son en provincias de tamaño mediano y pequeño, no en grandes capitales.

Varios bañistas disfrutan del primer día de libertad de movimientos en la playa de Palma de Mallorca. El 21 de junio de 2020.
Varios bañistas disfrutan del primer día de libertad de movimientos en la playa de Palma de Mallorca. El 21 de junio de 2020. © Enrique Calvo / Reuters

Actualmente las provincias con un riesgo de rebrote elevado son cinco: Valladolid (noroeste), Granada (sureste), Navarra (norte), Zaragoza y Huesca (noreste).  

En las últimas 24 horas, el número de fallecidos subió a 8, algo muy elevado en comparación con semanas anteriores, y el de contagiados a 191.

Portugal, de modelo de respuesta sanitaria a segunda tasa de contagio más elevada de Europa

Portugal ha sido durante meses uno de los modelos a seguir de confinamiento en el continente europeo, ya que, durante la peor fase de la enfermedad en esta región, el país luso consiguió minimizar significativamente los daños. Pero la situación cambió y ahora registra la segunda tasa de contagio más elevada del continente europeo, solo por detrás de Suecia.

El país dirigido por António Costa planea su apertura con diferentes fases debido al surgimiento de un gran rebrote en Lisboa, la capital del país. El 1 de julio abrirá fronteras con su único vecino, España, pero el área metropolitana de Lisboa seguirá cerrada, con órdenes a sus ciudadanos de permanecer en casa.

Portugal registró este viernes 26 de junio 451 nuevos contagios en un día, su peor dato desde el 8 de mayo, con el 75 % de las infecciones concentradas en la región de Lisboa. Según la Dirección General de Salud (DGS), en las últimas 24 horas se notificaron seis muertes que elevan a 1.555 víctimas mortales y 40.866 infectados el balance oficial desde que comenzó la pandemia.

El centro histórico de Lisboa permanece prácticamente cerrado debido a la vuelta de las restricciones a causa de un rebrote de coronavirus. En Lisboa, Portugal, el 24 de junio de 2020.
El centro histórico de Lisboa permanece prácticamente cerrado debido a la vuelta de las restricciones a causa de un rebrote de coronavirus. En Lisboa, Portugal, el 24 de junio de 2020. © Armando Franca / AP

Las órdenes por parte del ejecutivo son claras: se decretó confinamiento a 19 fregresías, una especie de distritos del área metropolitana lisboeta, en el que solo se permitirá salir para lo esencial. Esta es una de las zonas más densamente pobladas del país, de ahí el peligro de que se extienda rápidamente. Y las multas por salir a la calle sin justificación regresaron.

Portugal es también un país que depende fuertemente del turismo, en especial en su lía de costa sureña, pero el aumento de los casos no se ha producido por la vuelta a la movilidad por ocio. El repunte de casos tiene más que ver con el aumento del uso del transporte urbano en la capital y con las fiestas ilegales que han llegado con el regreso del clima cálido estival.

Además del turismo, Portugal tiene una serie de compromisos importantes que ahora mismo corren peligro. El más llamativo es la celebración del campeonato de clubes de fútbol europeo de la Champions League, que tiene previsto tener como sede a Lisboa para realizar todos los partidos que están pendientes y poner fin a la competición, que quedó suspendida, como tantas otras, en marzo.

Con EFE y medios locales 

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.