La pandemia amenazaría el polémico plan de Israel de anexarse partes de Cisjordania

Vista aérea del asentamiento judío de Maale Adumim en Cisjordania ocupada por Israel, el 29 de junio de 2020. Fotografía tomada con un avión no tripulado.
Vista aérea del asentamiento judío de Maale Adumim en Cisjordania ocupada por Israel, el 29 de junio de 2020. Fotografía tomada con un avión no tripulado. © Reuters/Ilan Rosenberg

El plan del primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, sobre anexar partes de Cisjordania a partir de este 1 de julio podría darse en el momento menos oportuno, ante el riesgo de sanciones comerciales por parte de Europa en un momento difícil para las finanzas del país que han sido golpeadas por cuenta de la pandemia. Además, una decadencia monetaria en la nación que gobierna Benjamin Netanyahu también amenazaría las finanzas palestinas por su alta dependencia en la economía israelí.

Anuncios

Los efectos de la pandemia del Covid-19 que tomó al mundo por sorpresa, pondrían piedras en el camino del Gobierno israelí para la anexión de partes de Cisjordania. La medida fue presentada desde enero en el plan para Oriente Medio, del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu.

Este programa podría significar la imposición de la soberanía israelí en hasta el 30 por ciento de Cisjordania y minimizar las opciones de los palestinos para un estado viable, lo que desencadenaría en enfrentamientos violentos y ramificaciones económicas que también perjudicarían a Israel, según analistas del Adva Center, un centro de análisis de políticas israelíes, con sede en Tel Aviv.

 "Tal confrontación puede exacerbar aún más la crisis económica causada por la pandemia, como cuando la segunda intifada exacerbó la crisis que acompañó al estallido de la burbuja de alta tecnología en el 2000 ", explicaron.

Los expertos de Adva Center recordaron que la recesión económica que siguió a la segunda intifada fue descrita por el Banco Central de Israel como la más larga en la historia del país y que durante ese tiempo, el número de turistas que ingresó al país “disminuyó a menos de un millón".

Una señal preocupante en la coyuntura actual en la que, durante los últimos meses, el turismo israelí se ha detenido. Estuvo en auge antes de la emergencia sanitaria, con 4,6 millones de visitantes extranjeros en 2019. El desempleo también aumentó a un 18 por ciento. Antes de la pandemia se encontraba en 3,4 por ciento.

"Para recuperar las pérdidas causadas por el Covid-19, Israel no solo necesita vencer al virus, sino también permanecer libre de conflictos", señalaron.

01:09

Con esta posición coincidió el corresponsal de guerra israelí, Ron Ben-Yishai, quien aseguró que "lo que más preocupa a Israel es que Abu Mazen (el líder de la Autoridad Palestina Mahmoud Abbas) decidirá reaccionar a la anexión deteniendo total o parcialmente los servicios civiles proporcionados por la Autoridad Palestina" a su población.

"En tal situación, de acuerdo con el derecho internacional, Israel será directamente responsable de la vida cotidiana de los palestinos: su salud, seguridad y bienestar", apunto.

"La carga financiera sobre Israel será enorme, como lo será el esfuerzo por establecer los mecanismos necesarios para gobernar a 2,6 millones de palestinos durante la crisis del coronavirus", agregó Ben-Yishai.

Adicionalmente, los Estados miembros de la Unión Europea ya han advertido a Israel que evalúan medidas como sanciones económicas o el reconocimiento de la condición de un “Estado palestino”, sino se retracta de su plan.

Pero, una decadencia monetaria en el país que gobierna Benjamin Netanyahu también amenazaría las finanzas palestinas por su alta dependencia en la economía israelí.

"La economía palestina depende en gran medida de la de Israel, no sólo desde que se firmó el Acuerdo de Oslo en 1993, sino a lo largo de los años de ocupación que comenzaron en 1967. La anexión solo exacerbará las condiciones de la economía palestina", dijo Elias Zananiri, vicepresidente del Comité de Interacción de la Organización de Liberación de Palestina.

División en el Gobierno Israelí para adjudicar partes de Cisjordania

Incluso en el interior del Gobierno israelí hay quienes se oponen a proceder en esta etapa crítica para la nación, lo que complica la labor de los funcionarios estadounidenses en Jerusalén, que intentan finalizar un plan.

Un manifestante con la bandera de los territorios palestinos frente a las fuerzas armadas israelíes, durante una protesta contra el plan de anexión de Israel de partes de Cisjordania. En Haris, Cisjordania, el 26 de junio de 2020.
Un manifestante con la bandera de los territorios palestinos frente a las fuerzas armadas israelíes, durante una protesta contra el plan de anexión de Israel de partes de Cisjordania. En Haris, Cisjordania, el 26 de junio de 2020. © Reuters/Mohamad Torokman

El primer ministro, Benjamin Netanyahu, y su ministro de defensa, Benny Gantz, expusieron una grieta creciente sobre el momento indicado para la anexión, apenas unas semanas después de que su Gobierno de coalición asumiera el cargo.

Netanyahu ha dicho que quiere comenzar a anexar tierras ocupadas desde esta misma semana, en línea con el plan de Oriente Medio del presidente Donald Trump. El enviado de la Casa Blanca, Avi Berkowitz, está en Jerusalén trabajando con funcionarios israelíes en los límites de las tierras que Israel puede anexar.

Pero en una reunión con su partido Azul y Blanco, Gantz dijo que su principal prioridad es ayudar al país a sobrellevar la crisis sanitaria y económica derivada del Covid-19.

"Cualquier cosa no relacionada con la batalla contra el coronavirus esperará", dijo.

La ONU tilda de “ilegal” la anexión e Israel condena el señalamiento

La Alta Comisionada de la Organización de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, exigió a Israel retroceder en sus planes de adjudicarse territorios palestinos, al calificarlo como una acción “ilegal”.

Archivo-La Alta Comisionada de la ONU para los derechos humanos, Michelle Bachelet, el 18 de diciembre de 2019 en Ginebra, Suiza.
Archivo-La Alta Comisionada de la ONU para los derechos humanos, Michelle Bachelet, el 18 de diciembre de 2019 en Ginebra, Suiza. © AFP/Fabrice Coffrini

"Cualquier anexión. Sea el 30% de Cisjordania o un 5%. Insto a Israel a que escuche a sus exdirigentes y generales, así como a las múltiples voces en todo el mundo que le advierten de no proseguir por este peligroso camino", manifestó Bachelet.

El Gobierno israelí no tardó en mostrar su desacuerdo al acusar a la dependencia de la ONU como una oficina que instiga contra su país

"Esta no es la primera vez" que Bachelet "ha politizado su oficina contra Israel, de manera unilateral", afirmó un portavoz del Ministerio de Exteriores israelí.

 "No es sorprendente" que esta "haya decidido unirse hoy a la campaña palestina" contra la propuesta de paz de EE.UU., "y publicar declaraciones antes de que se haya tomado una decisión definitiva" sobre el proceso de anexión”, añadió.

El pronunciamiento de Bachelet se suma a reiteradas declaraciones en contra por parte de la Unión Europea, otros representantes de la ONU y los países árabes.

Pese a las voces opositoras, las advertencias internacionales y las implicaciones internacionales que esta movida representaría para Israel, su primer ministro Benjamín Netanyahu parece no retroceder en sus intereses, respaldados por Estados Unidos.

France24 con AP y EFE

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24