Rusia celebra última fase de plebiscito que daría vía libre a Putin para presentarse en 2024

El presidente ruso, Vladimir Putin, durante una videoconferencia, en Moscú, Rusia, el 30 de junio de 2020.
El presidente ruso, Vladimir Putin, durante una videoconferencia, en Moscú, Rusia, el 30 de junio de 2020. © Sputnik/Alexei Babushkin/Kremlin/Vía Reuters

A pesar de la magnitud de la pandemia del nuevo coronavirus, el presidente Vladimir Putin llamó a los rusos a votar en el plebiscito constitucional de este 1 de julio. De este mecanismo depende que el mandatario pueda presentarse a la reelección en 2024 y en 2030, algo que la Carta Magna actual no permite. La oposición considera estas elecciones como una "farsa".

Anuncios

Rusia, el tercer país con mayor número de contagios por Covid-19 en el mundo, acude este 1 de julio a las urnas. Mientras la mayoría de naciones sigue concentrada en la batalla contra la pandemia, el mandatario Vladimir Putin continúa enfocado en la forma de permanecer en el poder.

"¿Aprueba usted los cambios a la Constitución de la Federación Rusa?". Esa es la pregunta que deberán responder los ciudadanos y que incluye modificaciones a la Carta Magna con los que Putin podría presentarse a la reelección en 2024 y luego en 2030, pues en este país los períodos presidenciales son de 6 años.

Y es que aunque Putin, el político ruso con mayor tiempo en el poder en la historia moderna, se encuentra en la actualidad en su cuarto mandato; lo ha hecho alternando desde el año 2.000 entre los cargos de presidente y primer ministro. De buscar un tercer mandato, pero de forma consecutiva, deberá haber cambios en la Constitución.

"Mañana, 1 de julio, es la principal jornada de votación. Les pido, queridos amigos, que expresen su opinión. Cada voto es importante. No votamos solo por las enmiendas...votamos por el país en el que queremos vivir", dijo Putin al dirigirse a los rusos por televisión este martes.

Alrededor de 100 millones de personas están convocadas para votar. Según la Comisión Electoral Central, cerca de la mitad del electorado ya sufragó por adelantado, una medida instaurada para evitar aglomeraciones y frenar un posible rebrote del Covid-19.

"Ustedes saben que la votación transcurre ya desde hace varios días, paso que fue dictado por la exigencia de proteger la salud de la gente. Quiero agradecer a todos aquellos que ya hicieron su elección", dijo Putin al respecto.

Sin embargo, la oposición rusa señala que estas votaciones son una “farsa”, pues indica que el voto adelantado no fue aplicado por salud pública sino para dificultar el control del proceso electoral y manipular los resultados a favor del gobernante.

"Este es el método elegido habitualmente por los dictadores. Da el resultado que quiere el poder", aseguró Ruslán Jasbulátov, presidente del Parlamento ruso.

01:04

Putin: "Mientras yo sea presidente no habrá matrimonio homosexual"

Aunque el fondo de la votación es un referendo sobre si Putin debe seguir en el poder una vez expire su actual mandato constitucional en 2024, el mandatario llama a sufragar por "la patria y la familia".

Los rusos se pronuncian sobre más de 200 enmiendas constitucionales. De ser aprobadas, la figura de Dios quedaría plasmada en la Carta Magna, aunque Rusia sea un país laico. También quedará explícito en la Constitución el matrimonio como una unión exclusiva entre un hombre y una mujer. Ideologías que van en línea con la posición conservadora de Putin.

“Mientras yo sea presidente no habrá matrimonio homosexual”, fueron las palabras del mandatario en febrero de este año, ante la propuesta de la diputada ultraconservadora Olga Batálina de especificar en la Carta Magna el matrimonio tradicional entre un hombre y una mujer.

El jefe de Estado puede encontrar respaldo en los más nacionalistas, ya que las reformas prohíben ceder territorios, defiende la "verdad histórica" y la prioridad de la legislación nacional sobre el derecho internacional, y considera a Rusia heredera natural de la Unión Soviética.

En caso de que las reformas sean aprobadas, el líder prometió que en la Constitución quedarán acuñados los valores que unen a los rusos: la verdad y la Justicia, el respeto al trabajo y a las viejas generaciones, la familia y el cuidado de los niños, su salud, moral y educación religiosa.

Un trabajador transporta papeletas de votación para el plebscito constitucional, que le permitiría al presidente ruso presentarse a la reelección en 2024. En Podolsk, Rusia, el 10 de junio de 2020.
Un trabajador transporta papeletas de votación para el plebscito constitucional, que le permitiría al presidente ruso presentarse a la reelección en 2024. En Podolsk, Rusia, el 10 de junio de 2020. © AFP/Alexander Nemenov

Sin embargo, el presidente parece perder respaldo de algunos ciudadanos como ocurre en la ciudad industrial de Nizhny Tagil, que en 2011 fue denominada “bastión de Putin” por el ferviente apoyo de sus residentes al gobernante ruso. Pero ahora, nueve años más tarde, decenas de trabajadores de esta ciudad al este de Moscú ya no hacen honor a ese apodo.

La aprobación de Putin sigue siendo alta pero es la segunda más baja en 20 años

"Estoy en contra de los cambios constitucionales principalmente porque son una coronación del zar, que reina, pero no gobierna: Vladimir Vladimirovich Putin", aseguró Nikolay Nemytov, un ingeniero de 43 años en Russian Railways, una empresa estatal. Él dice que su salario mensual, el equivalente a $ 430 dólares, es insuficiente.

“Creo que (la votación) es solo un espectáculo. Es más para Putin decir: "Mira, la gente me apoya, todavía me necesitan, tengo demanda", dijo Anton Zhuravlyov, un operador de 33 años de la planta de hierro y acero de Nizhny Tagil. Él dice que su salario no ha cambiado en cuatro años y agrega: "La mayoría de personas está en contra de él".

Algunos expertos señalan que la disminución del apoyo público es la razón por la cual el Kremlin se apresuró a impulsar los cambios que le permitirían a Putin estar en el Ejecutivo durante los próximos 16 años si así lo desea.

Una ciudadana deposita su voto en una urna móvil durante la votación anticipada en un referéndum constitucional a nivel nacional que podría extender el mandato del presidente Vladimir Putin en el Kremlin, en Moscú, Rusia, el 29 de junio de 2020
Una ciudadana deposita su voto en una urna móvil durante la votación anticipada en un referéndum constitucional a nivel nacional que podría extender el mandato del presidente Vladimir Putin en el Kremlin, en Moscú, Rusia, el 29 de junio de 2020 © AFP/Alexander Nemenov

El brote de coronavirus obligó a las autoridades a posponer esta votación de enmiendas a la Constitución el 22 de abril. En junio, con una señal de que el brote se había desacelerado, Putin reprogramó el plebiscito para este miércoles 1 de julio, a pesar de que el número diario de nuevas infecciones de Rusia todavía es de alrededor de 7.000.

Su índice de aprobación sigue siendo alto. Sin embargo, es el segundo más bajo en 20 años: 60%, según un sondeo del Levada Center, el principal encuestador independiente de Rusia, y el Kremlin claramente está luchando para reunir el entusiasmo y la participación necesaria para que la votación sea vista como un triunfo a nivel nacional.

En caso de que el 'Sí' gane, Putin, de 67 años, podría continuar al frente del Kremlin hasta 2036, algo hasta ahora solo alcanzado por zares como Pedro el Grande.

Con AP y EFE

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24