Alemania disolverá a una unidad de sus fuerzas especiales por acercarse a la extrema derecha

Annegret Kramp-Karrenbauer, ministra de defensa.
Annegret Kramp-Karrenbauer, ministra de defensa. Hannibal Hanschke / Reuters

Varios escándalos han dejado entrever las simpatías de algunos de los miembros de las fuerzas especiales de élite KSK con la ultraderecha alemana, pero ese vínculo habría ido más lejos. 

Anuncios

La decisión de disolver la segunda compañía de las KSK llegó luego de diversas investigaciones que involucran a algunos miembros de estas fuerzas especiales de élite con organizaciones de extrema derecha y ocultamiento de armamento militar.

En junio, un capitán de las KSK pidió a la ministra de Defensa, Annegret Kramp-Karrenbauer, que interviniera, tras una carta de diez páginas en la que acusó a altos comandos de la unidad de cultivar una "cultura tóxica", bajo la cual se suprimieron las quejas sobre la influencia de la extrema derecha. Un mes antes, la policía confiscó armas y explosivos durante una redada en la propiedad privada de un soldado de las KSK en el estado oriental de Sajonia.

Por ello, la segunda unidad de las KSK, la que más ha estado salpicada por estos vínculos, "será disuelta sin ser reemplazada", según anunció la ministra de Defensa Annegret Kramp-Karrenbauer al diario 'Süddeutsche Zeitung'.

"Un análisis de los acontecimientos actuales y los casos de extrema derecha deja claro que las KSK, al menos en algunas áreas, se han vuelto independientes en los últimos años y han estado bajo la influencia de los líderes individuales", escribió el secretario de Estado de Defensa, Peter Tauber, en un documento replicado por la agencia de noticias Reuters.

Kramp-Karrenbauer aseguró que, de momento, las otras tres unidades de estas fuerzas se mantendrán, pero a la espera de una estructuración más profunda, no participarán en ejercicios ni misiones internacionales.

Las KSK y la sombra del extremismo: "El muro del silencio se está rompiendo"

Fundadas en 1996, la reputación de estas fuerzas especiales se vio inicialmente empañada en 2003, cuando su entonces comandante se vio obligado a retirarse anticipadamente después de ser acusado de estar cerca de líderes de extrema derecha, vínculos que han continuado persiguiendo a las KSK desde entonces.

Además, según Kramp-Karrenbauer, las KSK "se declararon parcialmente autónomas" respecto al resto del Ejército, lo que terminó de acentuar la sombra de la extrema derecha en estas fuerzas. 

La canciller alemana, Angela Merkel, y la ministra de Defensa, Annegret Kramp-Karrenbauer, atienden la ceremonia en conmemoración de la "Operación Valkiria"
La canciller alemana, Angela Merkel, y la ministra de Defensa, Annegret Kramp-Karrenbauer, atienden la ceremonia en conmemoración de la "Operación Valkiria" Fabrizio Bensch / Reuters

Alemania, sin embargo, está tratando de detener un aumento de esta corriente en el país. En febrero, un hombre de 43 años mató a tiros a nueve inmigrantes en la ciudad de Hanau antes de matar a su madre y quitarse la vida.

"El muro del silencio se está rompiendo", aseguró la ministra de Defensa. En octubre volverá a revisarse la situación interna de las compañías restantes de la unidad. Si los miembros de las KSK "no escucharon esa primera salva de aviso, entonces abordaremos una reorganización" más amplia, advirtió Annegret Kramp-Karrenbauer. 

Con Reuters, EFE y AFP

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24