Saltar al contenido principal

Alemania asumió la presidencia de la UE con el reto de lograr un rescate económico para el bloque

La canciller alemana Angela Merkel habla ante el Bundestag, la Cámara Baja del Parlamento, luego de que su país recibiera la presidencia pro tempore de la Unión Europea, en Berlín, Alemania, el 1 de julio de 2020.
La canciller alemana Angela Merkel habla ante el Bundestag, la Cámara Baja del Parlamento, luego de que su país recibiera la presidencia pro tempore de la Unión Europea, en Berlín, Alemania, el 1 de julio de 2020. © AFP/John MacDougall

La canciller alemana, Ángela Merkel, cuyo país comenzó este 1 de julio la presidencia pro tempore de seis meses de la Unión Europea, abogó por hacer "fuerte" al bloque de nuevo, luego de que superen la pandemia. Merkel tiene el desafío de cerrar un acuerdo por 750.000 millones de euros para hacer frente a las consecuencias económicas que deja el Covid-19.

Anuncios

La Unión Europea enfrenta “tiempos difíciles” y la presidencia semestral a cargo de Alemania “estará marcada por la pandemia y por la gestión de sus consecuencias". Así lo expresó la canciller alemana Angela Merkel al asumir la dirección este miércoles 1 de julio.

El país inició su jefatura de la UE proyectando las palabras "juntos por la recuperación de Europa" en la emblemática Puerta de Brandenburgo de Berlín. Palabras que Merkel volvió a aludir durante su intervención ante el Bundestag (Cámara Baja del Parlamento).

Alemania celebra su inicio de la presidencia rotativa de la UE con proyecciones en la Puerta de Brandenburgo, en Berlín, Alemania, el 30 de junio de 2020.
Alemania celebra su inicio de la presidencia rotativa de la UE con proyecciones en la Puerta de Brandenburgo, en Berlín, Alemania, el 30 de junio de 2020. © ©Reuters/Fabrizio Bensch

Y es que el bloque enfrenta su recesión más profunda desde la Segunda Guerra Mundial, desencadenada por una pandemia que ha dejado más de 500.000 personas muertas en todo el mundo.

Por eso, la primera prueba trascendental será en la cumbre de la UE entre este 17 y 18 de julio, en la que la líder alemana espera que los miembros del bloque aprueben el fondo de rescate por 750.000 millones de euros. El objetivo es aliviar la crisis económica y el desempleo que deja el virus, tras varios meses de parálisis laboral y con una vuelta a la denominada “nueva normalidad”, que todavía no reactiva la economía a los niveles que vivió antes de la emergencia sanitaria.

Pero este no será un reto fácil de superar. El principal 'talón de Aquiles' está en que el fondo, que apoyaría esencialmente a las naciones más afectadas, se financiaría a través de créditos de la UE y con ayudas a fondo perdido, es decir que no necesariamente se exige el retorno del mismo. Este es el punto por el que algunos de los 27 países miembros del bloque ponen resistencia al considerar que solo se deben contemplar préstamos.

Aunque cuenta con el respaldo de Francia, Merkel admitió que las posiciones respecto al plan "todavía están alejadas". Sin embargo, señaló que confía en que se las diferencias sean superadas en las próximas semanas.

Aún cuando la pandemia promete dominar la agenda, hay otros desafíos para la Unión Europea que estarán pidiendo atención, como el cambio, los conflictos en Libia y Siria y las negociaciones posteriores al Brexit.

Merkel: la UE debe estar preparada si las negociaciones del Brexit fallan

La canciller alemana también advirtió que la Unión Europea debe prepararse para un posible fracaso de las conversaciones con el Reino Unido sobre una nueva relación comercial, tras el divorcio de Londres y Bruselas sellado el pasado 31 de enero.

Archivo-Las banderas de la Unión Europea y el Reino Unido ondean frente a la sede de la cancillería alemana, antes de la visita de la entonces primera ministra británica, Theresa May, en Berlín, Alemania, el 9 de abril de 2019.
Archivo-Las banderas de la Unión Europea y el Reino Unido ondean frente a la sede de la cancillería alemana, antes de la visita de la entonces primera ministra británica, Theresa May, en Berlín, Alemania, el 9 de abril de 2019. © Reuters/Hannibal Hanschke

Ángela Merkel dijo que las conversaciones deben acelerarse para lograr un acuerdo en otoño que podría ser ratificado para fin de año.

Pero la UE "debe y debería prepararse para una situación en la que no se llegue a un acuerdo", afirmó Merkel ante la Cámara Baja del Parlamento alemán.

En distintas ocasiones, el primer ministro británico, Boris Johnson, se ha opuesto a prolongar las negociaciones más allá del 31 diciembre de 2020, fecha límite en la que Reino Unido sigue aplicando normas de la UE, y ha amenazado con abandonar el bloque aún sin un acuerdo comercial vigente.

El lunes, Londres y Bruselas comenzaron cinco semanas de conversaciones sobre esta materia, para evitar lo que es considerado un escenario desastroso en caso de un “no acuerdo”, lo cual obligaría a que las normas de la Organización Mundial del Comercio, con sus elevados aranceles y controles aduaneros, se apliquen en las relaciones comerciales entre ambas partes.

Una situación que impactaría tanto a la economía británica como a la del bloque comunitario, ya debilitadas por la pandemia.

Con Reuters y EFE

 

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.