Saltar al contenido principal

Hong Kong: primeros detenidos tras la entrada en vigor de la ley de seguridad

La policía antidisturbios arresta a un manifestante durante una protesta contra la nueva ley de seguridad nacional el 1 de julio de 2020.
La policía antidisturbios arresta a un manifestante durante una protesta contra la nueva ley de seguridad nacional el 1 de julio de 2020. © AFP
Texto por: Natalia Plazas
4 min

Más de 300 personas fueron detenidas este 1 de julio y, al menos 10 fueron acusadas de violar la controvertida ley de seguridad nacional. La jornada, que tradicionalmente sirve para reivindicar garantías democráticas, trae consigo este año la entrada en vigor de la estricta normativa que para muchos significa el fin de las libertades individuales en Hong Kong.

Anuncios

Este 1 de julio marca un antes y un después en Hong Kong. La pandemia de coronavirus y la entrada en funcionamiento a las 11:00 de la noche del martes de la ley de seguridad nacional aprobada recientemente han cambiado lo que solía ser una jornada de reivindicaciones masivas en reclamo de garantías democráticas para Hong Kong. 

El 1 de julio de 1997 Reino Unido cedió a China el territorio de Hong Kong, que pasó de ser parte de las colonias británicas a integrarse nuevamente al gigante asiático. Durante el traspaso se acordó que la ciudad y sus residentes contarían con 50 años de una serie de libertades individuales, algo no siempre bien visto por China. 

A raíz de una serie de intentos por parte de Beijing por lograr un mayor control en el territorio semiautónomo, el año pasado China intentó incorporar a la legislación local una ley de extradición de ciudadanos hongkoneses para ser juzgados en china continental, lo que desató una masiva ola de protestas. 

La Policía antidisturbios se detiene y busca personas durante una marcha en el aniversario del traspaso de Hong Kong a China. Hong Kong, 1 de julio de 2020.
La Policía antidisturbios se detiene y busca personas durante una marcha en el aniversario del traspaso de Hong Kong a China. Hong Kong, 1 de julio de 2020. © Tyrone Siu / Reuters

En medio del descontento, Beijing redobló a su vez la presión por endurecer las leyes en la ciudad con la creación de la ley de seguridad nacional. Aprobada días atrás, esta normativa establece penas de hasta cadena perpetua por delitos de "secesión, subversión contra el poder estatal, actividades terroristas y confabulación con fuerzas extranjeras para poner en riesgo la seguridad nacional".

Primeros arrestos bajo la ley de seguridad nacional 

En medio de la pandemia por coronavirus, la Policía prohibió días atrás las manifestaciones antigubernamentales a la vez que argumentaba violencia en protestas previas. Eso no impidió que miles de personas salieran a expresar su rechazo contra la entrada en vigor de la nueva ley, aunque con un número mucho menor de asistentes que en años anteriores. 

La policía informó de al menos 70 arrestos por reunión ilegal y otros delitos en el marco de la nueva normativa. "Están exhibiendo banderas o pancartas / cantando consignas / o comportándose con una intención como la secesión o la subversión, que pueden constituir delitos bajo la ley de seguridad nacional", dijo el cuerpo policial en un mensaje oficial.

Finalmente, la cifra de personas arrestadas superó las 300 y, por lo menos diez de ellas están acusadas de violar la controvertida ley de seguridad, por lo que se enfrentan a condenas que pueden alcanzar hasta cadena perpetua. La normativa prevé castigos para delitos de subversión, secesión, terrorismo y colusión con fuerzas extranjeras para socavar la seguridad nacional.

Una mujer reacciona después de ser golpeada por un gas pimienta lanzado por la policía durante las protestas en Hong Kong contra la ley de seguridad nacional.
Una mujer reacciona después de ser golpeada por un gas pimienta lanzado por la policía durante las protestas en Hong Kong contra la ley de seguridad nacional. Dale de la Rey / AFP

"Tengo miedo de ir a la cárcel, pero por justicia tengo que salir hoy, tengo que levantarme", dijo un hombre de 35 años que se identificó como Seth.

Aunque las autoridades de Beijing y Hong Kong aseguran que la legislación está dirigida solamente a algunos "alborotadores" y no afectará los derechos y libertades, para muchos críticos del modelo de Beijing, la ley pone en peligro las libertades individuales de los hongkoneses, así como el éxito del territorio como centro financiero.

La ley de seguridad, un segundo retorno de Hong Kong a China

Para los partidarios de Beijing, la puesta en marcha de la normativa simboliza un "segundo retorno" de Hong Kong a China. La gobernadora de la ciudad, Carrie Lam, aseguró durante la izada de bandera en el aniversario de la entrega del territorio a manos chinas, que la ley es el acontecimiento más importante desde el regreso de la ciudad al dominio chino.

Pero los críticos denuncian una sistemática falta de transparencia sobre la legislación antes de que esta fuera puesta en funcionamiento. "Vi esta mañana que hay celebraciones por la entrega de Hong Kong, pero para mí es un funeral, un funeral del modelo 'un país dos sistemas'", dijo el legislador prodemocrático Kwok Ka-ki.

Horas antes a la entrada en vigor de la normativa, muchos opositores declararon haberse desarticulado como activistas por miedo a represalias.

Un año atrás cientos de miles de ciudadanos llenaron las calles de Hong Kong en rechazo a la ley de extradición promovida por China. Ahora, en medio de las limitaciones de la pandemia y mientras miles de personas han permanecido en sus casas por las medidas de confinamiento, una normativa con mayores restricciones ha sido puesta en marcha.

Con Reuters y EFE

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.