Saltar al contenido principal

Muere Ángela Jeria, madre de la expresidenta Michelle Bachelet y víctima de la dictadura chilena

Ángela Jeria, madre de Michelle Bachelet, dedicó parte de su vida a trabajar por las víctimas de la dictadura y a respaldar la carrera política de su hija. Murió en Chile a los 93 años.
Ángela Jeria, madre de Michelle Bachelet, dedicó parte de su vida a trabajar por las víctimas de la dictadura y a respaldar la carrera política de su hija. Murió en Chile a los 93 años. © Cortesía @PSChile

El anuncio sobre su muerte fue realizado por el hospital de la Fuerza Aérea chilena, al que ingresó el 1 de julio con ‘pronóstico reservado’. Jeria dividió parte de su vida entre el exilio, sus estudios de arqueología, y el respaldo a la carrera política de su hija. 

Anuncios

“Deja un gran legado de unión”, expresó la vocera del Gobierno chileno, Karla Rubilar, durante un mensaje de condolencia emitido a la familia de Ángela Jeria tras conocerse su muerte.  

Jeria, de 93 años, había sido ingresada el 1 de julio a la sede del Hospital de la Fuerza Aérea de Chile. Fue esta institución la que anunció su muerte a través de un comunicado, aunque las causas de su deceso aún no han sido dadas a conocer.  

"Dado su delicado estado de salud y pese a todas las atenciones y cuidados brindados por personal médico de la Fuerza Aérea de Chile, en horas de esta mañana se produjo su deceso, situación que fue informada de forma directa a sus familiares, quienes la acompañaron en todo momento", se lee en parte del documento emitido por la institución.  

Jeria tuvo una vida marcada por la dictadura de Augusto Pinochet. Tuvo que huir al exilio tras la muerte de su esposo, el general de Brigada Aérea de la Fuerza Aérea de Chile Alberto Bachelet, presuntamente por las torturas a la que fue sometido tras ser acusado como ‘traidor a la patria’ al haber formado parte del Gobierno de Salvador Allende, y luego por sus detenciones al practicar activismo en contra de la dictadura. 

Una juventud dedicada al servicio  

Jeria nació en la ciudad de Talca, ubicada en la zona central de Chile, el 22 de agosto de 1926. Contrajo nupcias con el general Alberto Bachelet a los 19 años y de la unión nacieron Alberto y Verónica Michelle, nombre completo de la expresidenta y actual alta comisionada para los Derechos Humanos de las Naciones Unidas.  

Ingresó a trabajar en la Universidad de Chile en el año 1948 y en 1969 comienza, en esa misma casa de estudios, la carrera de arqueología, la cual ve interrumpida en 1973, con el golpe de Estado violento de Augusto Pinochet.  

El gobierno de Pinochet detuvo a su esposo, quien muere en 1974. presuntamente de un infarto cuando se encontraba recluido en la Cárcel Pública de Santiago.  

Poco tiempo después de la muerte de su esposo, en 1975, sería detenida y torturada junto a su hija por los servicios de inteligencia de la dictadura. Tras lo vivido, ambas parten al exilio que cumplirían en naciones como Australia, la Unión Soviética, Cuba, México y la República Democrática Alemana. 

Regresa a Chile en 1979, y se incorpora al Comité Pro-Retorno de Exiliados. Junto a Jaime Castillo Velasco, político democristiano chileno, trabaja en la Comisión Chilena de Derechos Humanos. Asimismo, sería detenida en varias ocasiones por participar en actos y homenajes a las víctimas de la dictadura.  

En 1990 retomaría sus estudios de arqueología, pero luego opta por dejarlos para respaldar la carrera política de su hija, gesto que fue agradecido durante el discurso dado por Bachelet tras su elección en 2014. "Gracias a mi madre, que ha sido mi aliada y mi guía en la vocación social, en la disciplina, en la responsabilidad", dijo la entonces presidenta.  

Trabajo orientado a la Justicia  

Por mucho tiempo, Jeria mantuvo una lucha para que la Justicia chilena estableciera que su esposo había muerto por las torturas propinadas por sus compañeros de armas, tras ser detenido por la dictadura.  

Una particularidad fue que, durante el primer mandato de Michelle Bachelet (2006), ejerció como primera dama por estar soltera. Hasta ese momento, dicha función había estado reservada para las esposas de los mandatarios.  

Su muerte generó diversos mensajes de apoyo y solidaridad a la familia Bachelet-Jeria, que se unieron a fragmentos de su vida en la que recordaron su lucha y legado en contra de la dictadura y en pro de las víctimas del Gobierno de Pinochet.

Con EFE 

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.