Saltar al contenido principal

Cataluña ordena uso obligatorio de mascarilla; el brote de Lleida causa preocupación

Una persona es llevada en una camilla en el hospital Arnau de Vilanova en Lleida, Cataluña, España, el 4 de julio de 2020.
Una persona es llevada en una camilla en el hospital Arnau de Vilanova en Lleida, Cataluña, España, el 4 de julio de 2020. © Nacho Doce / Reuters
Texto por: Natalia Plazas
4 min

El Gobierno regional ordenó usar la mascarilla tanto en espacios públicos como en interiores en aras de prevenir los contagios. La situación se torna crítica con un recrudecimiento del brote en la provincia de Lleida, donde el Departamento de Salud se prepara para evitar un posible colapso sanitario.

Anuncios

Este 8 de julio el Gobierno catalán determinó como obligatorio el uso de la mascarilla en espacios públicos interiores y exteriores incluso si existe distancia de seguridad. La medida tiene como objetivo prevenir la expansión de brotes en el territorio, afectado especialmente en la provincia de Lleida (noreste de España).

Y es que es en Lleida donde se centraliza la atención sanitaria. De los 3.800 casos de coronavirus que se han detectado en esta provincia desde el inicio de la pandemia, cerca de 1.000 son de la última semana, asimismo, el número de hospitalizaciones se ha triplicado en los últimos diez días.

En la comarca del Segrià, la más afectada, el 7 de julio se confirmaron cerca de 80 nuevos casos. Esta zona ha registrado ocho brotes con 356 nuevos contagios en la última semana. 

Un trabajador de la salud se encuentra en la entrada de emergencias del hospital Arnau de Vilanova, en medio de un nuevo brote de coronavirus en Lleida, Cataluña, España, el 4 de julio de 2020.
Un trabajador de la salud se encuentra en la entrada de emergencias del hospital Arnau de Vilanova, en medio de un nuevo brote de coronavirus en Lleida, Cataluña, España, el 4 de julio de 2020. © Nacho Doce / Reuters

En medio de la situación, el pasado 4 de julio el Gobierno regional ordenó el aislamiento de la provincia de Lleida del resto del territorio catalán, así como el confinamiento de los 210.000 habitantes de la ciudad y sus alrededores y prohibió las reuniones de más de diez personas y las visitas a residencias de ancianos. Ahora se estudia el aislamiento total de las tierras del Segrià. 

Se preparan para un posible colapso en los hospitales

El Departamento de Salud catalán reconoció este 8 de julio que existe tensión al interior de los hospitales leridanos e informó que la presión podría aumentar en los próximos días, a la par que, como se espera, crezca también el número de contagios.

Por el momento se ha informado que la primera planta del principal hospital de Lleida, el Arnau de Vilanova, destinada a enfermos de Covid-19, ya se encuentra saturada con 68 pacientes ingresados.

El director del Servicio Catalán de Salud, Adrià Comella, reveló que se plantea trasladar a los enfermos menos críticos a otros hospitales de Cataluña para dejar en el Arnau de Vilanova a los más graves, a la vez que llegan nuevos refuerzos para enfrentar una posible oleada de casos. 

El Gobierno catalán, centro de críticas por su gestión durante el desconfinamiento

Algunos brotes registrados en Lleida se relacionan con trabajadores del campo que llegan de otras zonas del país o de otros países, en una época en la que en esa zona, con un importante sector primario, se contratan miles de trabajadores para recoger fruta durante la temporada de verano. 

En los últimos días Quim Torra, el presidente Catalán, y la consejera de Sanidad, Alba Vergés, han recibido una lluvia de críticas por la defectuosa estrategia de desescalada llevada a cabo en Cataluña en las últimas semanas. A ambos se les achaca el haber apelado a la responsabilidad de higiene de los ciudadanos sin poner en práctica un plan efectivo de detección de casos, rastreo de contagios y aislamiento de positivos. 

Los trabajadores recogen melocotón en el campo en Lleida, Cataluña, España, el 17 de junio de 2020.
Los trabajadores recogen melocotón en el campo en Lleida, Cataluña, España, el 17 de junio de 2020. © Nacho Doce / Reuters

La situación es compleja ya que la Agencia de Salud Pública catalana, encargada de vigilar la epidemia, permanece sin dirección desde que el pasado 28 de mayo renunció el secretario Joan Guix. Además, el Departamento de Salud descuidó uno de los eslabones más importantes del proceso de prevención de nuevos brotes al delegar a una compañía privada el seguimiento de las cadenas de contagio sin renovar su contrato desde el pasado 8 de junio. 

Al descuido de los principales órganos de control se suma la dificultad de rastrear sin un mecanismo preparado los casos que se presentan en los cultivos de frutas, a donde llegan constantemente trabajadores de campo con difíciles condiciones de empleo y vivienda. Este miércoles Vergés asumió ante el Parlamento catalán la responsabilidad de la gestión de los nuevos brotes en Cataluña. 

España registras 67 brotes en todo su territorio 

Pero además de lo que sucede en Cataluña, se tiene constancia de otros 67 brotes de coronavirus en 15 comunidades autónomas (todas menos Asturias y La Rioja). En medio de la preocupación por una segunda oleada de Covid-19, las autoridades insisten en la necesidad usar mascarillas, mantener la distancia social y seguir una higiene de lavado de manos. 

El ministro de Sanidad español, Salvador Illa, señaló que se sigue con "preocupación" brotes activos en el país, con especial atención al de Lleida y a otro registrado en la comarca de A Mariña, de la comunidad autónoma de Galicia, al noroeste del país.

El país mediterráneo registra desde el inicio de la pandemia 28.396 fallecimientos y 252.513 contagios según las cifras oficiales. 

Con EFE y medios locales

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.