Saltar al contenido principal

La Ryder Cup de golf se pospone hasta 2021 por el coronavirus

3 min
Anuncios

Miami (AFP)

El enfrentamiento de golf de la Ryder Cup de este año entre Europa y Estados Unidos fue aplazado este miércoles hasta 2021 debido a la pandemia de coronavirus.

La PGA of America, la Ryder Cup Europe y el US PGA Tour anunciaron que el torneo bienal, que se debía celebrar en Whistling Straits (Wisconsin) del 25 al 27 de septiembre, fue reprogramado del 24 al 26 de septiembre de 2021.

La Copa de Presidentes, entre un equipo de Estados Unidos y un equipo internacional no europeo, programada para 2021 se retrasará ahora hasta el 22-25 de septiembre de 2022 mientras que la Ryder Cup de Roma será aplazada un año hasta 2023.

Este es el primer aplazamiento de la Ryder Cup desde 2001, cuando los atentados del 11 de septiembre provocaron que el torneo se retrasara un año. La copa también se quedó sin jugar entre 1939 y 1945 a causa de la Segunda Guerra Mundial.

El equipo europeo, vigente campeón, conservará un año más el trofeo ganado en Francia en 2018 por 17 1/2 - 10 1/2.

La pandemia de COVID-19 ha impedido por ahora que los espectadores regresen a los eventos de golf, incluyendo los torneos del circuito PGA estadounidense, que se reactivó a mediados de junio tras una suspensión de tres meses.

Las directrices de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC), así como de las autoridades estatales y locales, impulsaron la suspensión por razones sanitarias.

"A diferencia de otros grandes eventos deportivos que se juegan en los estadios existentes, nosotros teníamos que tomar una decisión ahora sobre la construcción de instalaciones para acoger la Ryder Cup de 2020 en Whistling Straits", dijo el director ejecutivo de PGA of America, Seth Waugh.

"Quedó claro que a día de hoy, nuestros expertos médicos y las autoridades públicas de Wisconsin no podían darnos la certeza de que sería posible realizar de forma responsable un evento con miles de espectadores en septiembre. Dada esa incertidumbre, sabíamos que la reprogramación era la decisión correcta", afirmó Waugh.

- "Es correcto esperar" -

El número uno mundial, el norirlandés Rory McIlroy, y el cuatro veces campeón de torneos Grand Slam, el estadounidense Brooks Koepka, fueron algunas de las grandes figuras del golf que se pronunciaron en contra de que la Ryder Cup se dispute sin sus aficionados, cuyos vítores y canciones crean la atmósfera que distingue a esta competencia por equipos.

El capitán de Estados Unidos, Steve Stricker, y el de Europa, Padraig Harrington, también estaban de acuerdo en que no les gustaría ver una Ryder sin espectadores.

"Cuando se piensa en la Copa Ryder se piensa en la atmósfera distintiva generada por los espectadores, como por ejemplo alrededor del primer tee en Le Golf National hace dos años", recordó Harrington.

"Si eso no puede ser recreado responsablemente en Whistling Straits en septiembre, entonces es correcto que todos esperemos hasta que pueda serlo", afirmó.

Los casos de COVID-19 siguen aumentando en las últimas semanas a lo largo de Estados Unidos. Incluso en el caso de que se hubiera permitido un número limitado de aficionados en el campo, las actuales restricciones a los viajes hubieran podido ser una barrera importante para quienes quisieran acudir desde Europa.

La pandemia ha causado también este año la cancelación del Abierto británico, que debía disputarse en julio, y el aplazamiento del Masters de Augusta de abril a noviembre.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.