Saltar al contenido principal

Los arrestos de personas migrantes entre México y EE. UU. crecieron un 40% en junio

Migrantes del programa 'Permanecer en México' hacen fila fuera de las instalaciones del Instituto Nacional de Migración (INM) para renovar su permiso de permanencia legal en México, en espera de su audiencia de migración en Estados Unidos. Imagen en Ciudad Juárez, México, el 8 de julio de 2020.
Migrantes del programa 'Permanecer en México' hacen fila fuera de las instalaciones del Instituto Nacional de Migración (INM) para renovar su permiso de permanencia legal en México, en espera de su audiencia de migración en Estados Unidos. Imagen en Ciudad Juárez, México, el 8 de julio de 2020. © Jose Luis González / Reuters

La cifra no alcanza las más de 104.000 personas detenidas en 2019 en suelo estadounidense, pero sí desglosa dos realidades: un alza en los cruces migratorios respecto al mes de mayo, incluso en pandemia; y un incremento de las deportaciones exprés por parte de EE. UU., bajo la justificación de que los centros migratorios causarían contagios. En medio, miles de migrantes anhelan seguir llegando a un país que, al menos hoy, es el más afectado por Covid-19 en el mundo.

Anuncios

Entre México y EE. UU. hay más de 3.000 kilómetros de frontera común. Pero ni esa separación se nombró, ni las palabras 'muro' o 'migración' aparecieron, en el reciente encuentro entre Andrés Manuel López Obrador y Donald Trump en Washington. Y, aún así, durante este junio pandémico, en la frontera se aplicaron un 40% más de detenciones migratorias, en comparación con mayo.

Sin AMLO en la Casa Blanca, tras su visita el 8 de julio, la migración volvió como tema de gobierno este jueves, con los datos de CBP, la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza. De acuerdo con esta, los "encuentros" de la patrulla estadounidense con "personas que cruzan ilegalmente", "para evitar la propagación de la enfermedad", llegaron a 32.512, cuando en mayo fueron 23.000.

Un aumento que está lejos de los arrestos de junio de 2019, con más de 104.000 migrantes bajo detención, pero que señala un hecho: ni el muro antes, ni hoy el virus, frenan los flujos migratorios entre ambos países y el anhelo de alcanzar, pese a todo, la nación más golpeada por el Covid-19. Al contrario, irían en alza, allí donde solían pasar un millón de personas cada día.

"Los ciudadanos mexicanos adultos solteros, que en general buscan oportunidades económicas, representaron casi el 80% de esas detenciones", desglosó Mark Morgan, director interno de CBP. Aunque el aumento no le sorprende, para él "sigue siendo preocupante, a medida que seguimos luchando contra el enemigo invisible: el Covid-19. Así, es imperativo que sigamos construyendo el sistema de muro. CBP continuará evitando y disuadiendo los cruces ilegales que ponen en peligro la vida de los estadounidenses".

Vidas paradas y en peligro, con un pie en México y en EE. UU.

La agencia CBP justifica las aprehensiones por el bien de EE. UU., tanto en migración como para evitar más contagios en el país. Si bien, para las ONG, estas esconden peores peligros: del lado norte de México, hay miles de migrantes varados porque sus procesos migratorios abiertos hoy están congelados. Mientras que del lado estadounidense, sin tener que enfrentar un proceso legal, la CBP puede deportar de forma exprés al 89% de los capturados, con el argumento de minimizar su exposición o hacinamiento en centros de detención.

Es decir que, con el amparo y la participación de CDC, el Centro para la Prevención y Control de Enfermedades, EE. UU. ha incrementado las deportaciones rápidas, sin permitir que una persona pueda solicitar asilo o refugio. En un tiempo previo a la presidencia, el líder mexicano habría dicho o denunciado ante la ONU este trato migratorio. 

Hoy, en cambio, como expresó para EFE Marko Cortés, el director del Comité Ejecutivo de la opositora Acción Nacional (el partido PAN), su "visita a EE. UU. fue de elogios mutuos, pero sin tocar la realidad entre ambos países, como el muro que nos divide, la migración, el tráfico de armas y drogas, así como las crisis económica y sanitaria ocasionadas por la pandemia".

El narcotráfico también sigue fluyendo, aún con cierre fronterizo

Este viernes 9 de julio, al ser preguntado por el muro, López Obrador se mostró satisfecho porque no hubiera sido un debate "en lo público": "Que se buscara resolver esas diferencias —que son propias de vecinos y de países independientes y democráticos— mediante el diálogo, pero que (el muro) no era un tema que nosotros quisiéramos tratar, que no queremos tratar".

La realidad, sin embargo, es que por él también aumentaron los intercambios de drogas en junio, con un 161% más de fentanilo, un 69% más de cocaína y un 66% más de marihuana, respecto al mes anterior. Lo único que disminuyó en un 15% desde mayo fue la metanfetamina (incluyendo en cristal y líquida), que sigue desfilando por una frontera en la que los bienes y servicios sí legítimos superan los 1.700 millones de dólares diarios.

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, camina junto al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, en una ceremonia de firma en el Jardín de las Rosas en la Casa Blanca en Washington, EE. UU., el 8 de julio de 2020.
El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, camina junto al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, en una ceremonia de firma en el Jardín de las Rosas en la Casa Blanca en Washington, EE. UU., el 8 de julio de 2020. © Kevin Lamarque / Reuters

Una frontera que, desde el 21 de marzo hasta al menos el 21 de julio (ya se habla de agosto), ha permanecido cerrada, con otro crecimiento paralelo: el del presupuesto estadounidense para el control fronterizo. Remontándonos hasta su creación en 2002, el Departamento de Seguridad de EE. UU. ha gastado hasta 381.000 millones de dólares en las agencias de vigilancia de fronteras y el manejo de la migración, la CBP y el ICE (Control de Inmigración y Aduanas), según un informe de la American Immigration Council.

Puede que desde 2017 Trump no haya cumplido su promesa electoral de finalizar el muro, pero el país lleva desde entonces empleando a más de 84.000 funcionarios, con 50.000 en labores solo policiales. Tal es el énfasis gubernamental en la detención migratoria de sin papeles que los agentes de la patrulla fronteriza pasaron de 4.139 a 19.648, en el período fiscal de 2019. Mientras que solo el ICE triplicó su dinero de 3.300 millones de dólares anuales a 8.400 millones de dólares, con "gran parte de estos fondos que han ido a aumentar la capacidad de la agencia para confinar inmigrantes detenidos en sitios en todo el país".

En palabras de la American Immigration Council, la Administración estadounidense ya ha llegado al tope de las metas de seguridad fronterizas, establecidas por las leyes de migración aprobadas por el Senado. "Pero los fondos para labores policiales siguen creciendo".

Con EFE

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.