Saltar al contenido principal
Migrantes

Trabajadores migrantes en España, una importante fuerza laboral en el campo

© France 24

En países como España, los trabajadores estacionales cumplen un papel esencial en labores como la agricultura. Durante años, los migrantes han cubierto plazas de trabajo temporales, que los nacionales descartan, pero que son primordiales para el desarrollo del campo. Algunos viajan desde sus países de origen únicamente por el tiempo que dura la cosecha, pero otros que ya viven en España se emplean allí para encontrar sustento. En abril hacían falta unas 150.000 plazas para ser cubiertas en el sector, una paradoja en un país donde la cifra de desempleo subió velozmente por la pandemia.

Anuncios

En Fraga, nororiente de España, trabajadores migrantes cosechan nectarinas. Es una buena temporada laboral para los extranjeros.

Hasta el país europeo llegan cientos de personas para recoger los frutos de la tierra, muchos de ellos migrantes. El coronavirus, sin embargo, les trajo algunos problemas: un brote volvió a ponerlos en la mira de los locales.

“Este brote ha salido en una empresa frutícola como puede salir en cualquier tipo de empresa. Es lo que digo siempre, lo mismo que puede salir en cualquier tipo de empresa puede salir en cualquier familia, en cualquier posición social, a los temporeros no los tenemos que estigmatizar porque los necesitamos para que vengan a trabajar”, asegura Carmen Costa, alcaldesa de Fraga.

Aunque son una fuerza de trabajo primordial, el pago no es suficiente para cubrir sus gastos, por lo que muchos viven en las calles. Para evitar más casos de Covid-19 el Gobierno local decidió acondicionar un gimnasio para su estadía, pero temporeros en otra zona del país no corren con la misma suerte.

En Lleida, los migrantes siguen viviendo en las calles y la iniciativa del futbolista del Mónaco Keita Baldé por conseguirles refugio terminó en rechazo. La activista Nigay Ndiaye le ayudó en la búsqueda de algunos hoteles para su acogida: “incluso afirmaron que estaban haciendo reparaciones, que aprovecharon el cierre para hacer el mantenimiento, que tenían reparación y que abrirían en los próximos días para su ‘clientela habitual’, para ‘clientes normales’, esa fue su respuesta. Todas estas respuestas pueden clasificarse perfectamente como racistas", cuenta.

Los trabajadores extranjeros son necesarios para el campo español

A mediados de junio, la cifra de migrantes que solicitó trabajo en el campo se multiplicó por seis a causa de las pérdidas ocasionadas en otros sectores de la economía por el Covid-19.

Y mientras la xenofobia se hace evidente en algunos lugares, en otros, los trabajadores extranjeros son tan esperados que incluso agricultores fletaron un avión para llevar hasta España a un grupo de esquiladores uruguayos.

“Había que traerlos, las ovejas no iban a quedar sin esquilar. Si no venían, no habríamos podido hacerlo. En España no hay gente (para hacerlo) y esto no es algo que uno pueda decir: mañana busco españoles y empiezan a esquilar, aparte de que es muy difícil, si no sabes esquilar, no esquilas. Se tarda mucho tiempo en aprender a esquilar", cuenta José Moran, uno de los granjeros que necesitaba de los uruguayos para trasquilar a sus ovejas.

Sobre los trabajadores temporeros en España, el Relator Especial de la ONU para la extrema pobreza pidió mejorar las condiciones de trabajo de los migrantes y permitirles el saneamiento básico, esto para garantizar su salud en tiempos de pandemia.

 

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.