Saltar al contenido principal

Trump promete "luchar" por Venezuela y por Cuba en visita a Florida

4 min
Anuncios

Miami (AFP)

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, prometió el viernes "luchar" por Venezuela y por Cuba durante una visita a Florida, un estado azotado por el coronavirus, una "plaga" de la que el mandatario republicano volvió a culpar a China.

"Vamos a luchar por Venezuela. Vamos a luchar por nuestros amigos de Cuba", dijo Trump en la sede del Comando Sur, que dirige las operaciones militares estadounidenses en el Caribe, Centro y Sudamérica.

"Cuba y Venezuela lo tenemos muy bajo control", aseguró.

Desde que asumió en 2017, Trump revirtió el acercamiento entre Washington y La Habana de su predecesor demócrata Barack Obama, endureciendo el bloqueo que rige desde 1962 contra el gobierno comunista de la isla, argumentando violaciones de los derechos humanos y apoyo al gobierno de Nicolás Maduro en Venezuela, a quien considera un "dictador".

Pero a pesar de muchas sanciones económicas contra Caracas, y de una propuesta diplomática para retirarlas gradualmente en una transición hacia "elecciones libres", Maduro, se ha mantenido en el poder con respaldo de Cuba, de China y Rusia, sus principales acreedores, y últimamente, de Irán.

Trump celebró el "increíble éxito" de la vasta operación antidrogas lanzada hace tres meses en el Caribe con la mira puesta en Venezuela, luego de que la justicia estadounidense inculpara a Maduro de "narcoterrorismo" y ofreciera por él 15 millones de dólares de recompensa.

"Estados Unidos continuará su campaña de máxima presión sobre el régimen de Maduro", aseveró el consejero de seguridad nacional de Trump, Robert O'Brien.

O'Brien dijo que Trump pregunta "casi todos los días" qué se puede hacer para ayudar al pueblo venezolano. "Esta operación es parte de ese esfuerzo", dijo.

Al reunirse luego integrantes del exilio cubano y venezolano en Doral, Trump destacó las "históricas sanciones" contra Caracas y se ufanó de haber puesto "fin" a la "traición" de Obama y su vicepresidente Joe Biden, "con el régimen de los Castro".

"Lo que hicieron por Cuba es ridículo", dijo junto a la cubana Rosa María Payá, hija del fallecido activista por los derechos humanos Oswaldo Payá, y a Orlando Gutiérrez, un destacado miembro del exilio cubano en Florida.

También estaban los venezolanos Ernesto Ackerman, quien le pidió a Trump "eliminar el socialismo en toda Latinoamérica", y Lorenzo Di Stefano, quien instó al presidente a "seguir, por favor, aplicando más presión económica" contra Caracas.

El cubano Mario Bramnick, un cristiano evangélico que considera a Trump un elegido de Dios, lo urgió a impedir el avance del "nuevo socialismo" que según él representan Biden y sus correligionarios Bernie Sanders y Alexandria Ocasio-Cortez (AOC). "Usted es el mejor presidente para nuestra comunidad", le dijo a Trump. Y remató en español: "Te amamos mucho".

Sonriente, Trump, quien describió a Biden como una "marioneta" de Sanders y AOC, destacó lo "muy bien" que le está yendo en las encuestas en Florida, un crucial estado pendular donde cada voto cuenta.

- Relaciones dañadas con China -

Trump viajó a Florida, donde la covid-19 se ha cobrado más de 4.000 vidas y ha registrado una avalancha de casos y decesos récord en los últimos días, ignorando los riesgos de contagio para impulsar su campaña de reelección.

Su rival demócrata Biden, que lo aventaja por 5 puntos en Florida y por 8,8 puntos a nivel nacional según el promedio de sondeos de RealClearPolitics, criticó la visita.

"Queda claro que la respuesta de Trump –de ignorar, de culpar a terceros, y de distraer– ha sido a costa de las familias floridanas", dijo, destacando problemas de acceso a atención médica y altas cifras de desempleo en ese estado.

"Al igual que su respuesta a esta pandemia, el presidente ha sido poco fiable y egocéntrico en cuanto a su enfoque con los temas más cercanos al pueblo venezolano", añadió.

Biden también recordó las declaraciones del mandatario hace tres semanas de estar abierto a reunirse con Maduro, a quien llama "dictador". Como Biden anticipó, el tema, que agitó las aguas en Florida, no surgió en la mesa redonda en Doral.

El presidente de Venezolanos Perseguidos Políticos en el Exilio, José Antonio Colina, quien el viernes envió a Trump una carta pidiéndole "emplear una acción de fuerza" para capturar a los funcionarios venezolanos requeridos por la justicia estadounidense, no estuvo presente.

Trump, que también participa en un evento de recaudación de fondos, volvió a arremeter contra China, donde el nuevo coronavirus surgió a fines del año pasado.

"Las relaciones con China quedaron seriamente dañadas", dijo a periodistas. "Podrían haber parado la plaga y no lo hicieron".

Estados Unidos es el país más afectado del mundo por la covid-19, con más de 3,1 millones de infecciones y 133.000 muertos.

El 67% de los estadounidenses desaprueba la respuesta de Trump al coronavirus, según una encuesta de ABC News e Ipsos.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.