Saltar al contenido principal

El robo a mano armada, último recurso para un número creciente de libaneses hambrientos

Un manifestante libanés, frente a la entrada de un banco en llamas en Saida el 29 de abril de 2020
Un manifestante libanés, frente a la entrada de un banco en llamas en Saida el 29 de abril de 2020 Mahmoud Zayyat AFP/Archivos
3 min
Anuncios

Beirut (AFP)

En una calle oscura de Beirut un hombre que se desplaza en moto y está armado con un cuchillo intercepta a un peatón. "No digas ni una palabra no estoy aquí para hacerte daño, quiero dinero o que me acompañes a una tienda de comestibles. Mis hijos lloran de hambre", confiesa.

Una escena cotidiana en Líbano donde la hecatombe financiera ha provocado un empobrecimiento preocupante.

Zakaria al Omar, de 37 años, recuerda las palabras exactas del motociclista que lo interceptó en el barrio de Hamra. Recuerda que le dio dinero al atracador, que comenzó a irse, hasta que de improviso volvió sobre sus pasos.

"Me asusté mucho. Pero él empezó a llorar y a disculparse diciendo que no era un ladrón, pero que tenía hambre y sus hijos también. Le dije que lo perdonaba y se fue", relató Zakaria a la AFP.

Según una fuente de seguridad, el Líbano registra, desde hace varias semanas, un "nuevo tipo de robo" sobre todo "leche para niños, productos alimenticios y medicamentos".

Desde fines del año pasado decenas de miles de libaneses han perdido su empleo o parte de sus ingresos, mientras la crisis económica, la peor de la historia contemporánea del país, no cesa de hacer estragos.

El colapso, en cuyo marco la moneda perdió el 80 por ciento de su valor, no perdona a ninguna clase social y aniquila el poder adquisitivo.

- Ciertos precios triplicaron -

Esta caída de la moneda ha disparado la inflación y casi la mitad de la población vive por debajo del umbral de la pobreza y la tasa de desempleo alcanza 35%.

En las farmacias, el paquete de pañales más barato aumentó más del doble y ahora vale 23 dólares, precisa un farmacéutico local.

En cuanto a la leche en polvo para bebés, algunas marcas han visto triplicarse sus precios.

Según las estadísticas oficiales, en los cinco primeros meses de 2020 se registraron 863 hurtos y robos de casas, tiendas y farmacias, un aumento enorme con respecto a 2019, que había registrado 650 durante todo el año.

A principios de mes se hizo viral un video de seguridad, difundido en las redes sociales, que mostraba a tres personas transportando por la calle en plena noche una enorme caja fuerte que venían de robar de un restaurante de lujo.

Para la fuente de seguridad, este recrudecimiento de los robos se debe al "deterioro de la situación económica y a la elevada tasa de desempleo entre los jóvenes".

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.