Saltar al contenido principal

Francia empieza el proceso de restitución de bienes culturales de Senegal y Benín


Una de las salas del museo Quai-Branly-Jacques Chirac en París, donde se encuentran las 26 piezas que serán restituidas a Benín.
Una de las salas del museo Quai-Branly-Jacques Chirac en París, donde se encuentran las 26 piezas que serán restituidas a Benín. © Franck Fifef / AFP
4 min

Un proyecto de ley para devolver obras de arte saqueadas durante el periodo de colonización en África fue presentando ante el Consejo de Ministros de Francia. Entre los objetos restituidos hay una espada con un gran valor histórico que pertenece a Senegal y 26 bienes que hacen parte del patrimonio cultural de Benín.

Anuncios

Francia devolverá una parte de lo que siempre le ha pertenecido a África. El país europeo da un paso en lo que sigue siendo un tema controvertido y empezará a examinar la devolución definitiva de bienes culturales robados por miembros de sus tropas durante el periodo de colonización en varios países africanos.

El actual proyecto de ley se centra en la restitución de obras que pertenecen a Senegal y Benín. Se devolverá formalmente una espada que el exprimer ministro francés, Édouard Philippe, ya entregó simbólicamente al presidente de Senegal, Macky Sall, durante una visita a Dakar en noviembre de 2019.

El arma tiene un gran valor histórico para la nación africana, ya que perteneció al guerrero y erudito musulmán, El Hadj Oumar Tall, quien conquistó una buena parte del territorio que ahora es Senegal, Guinea y Mali en el siglo XIX y, además, participó en la lucha contra el Ejército francés en tiempos de colonización.

Francia restituirá también 26 objetos que fueron saqueados del palacio del rey de Abomey, en Benín, por parte de las tropas coloniales francesas en 1892. Actualmente, las piezas están exhibidas en el museo Quai-Branly-Jacques Chirac, en París.

Más de 90.000 obras africanas son expuestas en museos de Francia

A finales de 2018, el presidente francés, Emmanuel Macron, anunció la decisión de empezar a devolver objetos pertenecientes a varios países africanos, que esta semana empieza a surgir efecto, basándose en un estudio de los investigadores Bénédicte Savoy, de Colegio de Francia, y Felwine Sarr, de la Universidad de Saint-Louis, en Sénégal.

Ambos investigadores hicieron una lista de más de 90.000 piezas africanas que ocupan las salas de los museos franceses.

Para el doctor en Historia, cultura, pensamiento y experto en cuestiones africanas, Antumi Toasijé, la restitución de las piezas de Senegal y Benín es "apenas la primera fase" del proceso, explica a France 24 en Español.

Ya se ha dicho que algunas de las obras serán expuestas en lugares públicos de sus países de origen. Sin embargo, el historiador español cree que, para reparar a los países implicados en los saqueos, Francia debería costear sus instituciones culturales con el fin de exhibir las obras devueltas.

Si hablamos de restitución de obras de arte y piezas culturales, “Egipto es un país al que se le debe restituir prácticamente todo”, agrega Toasijé. “Europa lleva cientos de años beneficiándose económicamente de la exhibición de las piezas saqueadas en África. Los museos europeos quedarían vacíos si se devolviera todo, son ellos quienes ganan dinero, no los africanos”, dice.

Por otro lado, los detractores de la investigación de Savoy y Sarr argumentan que no hay que politizar el debate de restitución de las piezas y tampoco hay que pensar que todos los bienes culturales del extranjero que están en los museos franceses fueron adquiridos deshonestamente o saqueados.

Restitución, memoria y reparación

La restitución de las obras de Senegal y Benín por parte de Francia significa la devolución de objetos que tienen una gran carga histórica y sagrada, e incluso pueden representar un poder simbólico para una nación entera.

Pero, ¿cuál es el objetivo de poseer objetos que hacen parte de otras culturas? Para Toasijé, el valor que tiene una pieza robada es la carga simbólica que representa, es decir, “poder demostrar que has vencido a un pueblo”. Según el historiador, la función del robo de arte o piezas históricas es el de poder exhibir un trofeo de guerra: “se trata de la apropiación simbólica del poder de otros pueblos”, explica.

Catherine Dunga, gestora cultural belgo-congoleña y miembro de la Fundación Kitambo en Colombia, coincide con Toasijé en cuanto al gran valor simbólico que tienen piezas como las que fueron saqueadas en Senegal y Benín durante el periodo de colonización: “es como si no bastara con matar personas, sino también borrar la cultura del otro”, subraya a France 24 en Español.

Sin embargo, Dunga cree que el objetivo de los saqueos pudo ser también con el fin de estudiar los objetos para tratar de entenderlos. Para la gestora cultural es importante la restitución de las obras, pero “la discusión real es sobre la memoria y la reparación (…) Es importante reescribir la historia para contarla de ambos lados y celebrar lo que era África antes de que se convirtiera en un continente repartido entre diferentes países colonizadores”, dice.

En el caso de Senegal y Benín, el proyecto de ley prevé un período máximo de un año para la restitución de todas las piezas por parte de las autoridades francesas. Por ahora, el gobierno de Macron no ha anunciado si se hará lo mismo con las obras de otros países como Costa de Marfil.

Con Reuters y medios locales

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.