Saltar al contenido principal

El Vaticano diseñó un manual para hacer frente a casos de abuso sexual a menores

Imagen de una manifestación contra los abusos a menores en la Iglesia católica realizada en Roma, Italia, el 19 de febrero de 2019.
Imagen de una manifestación contra los abusos a menores en la Iglesia católica realizada en Roma, Italia, el 19 de febrero de 2019. © Tiziana Fabi / AFP
4 min

A fin de aclararle a sus sacerdotes y obispos qué acciones tomar en caso de confirmar el registro de abusos sexuales contra menores de edad al interior de la comunidad católica, El Vaticano publicó este jueves un manual de tratamiento de este tipo de hechos, una guía que llega tras meses de escándalos por presuntos encubrimientos de denuncias en distintas naciones.

Anuncios

Tras la ola de escándalos generada por las denuncias sobre el presunto encubrimiento de casos de abuso sexual en distintas naciones, El Vaticano publicó este 16 de julio un manual sobre el tratamiento de este tipo de delitos. 

El citado documento guía era esperado por la comunidad católica luego del compromiso establecido en el marco de la cumbre que se cumplió en febrero de 2019, la cual giró en torno al análisis de los reportes de acoso y abuso por parte de varios clérigos y en la que la misma iglesia admitió que fueron manipulados algunos procesos de esta naturaleza. 

Lo establecido por la Santa Sede en la nueva guía indica las pautas que deberán seguir los religiosos una vez sea presentada una denuncia oficial, con el propósito de intentar curar la "herida profunda y dolorosa" dejada por este tipo de vulneraciones a decenas de niños y niñas a nivel mundial.

El texto, que figura firmado por la Doctrina de la Fe, desglosa en nueve puntos todo lo concerniente a la denuncia de abuso sexual, desde qué configura este delito y cómo se inicia la investigación del caso, hasta las clases de medidas cautelares que podrían ser impuestas al clérigo involucrado en caso de confirmar su culpabilidad. 

"Este Vademécum no pretende sustituir la formación de los profesionales del derecho canónico, en particular en lo que respecta a la materia penal o procesal. Solo un conocimiento profundo de la ley y de su espíritu podrá dar el debido servicio a la verdad y a la justicia, que se debe buscar con particular atención en la materia de delicta graviora por razón de las profundas heridas que producen a la comunión eclesial", reseña el documento. 

Aunque, según lo dicho por Giacomo Morandi, el secretario de la Congregación, este manual no representa un documento "normativo" y tampoco tiene la potestad de cambiar ningún tipo de legislación vigente, sí serviría como una suerte de hoja de ruta para entablar con orden la línea de acción religiosa en los procesos, la cual no contemplaría los trasladados de los clérigos denunciados, acción que ha sido cuestionada en países como Chile. 

El reconocimiento de los abusos como alarma de la comunidad

Y es que, tal como lo reconoció Monseñor Morandi, los abusos sexuales al interior de la iglesia como entidad religiosa se convirtieron en un flagelo global que logró salir a la luz gracias a los reportes iniciales lanzados desde Estados Unidos, Alemania y Chile, por lo que requieren de mayor claridad en el tratamiento. 

"El deseo es que este instrumento pueda ayudar a las diócesis, a los institutos de vida consagrada y a las sociedades de vida apostólica, a las conferencias episcopales y a las distintas circunscripciones eclesiásticas a comprender y a cumplir de la mejor forma las exigencias de la justicia respecto a un delictum gravius; el cual es para toda la Iglesia, una herida que debe ser curada", detalla el manual desde las primeras líneas, en las que se abordan tanto la masturbación como la producción de materiales pornográficos infantiles como tipologías reprochables. 

A lo largo de las 15 páginas que le dan forma al documento, son estipuladas medidas como la de la apertura de una investigación interna y la abierta cooperación con las autoridades para que adelanten sus indagaciones judiciales. 

Las reacciones de las organizaciones defensoras de las víctimas de abuso 

Ante la publicación del manual, Francesco Zanardi, el presidente de la Red de Víctimas de Italia, reaccionó calificándolo como un instrumento que podrá ser útil en el aspecto técnico, mas no logrará abonar el terreno para atacar la pedofilia como un problema social y estructural. 

Según Zanardi, la descripción del abuso sexual como delito planteada en el manual está basada en el "sexto mandamiento", al tiempo que insistió en que, para que exista justicia, deben ser exclusivamente las autoridades las que se encarguen del manejo de los casos. 

En medio de las discusiones por el manejo judicial de los casos, algunos padres de las víctimas reiteraron en redes sociales que, tal y como lo admitió hace poco más de un año Reinhard Marx, el consejero directo del papa Francisco, hay evidencias claras de que muchos archivos sobre abuso fueron "manipulados" y que se trata de más de 3.677 casos en los últimos 70 años. 

Con EFE y medios locales

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.