Saltar al contenido principal

Dividida y a contrarreloj, la UE se sienta a negociar un plan de recuperación económica

Monedas de euros se ven frente a la bandera y el mapa de la Unión Europea en esta imagen ilustrada tomada el 28 de mayo de 2015.
Monedas de euros se ven frente a la bandera y el mapa de la Unión Europea en esta imagen ilustrada tomada el 28 de mayo de 2015. REUTERS - Dado Ruvic
Texto por: Andrea Rincón
5 min

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, advirtió que "no podría haber más en juego" sobre la mesa, mientras la canciller alemana Angela Merkel advirtió que las discrepancias son "muy grandes" y el líder neerlandés, Mark Rutte, redujo a la mitad las posibilidades de llegar a un acuerdo.

Anuncios

Tras casi medio año de parálisis debido a la pandemia, los líderes de la Unión Europea (UE) dieron inicio a una cumbre en la que intentarán acordar el presupuesto plurianual comunitario 2021-2027 y un fondo de rescate para impulsar la economía tras su mayor desplome desde la Segunda Guerra Mundial.

Pero, qué tan difícil será esbozar consensos para cerrar un acuerdo, es la pregunta clave a la que el presidente francés, Emmanuel Macron, pareció anticiparse al vaticinar que “las próximas horas van a ser decisivas” si se quiere cerrar el proyecto de recuperación de 750.000 millones de euros y un presupuesto para el  de 1.074 billones de euros, que planteó el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel.

Entre ese recaudo y las negociaciones hay una ficha clave, pero reacia: el líder neerlandés, Mark Rutte, que esta vez llegó a Bruselas dispuesto a meterse de lleno en estas negociaciones, que los propios lideres de Gobierno han definido como “duras” y “difíciles” a su entrada al edificio del Consejo Europeo, donde se saludaron bajo los nuevos protocolos de bioseguridad. Pero para las negociaciones tendrán dos jornadas, que podrían extenderse y reuniones bilaterales entre los líderes.

Bruselas
Bruselas © France24
Informe desde Bruselas: Cumbre de la UE para negociar paquete presupuestal

Los socios ricos del norte y sus exigencias para los desembolsos

Uno de los principales desafíos será superar las demandas que plantean principalmente Países Bajos, Austria, Suecia y Dinamarca. Rutte ha dejado claro, especialmente desde la reunión del 31 de marzo, que quiere ayudar a los países del sur. Sin embargo, su gobierno quiere el compromiso de que estos van a hacer modificaciones, si van a recibir auxilios económicos. Si el sur necesita ayuda de otros países para afrontar la crisis, es razonable que les pidamos un compromiso claro para hacer reformas”, explicó Rutte.

Pero no son solo las reformas. Rutte, y sus aliados también exigen procesos de investigación ampliados para otorgar las ayudas y mantener los reembolsos para los contribuyentes netos en la unión conjunta del bloque.

Las banderas de la Unión Europea ondean fuera de la sede de la Comisión Europea , antes de una cumbre de líderes de la UE en la sede del Consejo Europeo, en Bruselas, Bélgica, el 16 de julio de 2020.
Las banderas de la Unión Europea ondean fuera de la sede de la Comisión Europea , antes de una cumbre de líderes de la UE en la sede del Consejo Europeo, en Bruselas, Bélgica, el 16 de julio de 2020. © Yves Herman, Reuters

Los países del Mediterráneo, sin embargo, quieren que la financiación de la recuperación venga en forma de donaciones gratuitas en lugar de préstamos reembolsables, para evitar que sus economías más afectadas inflen aún más los ya altos niveles de deuda.

Además, según recogió el diario'El País' de España sobre esta cumbre, varias fuentes diplomáticas señalaron que "los Países Bajos quieren condicionar cada desembolso al acuerdo unánime del Consejo Europeo", cosa que no están dispuestos a aceptar socios como Italia o España. 

"Estamos obligados todos a llegar a un buen acuerdo”

En medio de unas fracturas difícil de ocultar, los llamados a la unidad y a estar a la altura del desafío, fueron evocados por varios mandatarios entre ellos Macron y el jefe del Gobierno español, Pedro Sánchez, quien declaró que "estamos obligados todos a llegar a un buen acuerdo” por lo que calificó de "histórica" la jornada de encuentro de los socios europeos. 

Macron a su vez, aprovechó la oportunidad para dejar ver lo imperativo que es alcanzar un acuerdo para hacer frente a la crisis “sanitaria, económica y social”, apoyar a las “regiones más afectadas” y a la “población más frágil”, a la vez que se recupera la “soberanía europea” en lo “ecológico, tecnológico e industrial”.

Todas las cartas están sobre la mesa y solo falta acomodar el juego, dijo Von der Leyen mientras Merkel se mostró más prudente frente a los resultados de una cumbre de posibilidades reducidas sobre la que aseguró  "espero negociaciones muy, muy difíciles".  "Espero negociaciones muy, muy difíciles".

¿Una solución ambiciosa para un desafío de grandes proporciones?

Von der Leyen no está equivocada. Hay mucho en juego. A Europa se le acaba el tiempo y las opciones para enfrentar las consecuencias de la emergencia sanitaria y las soluciones a corto plazo no son suficiente.

"El panorama general es que nos enfrentamos a la mayor depresión económica desde la Segunda Guerra Mundial", dijo el primer ministro griego Kyriakos Mitsotakis. "Quizás sean necesarios algunos compromisos, pero necesitamos una solución ambiciosa porque nuestros ciudadanos no esperan menos de nosotros" y aunque Hungría ha amenazado con vetar las ayudas para los países que debilitan los valores democráticos, más allá de las batallas políticas Europa enfrenta serios desafíos. 

Imágenes de archivo de migrantes arribando a la isla griega de Lesbos.
Imágenes de archivo de migrantes arribando a la isla griega de Lesbos. © Reuters / A.Konstantidinis

Con las economías de la UE en picada y las medidas de ayuda inmediatas, como los planes de trabajo a corto plazo de este verano agotándose, el espectro de un otoño de profundo malestar económico y descontento está redibujando el paisaje.

Además el bloque aún no se desligado del Brexit. Todavía hay mucho que discutir en este asunto y el lastre de la crisis financiera de 2008, además de los retos de la migración, la ultraderecha, los impuestos de Estados Unidos y las divisiones en el seno del bloque, son brotes que todavía no ha logrado contener y con otro shock económico parecido podría debilitar aún más a la UE frente a estas fuerzas, China, Estados Unidos o Rusia.

Con EFE y Reuters

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.