Irán envió a Francia las cajas negras del avión de pasajeros ucraniano derribado por error en enero

Familiares y amigos depositan flores en una piedra conmemorativa y rinden homenaje durante la ceremonia de fundación de un monumento en memoria de las víctimas del vuelo de Ukraine International Airlines (UIA) que se estrelló en Irán, en el aeropuerto internacional de Boryspil en Kiev, Ucrania, el 17 de febrero. 2020 (reeditado el 18 de julio de 2020). Foto de archivo.
Familiares y amigos depositan flores en una piedra conmemorativa y rinden homenaje durante la ceremonia de fundación de un monumento en memoria de las víctimas del vuelo de Ukraine International Airlines (UIA) que se estrelló en Irán, en el aeropuerto internacional de Boryspil en Kiev, Ucrania, el 17 de febrero. 2020 (reeditado el 18 de julio de 2020). Foto de archivo. © Sergey Dolzhenko/EFE

El vuelo 752 de Ukraine International Airlines con 176 ocupantes a bordo acababa de despegar del Aeropuerto de Teherán cuando, según la Guardia Revolucionaria iraní, fue impactado accidentalmente por un misil. Los hechos ocurrieron poco después de que Teherán ejecutara un ataque contra bases aéreas iraquíes que albergan tropas estadounidenses, como represalia a la muerte del general Qasem Soleimani. 

Anuncios

Seis meses después del accidente aéreo, las cajas negras del Boeing 737 se encuentran en Francia para ser examinadas. De acuerdo con las declaraciones del viceministro iraní de Relaciones Exteriores, Mohsen Baharvand, el país galo será el encargado de inspeccionar lo que sucedió con la aeronave la mañana del 8 de enero, minutos antes chocar contra un campo de fútbol a las afueras de Teherán. 

"Las cajas negras fueron transportadas a París ayer (viernes 17 de julio) por responsables de la Aviación Civil y por un juez y comenzarán a ser descifradas el lunes", explicó Baharvand.

La Oficina francesa de Investigación y Análisis para la Seguridad de la Aviación Civil (BEA, por sus siglas en francés), encargada de analizar los registros, confirmó a través de un mensaje en su cuenta de Twitter que "los trabajos técnicos comenzarán el 20 de julio". 

Según los datos de la aerolínea ucraniana, en el accidente fallecieron los 176 ocupantes de los cuales 82 eran iraníes, 63 canadienses, 11 ucranianos (dos pasajeros y nueve tripulantes), 10 suecos, cuatro afganos, tres alemanes y tres británicos.     

Con todas estas nacionalidades involucradas en el siniestro, el destino de las grabadoras de voz y datos de la cabina fue objeto de tensiones internacionales. Inicialmente, Ucrania exigió tener acceso, pero Canadá salió al paso pidiendo los registros dado el alto número de connacionales a bordo.

Finalmente, la República Islámica reconoció que la Guardia Revolucionaria confundió el vuelo comercial con un “objetivo hostil” y decidió que intentaría analizar las cajas negras primero en su territorio. Pero, meses más tarde, las autoridades iraníes admitieron que los elementos estaban “muy dañados” y que no contaban con “los medios suficientes” para descifrar su contenido, por lo que decidieron enviarlas a Francia.    

El único informe (provisional) revelado la semana pasada por la Organización de Aviación Civil de Irán culpa del derribo a la desalineación de un sistema de radar y la falta de comunicación entre el operador de defensa aérea y sus comandantes. 

Las autoridades se encuentran cerca de los restos después de que un Boeing 737-800 de Ukraine International Airlines que transportaba a 176 personas se estrelló cerca del aeropuerto Imam Khomeini en Teherán, matando a todos a bordo; en Shahriar, Irán, 8 de enero de 2020 (reeditado el 18 de julio de 2020).
Las autoridades se encuentran cerca de los restos después de que un Boeing 737-800 de Ukraine International Airlines que transportaba a 176 personas se estrelló cerca del aeropuerto Imam Khomeini en Teherán, matando a todos a bordo; en Shahriar, Irán, 8 de enero de 2020 (reeditado el 18 de julio de 2020). © Abedin Taherkenareh / EFE

¿Qué estaba pasando en Irán para que se produjera el accidente? 

Todo comenzó el pasado 3 de enero, cuando el Pentágono confirmó que Estados Unidos llevó a cabo el ataque aéreo en el que murió el general Qasem Soleimani, lo que inmediatamente generó un contraataque por parte del líder supremo de Irán, el ayatolá Ali Jamenei. 

Cinco días después, el Ejército iraní bombardeó dos bases usadas por militares estadounidenses en Irak. Ese mismo día, el vuelo 752 de Ukraine International Airlines, que acababa de despegar con destino a Kiev, recibió el impacto de un misil y se estrelló cerca al Aeropuerto de Teherán.

El 11 de enero, el Estado Mayor iraní admitió que el avión ucraniano fue derribado por un error humano, después de que un operador de la defensa aérea lo identificara como supuesto "blanco enemigo", un misil crucero, que se había acercado demasiado a una importante instalación militar.

Irán ya ha informado a Ucrania de su disposición para abordar los asuntos legales y el procedimiento para pagar las indemnizaciones correspondientes a los familiares de los pasajeros fallecidos, así como por la aeronave.

Con Reuters y EFE

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24