Saltar al contenido principal

Unidad poscovid asiste a pacientes socialmente vulnerables en Rio de Janeiro

Dos fisioterapeutas tratan a Elenice da Silva de las secuelas de la covid-19, el 15 de julio de 2020 en el Hospital Hospital Universitario Pedro Ernesto, en Rio de Janeiro
Dos fisioterapeutas tratan a Elenice da Silva de las secuelas de la covid-19, el 15 de julio de 2020 en el Hospital Hospital Universitario Pedro Ernesto, en Rio de Janeiro Mauro PIMENTEL AFP
3 min
Anuncios

Río de Janeiro (AFP)

Elenice da Silva se comunica con sus fisioterapeutas por lectura labial: "Estoy muy bien", articula esta mujer negra de 63 años, que respira por una sonda en la tráquea, después de pasar casi tres meses en terapia intensiva por complicaciones del nuevo coronavirus.

Elenice se recupera en la unidad "post covid-19" del , una enfermería adaptada al cuidado de quienes se enfermaron gravemente y sufren secuelas pero carecen de medios y de una estructura familiar para continuar el tratamiento en casa.

Son pacientes "socialmente vulnerables, que ya están recuperados de la parte inicial de la enfermedad. Ya no la transmiten, pero todavía precisan una asistencia multidisciplinaria" como fisioterapia, fono-audiología, nutrición y asistencia psicológica", explica a la AFP Marcia Ladeira, especialista en medicina clínica y una de las coordinadoras de la unidad.

Tras períodos largos de internación, muchos sufren de debilidad muscular, insuficiencia respiratoria o renal, lesiones en la piel, problemas cardíacos, neurológicos o psicológicos.

"Nuestra enfermería, con todo el equipo, da condiciones para que esos pacientes puedan rehabilitarse plenamente y salir de aquí caminando, comiendo solos, sin tubos respiratorios, con las heridas cutáneas curadas. Listos para reincorporarse a la sociedad", explica Ladeira, que se enorgullece de haber dado el alta a decenas de personas con ese perfil.

El gobierno brasileño estima que casi 1,3 millones de personas se recuperaron de la enfermedad desde el inicio de la pandemia, que en el país causó más de 78.700 muertes y dos millones de contagios.

El HUPE, un centro de media y alta complejidad de la Universidad del Estado de Rio de Janeiro (UERJ), adaptó sus instalaciones durante el período más crítico de la pandemia, que en la ciudad de Rio fue entre abril y junio.

Con la curva de contagios y muertes en declive, las alas destinadas a pacientes con covid-19 retoman poco a poco su función original, al igual que la enfermería poscovid, donde en los últimos días quedaban apenas cinco personas en recuperación.

- Fragilidad muscular y psicológica -

El tiempo de internación varía entre una semana y varios meses.

Con la asistencia de dos fisioterapeutas, Elenice cumple una rutina de ejercicios para fortalecer sus brazos y piernas e incluso trata brevemente de mantenerse en pie.

"En el CTI fue tremendo. Pero ahora estoy de maravilla. Si no fuese por estos doctores... me habría muerto", afirma la mujer, quien también padece de epilepsia y otras enfermedades que la convierten en una paciente de riesgo.

Con la sonda de traqueotomía -que envía el aire desde sus pulmones al exterior a través de un orificio en la garganta-, su voz es inaudible. Pero con una válvula que le coloca una fonoaudióloga consigue hablar por algunos minutos, con cierta dificultad.

Así ha podido comunicarse con sus dos hijos, que desde que dejó la unidad de terapia intensiva han podido visitarla.

"Después de la infección quedó muy debilitada, con una fragilidad muscular importante", explica Cleiton Ferreira dos Santos, estudiante avanzado de Fisioterapia que asegura que la paciente está evolucionando "muy bien", en gran parte gracias a su buena disposición.

El próximo objetivo del equipo es que Elenice recupere su capacidad de tragar y comer por la boca, para quitarle la sonda nasogástrica.

A pesar de que le queda un largo camino y todavía no tiene previsión de alta, Elenice promete, sonriente, que cuando salga horneará "una torta gigante para todos".

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.