Saltar al contenido principal

Egipto da luz verde a un posible envío de tropas a Libia

El Parlamento de Egipto fue el encargado de aprobar el envío de tropas al extranjero este lunes 20 de julio de 2020. En El Cairo, Egipto.
El Parlamento de Egipto fue el encargado de aprobar el envío de tropas al extranjero este lunes 20 de julio de 2020. En El Cairo, Egipto. © Archivo de AP
4 min

La medida, aprobada por el parlamento egipcio a puerta cerrada, prevé que tropas de este país “realicen operaciones exteriores” contra “milicias criminales armadas que amenacen a la frontera” en una clara alusión al Gobierno de Acuerdo Nacional libio, que tiene sede en Trípoli y está ganando terreno.

Anuncios

Egipto desplegará tropas fuera de sus fronteras. Con ese anuncio indirecto, que evita nombrar a Libia, el parlamento egipcio confirmó el envío de tropas al exterior del país. Esto se produce después de que el presidente Abdelfatah al Sisi confirmara que una intervención en su vecino sería “legítima” por el riesgo que representa el avance del Gobierno de Acuerdo Nacional libio sobre las tropas del mariscal Haftar.

La guerra civil que vive Libia preocupa a Egipto. Desde el comienzo de la contienda, este país había apoyado la sublevación del Ejército Nacional Libio de Khalifa Haftar y su avance hacia la capital del país, Trípoli, con el objetivo de derrocar al Gobierno reconocido por Naciones Unidas.

Todo parecía ir bien para los intereses de El Cairo, especialmente cuando Haftar sitió Trípoli, la capital libia, durante semanas, pero a principios de este 2020 todo cambió. Turquía, aliado del Gobierno de Trípoli, anunció su intervención directa en la contienda y llevó al terreno tropas y aliados sirios a combatir. Esto acabó con la situación favorable para el mariscal Haftar, que tuvo que abandonar el sitio de Trípoli y perdió mucho terreno.

El presidente Abdelfatah al Sisi aseguró, ante la ofensiva de Trípoli, que la estratégica ciudad costera de Sirte es una "línea roja" y advirtió que cualquier ataque a la ciudad, que se encuentra cerca de las principales terminales y campos de explotación de petróleo de Libia, provocaría que Egipto interviniera para proteger su frontera.

En esta imagen de archivo del 19 de mayo de 2019, se observa al mariscal Khalifa Haftar y al presidente egipcio, Abdelfatah al Sisi. En El Cairo, Egipto.
En esta imagen de archivo del 19 de mayo de 2019, se observa al mariscal Khalifa Haftar y al presidente egipcio, Abdelfatah al Sisi. En El Cairo, Egipto. © Oficina de Prensa de la Presidencia egipcia vía AP

Las fuerzas del Gobierno de Acuerdo Nacional y las turcas están ya a las puertas de recapturar Sirte y eso ha alarmado mucho a la clase política egipcia. El objetivo de lo aprobado es defender a Egipto de incursiones realizadas por “milicias armadas criminales y terroristas extranjeros”.

Los planes egipcios, según ha detallado el Ejecutivo, han sido comunicados a Donald Trump, que no se ha opuesto a sus intenciones. Egipto es uno de los aliados más firmes de Estados Unidos en Medio Oriente y clave para la seguridad en la zona. Aunque al Sisi se comprometió a no fomentar la escalada de tensión en la contienda civil libia.

Lucha contra el islamismo en Libia

El Gobierno de Egipto es uno de carácter militar, que se aleja de los postulados más teocráticos del islam e intenta prevalecer el aspecto laico del Estado. Tras la intervención de la OTAN en 2011 para derrocar al dictador Muamar al Gadhafi, se desató el caos en este país africano ante el vacío de poder generado.

Las tropas leales del Gobierno de Acuerdo Nacional de Libia se sitúan en vehículos militares mientras se preparan antes de dirigirse a Sirte, en las afueras de Misrata, Libia, el 18 de julio de 2020.
Las tropas leales del Gobierno de Acuerdo Nacional de Libia se sitúan en vehículos militares mientras se preparan antes de dirigirse a Sirte, en las afueras de Misrata, Libia, el 18 de julio de 2020. © Ayman Sahely / Reuters

El Gobierno de Acuerdo Nacional, respaldado por la ONU, tiene un carácter político islámico, que hace que potencias regionales como Turquía o Qatar apoyen sus intereses, mientras que el mariscal Khalifa Haftar, que inició una campaña para unificar al país bajo un mando militar, responde más a los intereses de Egipto o Eméritos Árabes Unidos.

Hasta inicios de 2020, ningún ejercito extranjero había intervenido directamente en la guerra. Sí que se había prestado apoyo financiero, armamentístico o logístico, pero no había ejércitos de fuera de Libia sobre el terreno. La entrada, primero de Turquía y después de Egipto, puede hacer que el conflicto se recrudezca y enfrente a dos rivales geoestratégicos históricos que buscan ganar influencia en la zona.

Con AP, EFE y Reuters

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.