Reino Unido suspende el tratado de extradición con Hong Kong por la ley de seguridad

Dominic Raab fue designado por el gobierno de Boris Johnson como ministro de Asuntos Exteriores de Reino Unido desde julio de 2019. Foto: 11 de marzo de 2020.
Dominic Raab fue designado por el gobierno de Boris Johnson como ministro de Asuntos Exteriores de Reino Unido desde julio de 2019. Foto: 11 de marzo de 2020. © Toby Melville / Reuters

Con la nueva decisión del Gobierno británico, se tensionan aún más las relaciones entre Reino Unido y China, pues además Londres canceló la participación de Huawei en la construcción de sus redes 5G y ha acusado a Beijing de violar los derechos humanos de la minoría uigur.

Anuncios

Reino Unido se sumó a la lista de países que tumbaron el tratado de extradición con Hong Kong luego de que las autoridades chinas comenzaran a implementar la nueva ley de seguridad en ese territorio autónomo. 

El anuncio lo dio el secretario de Asuntos Exteriores de Reino Unido, Dominic Raab, este lunes 20 de julio ante el Parlamento. También informó de que el Gobierno británico extenderá a Hong Kong el embargo de armas que tiene sobre China. “Protegeremos nuestros intereses vitales”, aclaró el secretario y agregó que defenderán los valores británicos y que mantendrán a raya a China “con sus obligaciones internacionales”.

Con la decisión, Reino Unido no solo toma la misma dirección que Estados Unidos, Australia y Canadá, que también cancelaron la extradición con Hong Kong; sino que además ratifica la petición de casi 20 parlamentarios británicos. El grupo de investigación sobre China del Legislativo de Reino Unido le había pedido a Raab que cancelara el tratado al considerar que “la imposición del Gobierno de Beijing de la Ley de Seguridad de Hong Kong cambia los derechos civiles de los hongkoneses y aquellos que están en la Región Administrativa Especial”.

Esta es la misma petición que Nathan Law, uno de los activistas hongkoneses más visibles del movimiento pro-democracia, le había hecho a los parlamentarios para que Reino Unido no extraditara a Hong Kong a las personas que este territorio le solicitara. Y es que su defensa de la democracia ya puede tratarse como un crimen con la nueva ley de seguridad, por lo que Law se trasladó a Londres el 13 de julio.

La cancelación del tratado de extradición, que se mantuvo en pie por más de 30 años, es un paso más para el fin de la llamada “era dorada”, a la que se refería el entonces primer ministro David Cameron en 2015 para hablar de sus buenas relaciones con China, la segunda economía más grande del mundo. 

Desde antes del anuncio de Raab, Wang Wenbin, vocero del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, calificó las acciones británicas sobre Hong Kong como “erróneas” y asegura que “violan gravemente las leyes internacionales” e “interfieren gravemente en los asuntos internos de China”.

“Instamos a Reino Unido a no dar más pasos en el camino equivocado, a fin de evitar más daños a las relaciones bilaterales. También me gustaría agregar que China reaccionará con decisión ante acciones que interfieren en los asuntos internos de China”, aseguró Wenbin este lunes desde Beijing. 

El camino al que se refiere el vocero del Gobierno chino es una sucesión de decisiones políticas recientes con las que Reino Unido se ha apartado de China, entre ellas la suspensión de la compañía Huawei en la construcción de las redes británicas de alta velocidad de 5G y los señalamientos a la presunta persecución del Gobierno de Beijing a la minoría musulmana uigur, ubicada en la provincia de Xinjiang, en el noroeste de China.

Huawei y los uigur, pasos para el distanciamiento entre Reino Unido y China

Uno de los puntos más tensos de las relaciones entre Reino Unido y China fue hace tan solo una semana, cuando el Gobierno británico cambió su decisión de permitir que la compañía china Huawei participara en la construcción de sus redes 5G. El primer ministro británico, Boris Johnson, ordenó a los operadores de telecomunicaciones retirar toda la tecnología que tengan de Huawei y no comprar nuevos equipos de esa compañía a partir del 31 de diciembre de este año.

Aunque el anuncio ocurrió en el contexto de las críticas hacia la nueva ley de seguridad, el Gobierno británico aclaró que su retractación se debía a que la multinacional china no podría garantizar una cadena de suministros luego de que Estados Unidos le prohibiera a las empresas usar software norteamericano para producir chips para Huawei.

06:18

A esto se suma las denuncias que ha hecho el Gobierno británico sobre la presunta violación de los derechos humanos por parte de las autoridades chinas a la minoría musulmana de los uigurs. Expertos y activistas de la ONU han señalado que al menos un millón de miembros de esta etnia en China están presos en centros de detención en Xinjiang.

China describe estos lugares como como centros de capacitación que ayudan a erradicar el terrorismo y el extremismo. Adicionalmente, la agencia de noticias AP aseguró que las autoridades chinas estaban practicando abortos y forzando a las mujeres uigur a adoptar métodos anticonceptivos para reducir la población musulmana en China. 

Ante los señalamientos, Julian Braithwaite, embajador de Gran Bretaña ante la ONU en Ginebra, le pidió a Beijing que garantizara a la Alta Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, un “acceso significativo y temprano” a la región de Xinjiang para investigar los señalamientos.

Por su parte, China sostiene que el informe periodístico de AP es fabricado y alega que todo es una intromisión a las políticas internas por parte de países occidentales. Las críticas especialmente se han enfilado contra Estados Unidos, que en junio creó un proyecto de ley llamado ‘Políticas para los derechos humanos de los Uigur’. La tensión llevó a ambos países a vetar el ingreso de diferentes funcionarios

Ley de Seguridad en Hong Kong: el origen de la discusión

Tradicionalmente, las potencias occidentales habían tenido un trato con Hong Kong distinto al que sostenían con Beijing, pues aquella excolonia británica tenía más libertades económicas y políticas que la China continental. Sin embargo, países como Estados Unidos y Reino Unido han dado un vuelco a sus relaciones con Hong Kong tras la implementación de la ley de seguridad. 

33:02

Estos países coinciden con diferentes activistas pro-democracia de la isla que sostienen que las nuevas definiciones de los crímenes de secesión, subversión, terrorismo y colusión ponen en peligro a quienes claman por la independencia de Hong Kong y violan la noción de ‘Un país, dos sistemas’ que se ha mantenido desde la incorporación de la isla a la China continental en 1997.

El Gobierno de Beijing defiende la ley diciendo que restaura el orden que se perdió tras las protestas del año anteriores que llamaron a la democracia

Con Reuters y AP

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24