Saltar al contenido principal

'Un gesto patriótico': Trump cambia su tono sobre el uso de las mascarillas

El presidente Donald Trump aparece públicamente con una mascarilla en medio de la desaprobación de gran parte de la sociedad sobre su gestión de la pandemia.
El presidente Donald Trump aparece públicamente con una mascarilla en medio de la desaprobación de gran parte de la sociedad sobre su gestión de la pandemia. © Alex Edelman / AFP
Texto por: Natalia Plazas
4 min

A poco más de 100 días para las elecciones en EE. UU. y con unas encuestas desfavorables para Donald Trump, el presidente estadounidense cambió drásticamente su tono sobre el uso de las mascarillas al asegurar que llevarlas es una acción "patriótica". Además, anunció que retomará sus sesiones presidenciales informativas.

Anuncios

Este 21 de julio y tras más de cuatro meses de iniciada la crisis sanitaria en Estados Unidos por cuenta del nuevo coronavirus, el presidente Donald Trump finalmente se pronunció a favor del uso de estos elementos de prevención.

Y lo hizo con un mensaje en Twitter: "Estamos unidos en nuestro esfuerzo para derrotar al virus invisible de China y muchas personas dicen que es patriótico usar una mascarilla cuando no puede haber distancia social. ¡No hay nadie más patriótico que yo, tu presidente favorito!".

Aunque en su mensaje el mandatario sigue vinculando la existencia del virus con China, país al que ha culpado repetidamente de la pandemia, el reciente tuit contrasta con la retórica que ha utilizado el magnate hasta el momento.

A lo largo de la crisis, Trump ha insistido en que el virus simplemente "desaparecerá", haciendo caso omiso a las recomendaciones de los expertos de llevar mascarillas. Pero incluso tras su último mensaje, en el que apela a un espíritu "patriótico", no ha respondido a los llamados sanitarios para hacer obligatorio el uso de esos elementos entre la población. 

Las encuestas castigan a Trump por su gestión de la pandemia

Sin embargo, la postura del presidente respecto a la emergencia en su país, que este 21 de julio deja en total más de 3.845.000 contagiados y 141.110 fallecidos con brotes crecientes en estados liderados por republicanos como Texas o Florida, le ha costado la desaprobación de buena parte de la población, incluso entre sus más leales partidarios. 

Cientos de personas visitan el complejo de tiendas y restaurantes de Disney Springs en Walt Disney World, durante la reapertura gradual de las restricciones que fueron impuestas para tratar de frenar el Covid-19, en Lake Buena Vista, Florida, EE. UU., el 11 de julio de 2020.
Cientos de personas visitan el complejo de tiendas y restaurantes de Disney Springs en Walt Disney World, durante la reapertura gradual de las restricciones que fueron impuestas para tratar de frenar el Covid-19, en Lake Buena Vista, Florida, EE. UU., el 11 de julio de 2020. © Reuters/Octavio Jones

Trump ha tratado de minimizar la gravedad de la crisis de salud, e intentado que los votantes se concentren en lo que él considera un buen manejo económico. En una reciente entrevista en 'Fox News Sunday', el magnate afirmó de nuevo que tendría "razón eventualmente" al afirmar que el virus desaparecerá. 

No obstante, la caída de algunos indicadores económicos y los rebrotes en diversos estados en los que apoyó una reapertura, juzgada por expertos como prematura, le están pasando factura. 

Su rival en las presidenciales, el demócrata Joe Biden, le lleva ya una ventaja de dos dígitos de intención de voto según algunas encuestas electorales. Además, el sondeo más reciente realizado por el diario 'Washington Post' refleja que casi dos tercios de los votantes desconfían de la gestión de Trump frente a la pandemia. 

Donald Trump reanudará las sesiones de prensa diarias

Por otro lado, este 21 de julio el presidente criticó que los medios de comunicación solo ofrecen información sobre la situación en EE. UU., sin reflejar lo que ocurre en otros países altamente afectados.

"Cuando ves las noticias, las noticias locales, es como si se tratara de Estados Unidos. Nunca les gusta hablar de lo que está sucediendo en el mundo", aseguró, e informó que para combatir la "desinformación" reanudará a partir del 22 de julio las sesiones presidenciales informativas, un espacio que abandonó el pasado abril tras ser acusado de ofrecer información confusa y engañosa. 

El presidente de EE. UU., Donald Trump, en la Casa Blanca, Washington, el 14 de julio de 2020.
El presidente de EE. UU., Donald Trump, en la Casa Blanca, Washington, el 14 de julio de 2020. © Jonathan Ernst / Reuters

Las sesiones informativas que ahora Trump pretende retomar terminaron mal tras varios encuentros irritantes con algunos periodistas y especialmente después de que el presidente divagara sobre la posibilidad de inyectar a las personas desinfectante doméstico para combatir la enfermedad. 

"Veo que el desinfectante lo noquea (al virus) en un minuto. En un minuto. ¿No habría alguna forma de hacer algo así con una inyección en el interior o casi una limpieza?", dijo entonces el presidente estadounidense ante la estupefacción de sus asesores.

Aunque Trump aseguró poco después haber hablado sarcásticamente, sus palabras desataron una ola de críticas entre científicos y especialistas, que calificaron los comentarios de "peligrosos" y acusaron al presidente de "irresponsable".

Con AFP

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.