Saltar al contenido principal

La Unión Europea logra un “acuerdo histórico” para enfrentar la crisis sanitaria

El presidente de Francia, Emmanuel Macron (cen.) y la canciller de Alemania, Angela Merkel, examinan documentos junto a otros líderes europeos durante la cumbre de la UE en Bruselas, Bélgica. 20 de julio de 2020.
El presidente de Francia, Emmanuel Macron (cen.) y la canciller de Alemania, Angela Merkel, examinan documentos junto a otros líderes europeos durante la cumbre de la UE en Bruselas, Bélgica. 20 de julio de 2020. © John Thys / AFP
4 min

Después de cuatro días y cuatro noches de difíciles negociaciones, los líderes de los 27 países de la Unión Europea lograron llegar a un acuerdo para cerrar el presupuesto del bloque hasta 2027 por 1.8 billones de euros, incluido el Fondo de Recuperación de 750.000 millones de euros para ayudar a los países más afectados por la pandemia.

Anuncios

Entre acuerdos y muchos desacuerdos, los líderes de la Unión Europea (UE) decidieron, en la madrugada de este martes 21 de julio, poner en marcha un millonario plan de recuperación que beneficiará a los países del bloque que más duro ha golpeado la crisis por coronavirus.

Se trata de un fondo financiado con deuda común de 750.000 millones de euros, de los cuales 390.000 millones se destinarán a subvenciones y 360.000 millones en préstamos. Los negociadores esperan que esto ayude a reparar la recesión del continente europeo, luego de que el brote de coronavirus afectara sus economías.

El plan se apoyará del presupuesto de la UE para el periodo 2021-2027 por un monto de 1,074 billones de euros.

El presidente francés, Emmanuel Macron, quien encabezó el acuerdo con la canciller alemana, Angela Merkel, lo calificó como un “día histórico para Europa”.

90 horas de difíciles negociaciones

“Acuerdo”, así lo anunció muy brevemente a través de su cuenta en Twitter el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel.

El nuevo fondo de ayuda a los países más afectados por el Covid-19, como Italia y España, está diseñado para brindar préstamos financieros y también subvenciones a partir de reformas que se pondrán en marcha para acceder a las ayudas y desembolsos.

Durante los cuatro días de negociaciones en Bruselas, fueron evidentes los dos bandos que se crearon: por un lado, aquellos miembros que militaron por ayudas masivas para las naciones más afectadas y, por el otro, los llamados países “frugales” (Austria, Dinamarca, Suecia, Países Bajos y su aliado de Finlandia), que insistieron en que las ayudas deberían ser principalmente en préstamos, no en subvenciones no reembolsables.

“Hubo algunos enfrentamientos, pero todo eso es parte del juego”, dijo el primer ministro holandés, Mark Rutte, al describir una relación “cálida” con su homólogo italiano, Giuseppe Conte.

Sin embargo, el canciller austriaco, Sebastian Kurz, no dudó en decir durante la cumbre en Bruselas que “el poder de negociación de los frugales está aquí para quedarse”, desafiando a la fuerza franco-alemana que lideró las reuniones.

El siguiente paso para el bloque europeo es la ratificación del acuerdo por parte de todos los estados de la UE. Según algunos expertos, el dinero de la gran bolsa negociada empezará a verse en la economía hasta mediados del 2021.

informe desde Bruselas: Respuesta solidaria a la mayor crisis de la UE desde su creación

Una respuesta solidaria a la mayor crisis de la UE desde su creación

Con el fin de apoyar la economía europea, el plan de recuperación prevé el fondo de 750.000 millones de euros, que la Comisión Europea puede prestar en los mercados. De ese monto, 390.000 millones se distribuirán en subvenciones y 360.000 millones en préstamos, reembolsables por el país solicitante.

El dinero servirá para financiar programas de reformas e inversiones en los países de la UE más afectados por la pandemia.

El desembolso se hará en dos partes. El 70 por ciento será entre 2021 y 2022; se tendrá en cuenta la población del país beneficiado, el PIB y el nivel de desempleo entre 2015 Y 2019.

El otro 30 por ciento se repartirá hasta el final del año 2023. El indicador de desempleo se sustituirá por la caída registrada en el PIB acumulada en 2020 y 2021, de modo que el reparto se calculará en 2022.

Este fondo de recuperación está respaldado por el presupuesto a largo plazo de la Unión Europea, que va hasta 2027 y el cual prevé una asignación de 1.074 mil millones de euros, es decir, cerca de 154.000 millones de euros por año.

Para el ministro de Economía de Alemania, Peter Altmaier, las posibilidades de “una recuperación cautelosa y lenta” en el segundo semestre de este año aumentaron enormemente, con el nuevo acuerdo pactado este 21 de julio.

Pero, así como la UE logró una negociación histórica, también tuvo que ponerse de acuerdo para costear el reembolso.

Las opciones son varias: la introducción de un gravamen sobre el plástico no reciclado que tendrán que pagar los Estados; una tasa digital para 2021 que será propuesta por la Comisión Europea, y un sistema de ajuste de carbono en frontera para 2023 y que, según la agencia EFE, “permita igualar el precio de importaciones desde países con estándares medioambientales más laxos al de la producción europea”.

Con Reuters y AFP

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.