Saltar al contenido principal
Migrantes

Retornar o quedarse, el dilema de los expatriados venezolanos

© France 24

 Aunque el éxodo de venezolanos fue noticia durante los últimos años, la pandemia de Covid-19 ha obligado a los migrantes a empacar nuevamente sus maletas para retornar. Los expatriados enfrentan así un gran dilema: regresar a su país, donde es probable que se encuentren de nuevo con los motivos que los obligaron a emigrar, o quedarse y enfrentar las complicaciones que trae una pandemia en un país que no es el suyo.

Anuncios

En la principal terminal de buses de Bogotá un grupo de 150 venezolanos espera poder regresar a su país. Después de varios días son trasladados en autobuses del Gobierno colombiano hasta Arauca, frontera con Venezuela. Una vez allí, hace falta el visto bueno de las autoridades venezolanas para su reingreso.

En la misma espera permanecen cientos de migrantes venezolanos en Cúcuta. Sonia Rey cuenta que las condiciones que enfrentan, mientras el Gobierno venezolano permite su paso, son difíciles. ‘Somos una familia de cuatro personas. Nuestros dos hijos, mi esposo y yo estamos durmiendo en el piso, en un colchón con cartón. Hay mucha suciedad, muchos niños se han enfermado’, cuenta.

El viaje hacia el retorno es lento y podría ser más largo, ya que el presidente Nicolás Maduro culpa del aumento de los contagios en el país al ingreso de personas desde Colombia.

Según datos de la autoridad migratoria colombiana, al menos 30.000 venezolanos esperan poder retornar a su país y cerca de 1.800.000 prefirieron quedarse en Colombia.

Un panorama complejo se vislumbra para los que decidieron quedarse

Pero si la historia es complicada para los que buscan volver, también es difícil para los que se quedan. Wilmer Hernández llegó a Perú hace dos años junto a su familia, eran 14, pero el Covid-19 se llevó a su papá. Wilmer y seis de sus cercanos son pacientes positivos, su esposa pide apoyo a gritos. “¡Ayuda!, ayuda para los suministros, los medicamentos, la recarga (de la bombona de oxígeno) que es una odisea, es lo que me mata (…) Ese sería mi auxilio", señala Ruth Delgado.

Más al sur, en Chile, los venezolanos que siguen su vida en el exilio encontraron una oportunidad para demostrar sus capacidades. Profesionales de salud venezolanos trabajan ahora en la primera línea contra la pandemia. Ante la falta de personal médico, una ley de emergencia les abrió la puerta para poder ejercer en un país que no es el suyo.

“Tenemos que enfrentar esta situación, estar en primera línea, hacer lo mejor que podamos para que cada paciente se sienta satisfecho con el tratamiento que le damos y sin importar el país de donde venimos”, asegura Jesús Valera, uno de los venezolanos que trabaja como médico en Santiago.

En países como Chile, certificarse en medicina es un proceso largo y estricto, por lo que algunos migrantes calificados terminan empleándose en trabajos informales, ante los rigurosos trámites.

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.